[Análisis] CSI Pruebas Ocultas

ANÁLISIS REALIZADO PARA CANALJUEGOS

Aficionados a CSI, aspirantes a investigadores criminalísticos, Ubi os trae cinco casos exclusivos para que emuléis a Grissom y compañía desfaciendo entuertos en la ciudad de Las Vegas.

CSI: Pruebas Ocultas, el videojuego, tiene muchos puntos en común con la serie que arrasa en los USA y que triunfa las noches de los lunes en cierto canal privado. Además del nombre, los personajes y la temática, se puede decir que mantiene el espíritu televisivo porque al igual que en su homónima no hay nexo de unión entre los casos, el guión es flojo y resulta más previsible que una portada del Marca tras un hat trick de Raúl.

El DVD incluye cinco episodios inéditos que harán las delicias de los fans más aguerridos de Grissom y compañía. Y cuando digo fans, no quiero decir a quien le guste la serie, sino a aquellos que si se te ocurriera comentarles algo así como, Grissom se equivoca, saldrían gritando que no, que es imposible, que ese hombre es el Maradona de la investigación criminalística y otros piropos por el estilo. El resto de humanos que no sigan leyendo y centren su punto de vista en aventuras gráficas de nivel como Runaway 2, un ejemplo de desarrollo de videojuegos de calidad con pocos recursos y mucha imaginación.

null


Gráficos

En teoría y repito, en teoría, CSI tendría que tener un apartado visual a la altura de la serie. Además, la cantidad de recursos que necesita exhibir para contar las historias son muy sencillos, básicos diría: escenarios planos y totalmente estáticos en los que encontrar las pruebas, en los que hablar por los personajes, capturar un esquivo insecto…

Sin embargo no es capaz de cumplir ni siquiera con eso. A nivel técnico, ya no hablo de la total ausencia de imaginación, creatividad o espíritu artístico (que podemos pasar por alto debido a la rigidez que se supone acatar una licencia como la de CSI), es un juego que huele a antiguo por todos los costados. Hay alguna paleta de colores o algún elemento de algún escenario que se puede salvar, pero en general la escenografía carece de toda chispa que pueda atraer al jugador.

Pero la peor parte se la lleva, sin lugar a dudas, la recreación facial de los personajes; los modelos de Grissom y Brass son los más parecidos, pero los de Stokes, Sara y resto de secundarios son tan simples que un servidor podría hacerlos con medio kilo de arcilla y unas temperas de colores. Y la (des) sincronización labial es sencillamente tan obsoleta que realizada a propósito no habría sido tan pésima. Si en algún momento movimiento bucal y sonido se juntan en el tiempo y en el espacio, es pura coincidencia.

Y dejo lo peor para el final: la publicidad nada-subliminal. Sinceramente no sé cómo estarán hoy por hoy las tarifas por la inserción de productos y marcas en un videojuego, pero si hiciéramos un ranking CSI Pruebas Ocultas se situaría con toda seguridad en lo más alto de la tabla. No comentaré cuales son porque no quiero contribuir a la intoxicación publicitaria, pero es tan descarada y omnipresente que uno siente vergüenza ajena.

null

Sonido

El apartado más salvable del juego sin lugar a dudas, por la presencia de algunos de los dobladores originales de la serie (Grissom y Brass cuentan con el doblaje original) y por la estupenda decisión de Ubi de contar con un estudio profesional para el trabajo de localización. Algo que deberían aprender muchos otros. Por lo demás, la banda sonora también tomada de la serie de televisión,: está bien al principio pero terminas bastante cansado de ella.

Jugabilidad

Cinco casos nuevos, muy fieles al espíritu de la serie, con sus “giros argumentales” y una trama bastante mejor elaborada que la anterior incursión de la serie en los videojuegos. Cinco casos sin más nexo de unión que las constantes visitas al laboratorio criminalístico de la policía científica de Las Vegas y al despacho del Capitán Brass. Historias adultas que hablan de racismo, triángulos amorosos, sexo, drogas y rock’ n roll.

