E3 2016: Agents of Mayhem, pura diversión canalla de Volition

Durante el pasado E3 2016, tuve la oportunidad de acercarme a la sala de Volition para probar durante cerca de una hora Agents of Mayhem, un juego canalla, divertido y trepidante al más puro estilo del estudio.

agents of mayhem img1

Agents of Mayhem, Volition estaba de parranda

Los creadores de Saints Row vuelven a la palestra con su propia versión de un juego de héroes y villanos, una aproximación canalla a esas misiones de superagentes estrambóticos y singulares que se embarcan en misiones surrealistas para vencer a maestros del mal que buscan lograr el dominio del mundo con planes enrevesados. Una locura maraca de la casa, vaya. Usando los clásicos alineamientos de Dungeons and Dragons, generalmente, en el duelo entre el bien y el mal tenemos por un lado a la facción legal buena y en el otro a los caótico-malvados. Agents of Mayhem propone un paradigma distinto donde la facción caótica es la buena y la facción estructurada son los villanos y de ahí emana un título de acción anárquica y canalla.

Una maravillosa locura

La demo que pudimos probar durante cerca de una hora nos proponía completar una misión y, para ello, debíamos elegir un escuadrón de 3 personajes de entre un roster de 4 (en la versión final habrá más héroes, pero para esta demo sólo teníamos 4). Durante la misión solamente hay un personaje activo, pero podemos ir cambiándolo según queramos entre el trío que hayamos elegido, así que la idea es escoger perfiles distintos para diferentes situaciones. En este caso, un tanque, un personaje de cadencia rápida de disparo y un francotirador.

agents of mayhem img2

Protagonistas a la altura

La misión de la demo, para que os hagáis una idea de la locura que es Agents of Mayhem, consistía en tratar de reunirnos con una idol coreana que no sólo es famosa por sus dotes vocales, sino que, además, es una de las mayores expertas en Inteligencia Artificial del mundo. El objetivo es convencerla que se una a nuestro bando y evitar que los malos, Legion, se hagan con sus servicios. Evidentemente contamos con algunas de las características típicas de un título de Volition como personajes más o menos superficiales que resultan singulares gracias a su diseño, a los constantes chistes y referencias humorísticas que están haciendo y a la forma en la que interactúan con el entorno.

La seriedad, aparcada en doble fila

No hace falta decir que, por lo que he visto en la demo y lo que cuentan los desarrolladores, diferentes personajes harán comentarios distintos ante una misma situación. La acción es rápida, más centrada en la pura descarga de adrenalina que en ser habilidoso. Es obvio que la habilidad te hará más efectivo en el campo de batalla, pero también es cierto que me da la sensación que el foco está más centrado en que resulte divertido y trepidante que en proponer un gran reto al jugador. Un poco como Saints Row, da la sensación que es un título que no se toma muy en serio a sí mismo.

A nivel de personajes, más allá de las características propias de su rol, cada uno tiene un set de habilidades que se pueden personalizar, tienen definitivas para ciertos momentos clave e incluso pudimos trastear con un power-up homenaje a la estrella de los juegos de Mario: de repente corres más y matas a enemigos chocando contra ellos. A nivel estético, Agents of Mayhem apuesta por un evidente estilo cartoon que toma inspiración, igual que la temática del propio juego, del cómic de superhéroes. A nivel de entorno, tenemos una Seoul futurista construida en metal cuya banda sonora viene marcada por ritmos electrónicos y el sonido de nuestras balas y explosiones. No hace falta decir que, además, en una misión donde vamos a por una idol, no podría faltar un toque del popular k-pop del país asiático.

Volition ha vuelto a dar con la tecla

Cómo juego, Agents of Mayhem apuesta por recompensas muy básicas: avanzar, explosiones, acción, adrenalina. No busca ser racional y Volition sabe ejecutar con genialidad esa fórmula. Es un título de diversión canalla con el que el tiempo me pasó volando. Evidentemente, habiendo jugado cerca de una hora hay que ir con pies de plomo a la hora de valorar, pero las primeras impresiones son buenas y sabemos que el estudio se mueve bien en este tono.

Deja un comentario