Bravely Default: cuanto más alto vuelas, más dura es la caída.

Ya os dejé ver en mi última entrada sobre el Bravely Default el hype que tenía tras probar la demo y asistir a su presentación. Por fin, cuando ya no me quedaban uñas que morderme, un día antes de su salida pude hacerme con él y ponerme al vicio. ¿Ha cumplido mis expectativas?

Antes que nada, he de decir que este análisis sale algo más tarde porque no quería publicar el texto sin exprimir el juego casi en su totalidad. Y he hecho muy bien; más adelante veremos por qué. ¿Por dónde empezamos? Bravely Default es el juego que más me ha costado analizar, con muchísima diferencia. Y os mentiría si os dijese que mientras escribo este análisis, no sigo teniendo dudas. Porque nos encontramos ante un título que tiene cosas brillantes y cosas que merecen enterrarse en el olvido. Un título que te coge de la mano, te lleva volando muy alto, cada vez más y más alto… Y de repente, te suelta.

Desde que se anunció, muchos han tachado a Bravely Default como el sucesor espiritual de Final Fantasy, y al jugar está claro que hasta la propia Square-Enix ha añadido varios detalles que recuerdan a las entregas clásicas de la saga, comenzando por la trama. La mayoría del mundo profesa la religión del cristalismo, que se basa en el cuidado y adoración de los 4 cristales (uno para cada elemento) que hay distribuidos por el mismo. Agnès Obligue es la vestal del cristal del viento, y la encargada de velar por él y sustentar sus poderes con sus rezos y oraciones. Al principio del juego, y en mitad de uno de sus rituales, veremos cómo la oscuridad engulle el cristal sin que ella pueda hacer nada. Al mismo tiempo, Tiz, un habitante del pueblo de Norende, asiste aterrado a la destrucción de la villa, , y aunque trata de salvar a su hermano, este cae al vacío y muere.

Tras encontrarse con Agnès, que se ha acercado a ver con sus propios ojos los estragos que ha causado el cataclismo de Norende, decide acompañarla en la misión que le ha encomendado Airy, una pequeña hada del cristal que insiste en que si consiguen restaurar los 4 cristales, podrán reparar los daños y recuperar el pueblo. Pronto descubrirán que la cosa es peor de lo que pensaban: los mares están podridos, el viento ha dejado de soplar, los volcanes han entrado en erupción… Clara señal de que el resto de cristales están sufriendo la misma suerte. A pesar de las negativas de Agnès y su terquedad y empeño en llevar a cabo su misión sola, terminaremos con una party a la que se unirán otros dos miembros: Ringabel, un joven que ha perdido la memoria y tiene un diario que parece ser profético, y Edea, una joven noble que decide dejar de lado a su reino porque no comulga con sus ideales.

La misión aumenta de dificultad cuando nos enteramos de que el ejército de Eternia, bajo las órdenes del Gran Mariscal, padre de Edea, está dando caza a las vestales para acabar con el cristalismo. Parece todo muy básico, pero conforme vayamos avanzando, veremos que no todo es blanco o negro… ¿Por qué hay enemigos que insisten en que no despertemos los cristales? ¿Quién es el misterioso caballero negro? ¿Qué motivos tiene el ejército de Eternia para hacer lo que hace?

Captura de pantalla 2013-12-16 a las 15.44.56

Con un arranque típico y plano, los acontecimientos se van desarrollando hasta llegar al punto álgido en torno a las 30h del juego. Ahí, veremos cómo de repente, ocurren una serie de cosas que seguramente aclaren muchas de nuestras dudas y confirmen varias de nuestras sospechas si hemos ido atando cabos. ¿Me ha gustado la trama de Bravely Default? Sí, bastante. Empieza flojita, pero consigue alcanzar un buen ritmo, va desgranando poco a poco lo que pasa y dándote las suficientes pistas como para que tú sumes 2 y 2 y digas “aquí hay algo que no cuadra”. Y eso siempre mola.

Los personajes pecan de ser algo planos, pero aún así, son carismáticos. Podrán gustarnos más o menos, pero lo que es seguro es que no nos van a dejar indiferentes, y todos ellos irán evolucionando conforme avanza la historia. Considero que Tiz es el peor de todos, ya que no tiene mucho sentido que, tras perderlo absolutamente todo, se marche sin más a la aventura como a quien se le ha muerto el canario. Agnès es odiosa y repelente al principio, pero poco a poco irá cambiando. Ringabel y Edea son la chicha del juego; sobre todo el primero. Sus constantes peleas seguro que nos sacan más de una sonrisa, y serán los personajes a los que más cariño les cojamos, seguro.

