AKB TV: Charlando con Edu de Brainwash Gang

Hay veces que uno siente que ha perdido el tiempo asistiendo a un evento en concreto. Me ha pasado con alguna Gamescom, por ejemplo. El Hype por las nubes que luego se ha quedado en nada. En cambio, en las dos veces que he asistido a Granada Gaming, joder, el festival ha superado mis expectativas. Y no hablo solo de la resaca del sábado.

Brainwash Gang, ganador premio Indie Granada Gaming 2015

Edu (Twitter) de Brainwash Gang (Twitter) es el claro ejemplo de que las mayores sorpresas no te las vas a llevar en una feria mainstream. Difícilmente un VIP te va a sorprender más allá de su carísimo coche o anécdotas con su cuenta corriente. Sabes de antemano qué juegos le han consagrado, en qué compañías ha trabajado y qué ases tiene bajo la manga. Pero este chaval, que se le ve a la legua que va de cara con todo lo que tiene, que ha puesto toda la carne en el asador en lo que hace, ha marcado un antes y un después en mi lista de highlights en movidas de este tipo, que hasta la fecha estaba comandada con uñas y dientes por el encuentro que tuve con Miyamoto en un lavabo del E3.

Los dos proyectos actuales de Brainwash Gang, One Eyed Justice y I’m Nothing, son un MINDFUCK, un monumento al game design indie que, tras darle vueltas y comentar la jugada con gente como Fukuy, solo encuentro similitudes en títulos del calibre de Papers, please (2014, Lucas Pope). Y, joder, que me zurzan si eso no son palabras mayores. De momento Edu lleva en la mochila colaboraciones con gente tan influyente como Josué Monchuán (Pendulo Studios) o Jordi de Paco (Twitter), de Deconstructeam, además del premio de Mejor Proyecto Indie de la Granada Gaming 2015.

En la siguiente videocharla, el propio Edu cuenta sus experiencias y presenta los proyectos de Brainwash Gang. De momento, a falta de demos o vídeos, te tendrás que fiar de mi palabra: One Eyed Justice y I’m Nothing son dos de los proyectos indies con más potencial que he visto en mucho tiempo. Y no me refiero solo al panorama español. Dales duro, chaval.

Deja un comentario