Para los que no hayan jugado a ningún otro título basado en la exitosa serie, comentar que el sistema de juego se resume básicamente en ir al lugar del crimen, recoger pruebas, analizarlas en el laboratorio e interrogar testigos hasta que hagamos recaer sobre el malhechor el peso de la justicia. Los hombres mienten, las pruebas no, ya sabéis.

El mayor problema reside en que es un juego tremendamente sencillo a la par que monótono. Encontrar las pruebas no esconde apenas dificultad y la selección del instrumental adecuado para hallar manchas de sangre o rastros “genéticos” es semi-automática. En este punto sólo puedo añadir que las aventuras gráficas han cambiado un público al que le gustaba pensar por otro al que le gusta observar.

Si en algún momento encuentras alguna dificultad, basta con posar el puntero sobre tu compañero de equipo, llámese Stokes o Sara, a quienes puedes preguntar hasta qué pruebas puedes encontrar en un escenario o que tareas ejecutar para que Brass consiga una orden judicial para interrogar a cierto sujeto. Como además los escenarios de los crímenes no son ni muy grandes ni muy enrevesados, la tarea es sencillísima.

En el laboratorio la cosa tampoco es mucho más complicada: comparar muestras de ADN o huellas es tan sencillo como poner una muestra a la izquierda y en la derecha incluir las que hay en las bases de datos o en otras pruebas halladas. A los aficionados de la serie con inquietudes hacia la noble labor de la policía científica les gustará saber que disponen de toda clase de herramientas para tomar o buscar huellas y procesarlas. No tendrán apenas que pensar cuál usar, pero estarán a su disposición el luminol, las tiras adhesivas, la nihidrina, lámparas de infrarrojos, pinzas, guantes, bastones… el material de obligatoria inclusión en el maletín de todo aspirante a CSI que se precie.

Los diálogos y conversaciones siguen la línea de simplicidad del resto del juego, con nulas opciones para llevar la conversación al punto que queremos y donde debemos escuchar sí o sí lo que nos cuenten testigos y sospechosos. Al concluir cada caso, además de obtener unos jugosos 200 puntos que los buscadores de logros sabrán apreciar, Grissom nos evaluará en función de las ayudas que hayamos recibido, si hemos encontrado todas las pruebas… Los extras son bastante flojos para la cantidad ingente de material que se podría haber mostrado y como ya habréis podido imaginar, no hay juego online.

null

Conclusiones

CSI Pruebas Ocultas es un juego que por su sencillez recomendaría a los más jóvenes, pero que por su temática está destinado a un público más adulto y con no demasiada afición a los videojuegos. Es corto, sencillo y muy limitado tanto en sus opciones jugables como a nivel técnico, por lo que solamente se lo podríamos recomendar a los seguidores más acérrimos de la serie que no quieran perderse ni una oportunidad de seguir los pasos del laboratorio criminalístico más conocido del mundo.

A destacar

– Gran fidelidad con la serie de televisión
– El doblaje al castellano

A mejorar

– A nivel gráfico está muy lejos de lo que se espera del año 2007
– Es un juego bastante corto y bastante fácil
– La descarada inserción de productos de marca con fines publicitarios

  1. Han desperdiciado una buena ocasión de haber hecho un gran juego porque la licencia es muy golosa y podría haber dado mucho más de si…como tantas otras veces ha pasado con licencias de este tipo.Mal

  2. Pf ya ves roswell todos an sido autenticas
    “castañas” , pues con la pasta que abran
    metido en publicidad las supuestas marcas, no se que an echo con el dinero , se an ido de fiestuki por ahi xD a la salud de grissom!

  3. Pingback: Luces rojas, luces rojas (juegazo en ciernes) | Akihabara Blues

  4. Pingback: Luces rojas, luces rojas (juegazo en ciernes) | Sexo Drogas y Videojuegos

Deja un comentario