Captura de pantalla 2013-12-16 a las 15.44.40

Hay gente que tacha el juego de ser demasiado infantil. No estoy de acuerdo. Dadle Bravely Default a vuestro hermano pequeño, a ver si se entera de algo. Los personajes son niños, y hay diálogos muy básicos, pero todo enmarcado en ese contexto de jóvenes en mitad de un mundo de fantasía, que aún son inmaduros y les queda grande la misión. Si sabéis situaros en ese contexto, perdonaréis la aparente simpleza que destila el título.

El apartado artístico de Bravely Default es, simple y llanamente, una auténtica maravilla. Nos desplazamos por un mapamundi recreado en 3D, en el que podremos acceder a diferentes localizaciones, donde destacan las ciudades y aldeas. Estas presentan un estilo parecido a la acuarela, lleno de pequeños detalles y formando unas ilustraciones preciosas de las que es imposible no enamorarse. El efecto 3D de la consola resulta aquí imprescindible, ya que han situado las capas con enorme acierto y consiguen que el conjunto sea aún más hermoso si cabe. Puede chocarnos un poco ver a los personajes en 3D correteando por entornos en 2D, pero nos acostumbraremos en seguida. Los modelos son correctos y simpáticos, con el estilo tordo (cabeza chica y culo gordo) de anteriores entregas como Four Heroes of Light o Final Fantasy III remake.

La banda sonora es otro punto sobresaliente de Bravely Default. En total contamos con unas 50 melodías compuestas por Revo, con una asombrosa variedad de estilos musicales que mezclan temas más clásicos y suaves con otros más cañeros. Las canciones son pegadizas y adecuadas a los diferentes momentos por los que pasaremos. Algunas de ellas son, simple y llanamente, obras maestras, consiguiendo, por ejemplo, definir a un personaje musicalmente, como es el caso de “The vagrant of love“, el tema de Ringabel.

Y vamos por fin al meollo del asunto: el apartado jugable. Ya os desgrané en el evento de presentación los detalles del sistema brave/default, que es la principal novedad que encontraremos. Varios JRPG han intentado darle una vuelta de tuerca al tradicional y manido sistema de turnos, al que muchos acusan ya de estar obsoleto, pero si tengo que elegir alguno de estos “experimentos”, me quedo con este sin lugar a dudas. Con estos dos nuevos comandos, se aporta una dimensión estratégica que enriquece la jugabilidad más de lo que nos pueda parecer en principio. Podemos agotar el comando brave para superar combates en los que somos claramente superiores de forma más rápida; conforme vayamos avanzando, algunos enemigos exigirán que seamos extremadamente cuidadosos con el tempo de uso del ataque y la defensa, ya que un error nos dejará completamente vendidos; quizá nos interese acumular turnos con el default para desatar luego una ofensiva durante 4 turnos seguidos cuando el enemigo esté con la guardia baja… Una delicia de sistema, complejo y que dota al combate de muchísimas posibilidades junto con el otro pilar de la jugabilidad de Bravely Default: el sistema de trabajos.

¿Qué es un trabajo? Un rol que asume cada uno de los 4 protagonistas, a elegir entre 22 alternativas diferentes. Encontramos muchos clásicos de la saga Final Fantasy: mago blanco, mago rojo, invocador, monje… Y otros nuevos como cazador, maestro espiritual o creador de bálsamos. Comenzamos la aventura con los protagonistas siendo aprendices de nivel 1, y a partir de ahí, según avancemos, iremos desbloqueando más opciones al derrotar a los diferentes integrantes del ejército de Eternia, cada uno con su trabajo característico. Algunos  de estos combates pertenecen a la trama principal, pero si queremos desbloquearlos todos, tendremos que hacer las misiones secundarias, con su propia subtrama que nos permitirá conocer más al villano al que nos enfrentamos y que muchas veces nos llevarán de un lugar para otro (quizá, en ocasiones, innecesariamente).

