Análisis Beowulf (Xbox 360)

null

Análisis realizado para Canal Juegos

Una licencia cinematográfica que aprovecha uno de los personajes más carismáticos de la mitología nórdica para construir una fábula digitalizada, se convierte en videojuego. El resultado es un título que hace honor a la película…

Solamente hay una cosa peor que copiar descaradamente a un coetáneo y es hacerlo tan, tan mal que te lleves las manos a la cabeza de la vergüenza. Eso es Beowulf, un intento de aprovechar una licencia cinematográfica de discreta calidad y convertirla en un videojuego que está, sin ningún género de dudas, a la altura de la película.

Beowulf es un burdo intento de copiar God of War y mezclarlo con unos toques de Dinasty Warriors para ofrecernos una experiencia de juego calamitosa, mal realizada, repetitiva y carente de parecido con cualquiera de los títulos imitados, sobre todo del protagonizado por Kratos.

Podría pasar a narraros ahora la historia de Beowulf pero os contaré lo mismo que descubriréis en el juego: que puedes llegar a ser un héroe, un valeroso guerrero al que siga hasta la muerte un grupo de nutridos y valerosos barones o pasar a disfrutar de las delicias carnales y convertiros en un despiadado asesino. En vuestras manos está la decisión. Sí, esa es la maravillosa historia que podréis descubrir jugando a Beowulf…

null

Gráficos

Ahora que ya hemos pasado de generación y quién más o quién menos ya se encuentra disfrutando de las maravillas técnicas de la nueva generación de ocio doméstico, uno pide por favor un título como God of War, un beat ‘ em up que destroce visualmente todo lo visto hasta la fecha en la materia y sea capaz de superar lo que nos ofreció una máquina tan antigua como es PlayStation 2. Pues bien, Beowulf no será ese título.

Cierto es que tiene algunos puntos meritorios, como la recreación del agua y las texturas de los jefes finales, pero en el resto de aspectos es un título fácilmente olvidable. Desde la nula chispa imaginativa presente en la recreación de los monótonos y repetitivos escenarios o la oscuridad de los mismos que en ciertos momentos te impiden ver incluso hacia donde puedes ir, las plastificadas texturas del protagonista y tanto la escasez como la rigidez de los movimientos de combate, conforman un título que simplemente no está a la altura de lo que cabría esperar de finales de 2007, así que no os dejéis engañar por las imágenes.

Sonido

Cabría destacar la localización al castellano, voces incluidas, que dan valor añadido a un apartado que está tan repleto de carencias como el resto del juego. Ni la música pasará a la historia de los videojuegos, por repetitiva y machacona, ni los efectos de sonido, que simplemente se ciñen a los golpeos con las armas y al decrépito devenir de las almas por las tierras danesas.

null

Jugabilidad

Tras una breve escena introductoria que no aclara absolutamente nada de cómo comienza la historia, pasamos a controlar a Beowulf en una primera fase bastante aclaratoria de lo que será el contenido del juego. El primer nivel consiste en una carrera contra un contendiente al que debemos seguir a través de ciertos desniveles hasta que alcancemos una playa en la que se nos adiestrará en el sistema de combate. Primeros fallos: el sistema para agarrarse a las paredes y escalar, sumado a la oscuridad de los escenarios, impiden apreciar con exactitud por qué puntos podemos ascender y una vez sobre la pared, el sistema, copiado de God of War al milímetro, es tan imperfecto que resulta tremendamente fácil caer al suelo.

Pasamos a la primera secuencia de lucha que nos sirve de tutorial: golpes débiles, fuertes y agarres. Podemos apreciar los primeros defectos del sistema, otra vez copiado de la obra de David Jaffe: para hacer un agarre exitoso debemos pulsar repetidamente el botón B, pero a un ritmo elevadísimo para que nos salgamos con la nuestra; además el sistema de combos es más que simple y limitado a las evidentes combinaciones X-X-Y ó X-X-X-Y.

Pasado esta primera prueba, entramos sin sentido argumental alguno en una batalla contra unas serpientes marinas y contemplamos estupefactos el mismo sistema de quick-time events que God of War hizo famoso: pulsamos un botón en cierto momento para iniciar una secuencia semi-automática de acción. Pero la copia, como hemos reiterado, es muy mala, y el sistema funciona más mal que bien: hay que pulsar los botones demasiado rápido y el tiempo que la máquina espera para que pulsemos la secuencia correcta es minúsculo y está muy mal optimizado, por lo que tendremos que repetir una y otra vez la acción, memorizando la tecla que no nos ha dado tiempo a pulsar para conseguir el objetivo en el enésimo intento.

Una vez concluida la sección tutorial, pasamos a formar una especie de ejército con cierto número de barones que nos siguen y ayudan en el combate, con una fórmula muy similar a la de Dinasty Warriors. Si peleamos de forma espectacular iremos ganando puntos heroicos (positivos) que subirán su moral y serán mejores aliados. Si usamos una especia de magia, llamada “Ira carnal”, nos convertiremos en unas demoníacas máquinas de matar e iremos sumando puntos “negativos”.

El juego a partir de este momento se reduce a una sucesión de misiones sin mucho sentido donde debemos acabar con ciertos enemigos o proteger a determinados personajes con un sistema de lucha calcado al ya mencionado Dinasty Warriors. Muchos enemigos a la vez, personajes que combaten a nuestro lado y cansarnos de pulsar sin ton ni son los botones de ataque. Más olvidables momentos copiados de God of War, con quicktime events demasiado rápidos, la aparición de enemigos como Trolls que nos recuerdan al juego que ya sabéis, una inteligencia artificial tan deplorable como el sistema de combate y una falta de originalidad tan grande que cualquier similitud con un buen videojuego es pura coincidencia.

null

A destacar

– Perfecta localización al castellano


A mejorar

– Los múltiples fallos del sistema de juego
– Es una burda copia de God of War remezclado con Dinasty Warriors
– El sistema de eventos rápidos, poco intuitivo
– La IA de los enemigos es calamitosa
– La ausencia de una historia consecuente que una las distintas misiones del juego

null
null

  1. [quote comment=”90984″]Gracias por el analisis , valla todavia no
    se habia visto el icono de casidios durmiendose xD y con la babilla colgando xD[/quote]

    Es que ese icono es mucho mejor que el juego…XD

Deja un comentario