BDFF-Twitter

Dominar el sistema de trabajos es, si cabe, aún más importante que dominar los brave points. Cada trabajo altera los stats de nuestro personaje, e iremos subiéndolo de nivel conforme ganemos combates. Podemos tener equipados 2 a la vez: uno principal, y uno secundario. Cuanto más alto sea el nivel de trabajo, más poderosos serán nuestros ataques del mismo. Cada vez que ganamos uno de estos niveles, obtenemos una habilidad exclusiva, que podemos usar en combate (si es activa) o asignar a nuestro personaje hasta llenar todos los puntos de habilidad disponibles (si es pasiva). Obviamente, a mayor nivel de trabajo, más poderosa será la habilidad, pero es imprescindible que subamos otros trabajos para conseguir habilidades pasivas de apoyo que se complementen perfectamente.  Así pues, queda a discreción del jugador elegir si se enfoca en uno solo hasta que lo sube al máximo nivel (14) o por el contrario, se dedica a experimentar con varios de ellos.

Esto es lo más divertido de Bravely Default: conseguir nuevos trabajos, ir subiendo niveles y experimentar cómo se complementan el principal y el secundario, y a su vez, cómo organizamos nuestra party para que esté equilibrada. Tras hacer varias pruebas, yo, por ejemplo, me enamoré de la combinación ninja, esgrimago como secundario, y las habilidades pasivas de maestro de espadas. Con la agilidad del ninja, daba golpes más rápidos. Además, aprovechaba el bonus que da tenerlo como trabajo principal: no tener penalización de daño si llevas un arma en cada mano. En combate, accedía a los ataques de esgrimago e imbuía mis dos armas con una magia elemental para hacer aún más daño al enemigo. Y cuando me tocaba recibir, las pasivas de maestro de espadas como contraataque o multitarea, hacían que fuese una auténtica picadora de carne. Si además, durante el combate, cumplimos una serie de requisitos (usar 10 veces brave, usar varios turnos seguidos cura…) se desbloquean los ataques especiales de nuestras armas: una especie de límites personalizables con diferentes efectos en los enemigos y en nosotros mismos.

Bravely-Defaulta

Hay trabajos y combinaciones que están un poco overpoweredcomo maestro espiritual, creador de bálsamos o ninja, pero son los que obtenemos más tarde y coinciden con una subida de dificultad del juego. Más de una vez llegaremos a un enemigo completamente confiados y veremos cómo nos rompe el grupo sin miramientos, así que tocará reasignar trabajos y habilidades y pensar una nueva estrategia. Toda una delicia.

Como si esto fuese poco, Bravely Default incluye además algo que, a partir de ahora, me hará decir que cualquier juego con combates aleatorios que no tenga esta característica, supone un enorme paso atrás. Podemos ajustar el ratio de aparición de enemigos, desde un 200% hasta un 0%. ¿Que queremos entrenar? Subimos el ratio. ¿Que queremos visitar una zona en la que ya hemos estado sin que nos molesten? Lo bajamos a 0. Podemos, también, elegir si queremos ganar dinero, experiencia y puntos de trabajo, además de cambiar la dificultad en cualquier momento. Eso unido al modo automático de combate (en el que nuestros personajes repiten la última acción que hayamos hecho sin que tengamos que elegir) y la posibilidad de rebobinar la velocidad de las animaciones para que sea todo el doble o el cuádruple de rápido, hace que Bravely Default dé un golpe en la mesa y se cargue, de un plumazo, todos los lastres propios del sistema de combate clásico de los JRPG.

La curva de dificultad está bien ajustada. No nos engañemos: estamos ante un título exigente, y no lo recomiendo para gente que no se ha iniciado en el género porque puede suponerle ciertas dificultades. El ritmo del juego está bien llevado. Arranca un poco lento y, para los que vengamos de la demo, quizá hasta se hace un poco pesado hasta que conseguimos 4 ó 5 trabajos y podemos empezar a hacer combinaciones. Las mazmorras tienen numerosas ramificaciones, cofres, trampas que nos inducirán estados alterados y se volverán cada vez más laberínticas. La pesadilla de cualquier fan de FFXIII, vaya.

Offtopic: guía rápida para completar cualquier título de la subsaga Final Fantasy XIII

Así, Bravely Default se vuelve cada vez más divertido, desafiante y variado. Me lancé a por todas las secundarias, experimenté con todos los trabajos, me aprendí todas las musiquitas, me enamoré de Ringabel e hice un huequito en la estantería al lado de Final Fantasy IX. “¿Qué problema hay entonces, Nao?” diréis muchos. Pues es sencillo: alrededor de las 30h de juego (más o menos en torno al 60%) ocurre algo que me dejó con cara de subnormal y sin poder creerlo. Cuando más interesante está la cosa y pensamos que por fin vamos a desvelar todo el embrollo y nos ponen la miel en los labios, el juego nos obligará a repetir todo lo que hemos hecho. El único aliciente son las conversaciones nuevas, que desvelarán algo más de la trama (poco más, a estas alturas quizá lo único que no tengáis claro es quién es el enemigo final) y… ya. Se os puede pasar el cabreo, sí, no es el primer juego que hace esto… Pero no 4 veces. Sí, estáis leyendo bien. Tendremos que repetir hasta 4 veces lo mismo. Cada nueva vuelta es más insustancial que la anterior y llega ya un momento ridículo en el que hasta la trama es incapaz de justificar este recurso. Casi la mitad del juego, o una tercera parte si tiramos por lo bajo para curarnos en salud, es esto. Y lo peor de todo, es que es la parte final, así que llega un momento en el que revienta por completo nuestro interés por saber cómo acaba todo. Más si, para remate de males, te lo desvelan en una frase en mitad de un combate, así como quien habla del tiempo. Esto no se hace.

Como ya sabéis, la versión que nos ha llegado es la “for the sequel” de los japoneses, que incluye mejoras gracias a las críticas de estos. Leyendo, me enteré de que una de ellas era hacia este absurdo Día de la Marmota, así que podemos optar por cargarnos todo este bucle e ir hacia un final “malo” que deja varias cosas sin cerrar y que Square-Enix ha incluido como alternativa. Si queremos acabarlo todo como Dios manda, toca tragar con esto.

Bravely-Default-Flying-Fairy-27-02-12-003

Para cerrar el análisis, tenemos el componente “multijugador”. A través de streetpass, podemos reclutar a la gente con la que nos crucemos para reconstruir el pueblo natal de Tiz: Norende, y desbloquear objetos, componentes de ataque especial y equipo más poderoso. También podemos invocar a estas personas en combate, o enviar a nuestros propios personajes con el ataque que queramos que hagan cuando les invoquen a ellos. Por último, tenemos la posibilidad de elegir a un amigo y asignar sus personajes a los nuestros, de tal manera que podamos invocarlos con su nivel y equipo. Esto puede descompensar mucho el juego si elegimos a un compañero que esté muy adelantado (imaginaos un nivel 70 pegando a un boss del nivel 10…) por lo que yo, personalmente, no lo he usado. Si queréis más “cheats”, tenéis la opción de usar unas bebidas que congelan el combate para que peguemos a los enemigos cual piñatas, y que se compran usando monedas que se consiguen dejando la consola en stand by, o pasando por caja con los archoconocidos micropagos. Completamente absurdo y prescindible, pero alguno habrá picado, seguro.

Ay, Bravely Default… Estoy dolida. Muy dolida. Es un juego buenísimo. No disfrutaba tantísimo un JRPG por turnos en años. Estaba completamente enamorada, hasta que llegué al punto de hastiarme de repetirlo todo una y otra vez. Es lo que pasa cuando un juego aspira tan alto y consigue tantísimas buenas sensaciones, que las leches duelen mucho más. Y Bravely Default se pega una tan gorda, que hasta se le desmonta la trama.

Estoy escribiendo esto y el sentimiento que tengo, por encima de todo, es de frustración y rabia, porque el juego me sigue encantando. Pero odio que me haya hecho esto. Pero es que es tan tan bueno en lo que propone… ¿Merece la pena jugar a Bravely Default? Rotundo sí. ¿Es el Final Fantasy XI perdido? No. ¿Compensan todos sus maravillosos detalles, sus fallos? Mmmnnnng… Sí. Pero comete un error para mí imperdonable, que ni siquiera una jugabilidad brillante y un apartado artístico que enamora, pueden subsanar. Hay algo que no perdono en un juego, y menos en un RPG,  y es el relleno barato sin venir a cuento. Y en este, ocupa la mitad del cartucho.

bravely_default_flying-fairy

Bravely Default es para mí ese mejor amigo que luego te dio la puñalada (me vais a perdonar las metáforas extrañas, pero a estas alturas del análisis, ya chocheo ). ¿Qué haces? ¿Se lo perdonas? Yo sí, seguro que sí, pero aún así, sé que las cosas no van a ser como antes, y que eso me va a seguir escociendo siempre. Y es que, Bravely Default, me ha dado cosas maravillosas, pero tras el jarrazo de agua fría, lo primero que se me viene a la cabeza es: “fue bonito mientras duró…”

¿Qué nota le doy a esta amalgama de sensaciones? ¿A esta enorme sorpresa seguida de una enorme decepción? Soy partidaria de poner notas enteras, o como mucho, jugar con los medios puntos. Bravely Default iba a llevarse un 95 en mis 30 primeras horas de juego. No solo llenó mis expectativas producidas por el hype, sino que las sobrepasó con creces. Pero me desesperó y decepcionó donde no me lo esperaba. Creo que el mejor reflejo de lo que es el conjunto final, es una obra que roza el notable alto, pero no llega. Sí, ese punto menos para que no llegue al 80, va con resquemor. La madre que te parió, Square-Enix. No vuelvas a jugar conmigo así. [79]

Lo mejor:

  • Su apartado artístico y sus melodías; son puro amor.
  • El sistema brave/default junto a los trabajos, da una profundidad y un componente estratégico prácticamente ilimitado, divertidísimo y desafiante.
  • Ringabel. Sí, sí. Ringabel.
  • La trama, simple y plana en sus inicios, da un giro interesante conforme avanzamos. Os sorprenderá saber quién está detrás de todo el sarao, y diréis: “¡Pero será *******!” Podría haberse quedado en salvar los cristales y ya, como en los primeros Final Fantasy, pero es algo más complejo.
  • Las posibilidades de personalización de combates con ritmo, ratio de aparición, dificultades, velocidad y recompensas obtenidas.
  • Viene con doblaje en inglés y japonés, y con subtítulos en español.

Lo peor:

  • Un 30-40% del juego es puro relleno basado en la repetición, cada vez más difícil, de lo que hemos hecho antes, si queremos sacar el final verdadero. Lo que se desvela de la trama no compensa este lastre en el ritmo y la jugabilidad. Quizá sepas perdonarlo. Yo lo hice una vez, pero cuatro, no puedo.
  • Algunos personajes son poco creíbles. Tiz es un sin sustancia que se va de excursión tras ver cómo se muere su familia. No cuela.
  • Algunas misiones secundarias nos harán ir de un punto a otro del mapa sin sentido ninguno, solo por sumar horas.
  • Las ciudades y pueblos tienen muy pocas posibilidades de exploración. No os esperéis casas abiertas y recovecos: no los hay.
    • Pues sí, Saúl. No entiendo a qué viene este recurso barato para alargar la duración. Se supone que es justificado por la trama, pero ya en la 2ª vuelta ni siquiera se sostiene dicho argumento. Es una lástima, parte por la mitad un juego que podría haber sido una pequeña joya portátil…
      Muchas gracias por comentar 🙂

  1. Yo no me he pasado ningún Final Fantasy, y he disfrutado el FF7, VIII y XIX como un enano.

    Los mejores juegos que he jugado dificilmente me han durado más de 20 horas.

    Dicho esto, voy a jugar a Bravely y sospecho que no llegaré a las 30 horas. Con mi agenda 30 horas es 2 meses y esa es demasiada atención para un solo juego con el panorama que hay.

    En cualquier caso creo que estos análisis hardcore son muy necesarios porque hay un público que sí que exprime los juegos. Pero desde aquí rompo una lanza para los que nos gusta más el Menú Degustación e ir picando de muchas experiencias que de ponernos hasta el culo con juegos de +50 horas.

    • Yo misma cada vez me veo más agobiada con más juegos por jugar, y me invade la sensación de “a ver si me lo acabo y paso a otro”. Pero Bravely me estaba llenando hasta tal punto que, con 30h a las espaldas y sabiendo que me quedaban al menos otras 30, estaba emocionadísima. Y de repente… Chasco.

      Gracias por comentar, Cris ^^

  2. Tras leer completamente la review y tus comentarios en Twitter, sigo sin poder evitar mostrar mi desconcierto. No me puedo imaginar que pueda dar una vuelta de tuerca tan grande en esos compases de la historia…

    No voy a hacer spoilers, pero estoy muy muy cerca de que “el problema” se acerque, y por ahora me está encantando. Me costaría mucho decidirme entre Ni No Kuni y BD, pero como dices en el análisis, Bravely se mantiene en casi la perfección durante muchas horas.

    Coincido en el hecho de que comienza lento; la historia no me acababa de convencer, pero luego mejora. El sistema de combate es estupendo y el hecho de poder usar “Repelentes” para reducir el ratio de enemigos es estupendo, igualmente cuando queremos entrenar. La música es maravillosa… En serio, me cuesta creer que pegue este bajonazo.

    Aun así, me voy a atrever con el final completo, quiero sentir esa frustración -si la llego a sentir- y opinar por mí mismo las sensaciones finales. Ya te contaré. Lo que no deja lugar a dudas es que, si se organiza correctamente el transcurso de la historia, una segunda parte de esta saga puede ser espectacular, lo tiene -casi- todo.

    Excelente análisis 😀

    • Me parece genial que quieras tirar al final completo. Yo también lo haré, pero dentro de un tiempo. Como comento, me puse a muerte con el juego: todos los jobs opcionales, todos los secretos, subir todas las profesiones… Y no me veo preparada ahora para seguir y seguir con el empacho de “haz siempre lo mismo sin ningún incentivo”.
      Si corrigen esto en la segunda parte, sí, sin duda, nos va a caer un juegazo.

      Muchas gracias por pasarte, Tenzin. Ya me dirás qué te parece al final 🙂

  3. Excelente trabajo Nao, un análisis concienzudo, profundo, entretenido y crítico a la vez. La verdad es que lo que han hecho se puede cargar la experiencia de juego y a muchos les resultará imposible completar el juego (yo sería uno de ellos si me mandan repetir 4 veces lo mismo). A muchos les facilitará mucho la decisión de comprarlo o no gracias a tu análisis. Felicidades!! 🙂

    • Muchas gracias, Juantxi. La verdad es que me sorprende mucho que en ninguno de los análisis que he leído (muy por encima, para evitar spoilers) he visto este enorme lastre reflejado. Y no es algo como para comentar por encima como un fallo menor… Aún así, no dejo de recomendar que se compre el juego, si se tiene oportunidad. Tiene este enorme fallo, y por supuesto, otros más. Pero el condenado es brillante en sus puntos buenos 🙂

  4. Esto es un análisis y lo demás son tonterías. Enhorabuena por el texto.

    A veces “nos quejamos” de que un juego te dura “sólo” 4 horas. Pero mejor 4 horas “buenas” que 30 vacías o rellenadas.

    Ojalá encontrara uno yo que me diera +30 horas de verdad y sin rellenos… y parece que este Bravely Default te lo ha dado, aunque luego tenga 20 de relleno…

  5. No te lo vas a creer pero me ha pasado EXACTA y LITERALMENTE lo mismo que a ti. Estaba encantada con el juego, me tenía enganchadísima, jugaba expectante cada día.
    La música: una delicia, el apartado gráfico: otra delicia..el argumento iba ganando fuerza, los personajes, un pelín planos, pero sep..como tú dices, para mi el mejor Ringabel sin duda, y sus constantes vaivenes con Edea.

    Fui FELIZ hasta el final del capítulo 5…pensando “llevo 50 horas y me queda casi la mitad del juego, el capítulo 5 ha acabado genial (esa pelea en el barco con Alternis) ahora se pondrá AÚN más interesante y vendrá el climax” termino el capítulo 6 armada de paciencia después de ver que TODO es lo mismo, pero bueno….me digo “dale una oportunidad, seguro que es solo una repetición y luego la trama empieza a avanzar cuando empieces el capítulo 7”

    Y cual es mi absoluto, terrible, aplastante disgusto cuando veo que en el capítulo 7 TENÍA que volver a repetir absolutamente lo mismo…pensé “no puede ser, me están vacilando…esto es una broma cruel, veré algo y de repente las mismas sub-misiones azules y amarillas que ya he hecho dos veces desaparecerán del mapa y se abrirá un camino nuevo” tal fue mi CABREO, en MAYÚSCULAS, al mirar una guía y ver que SE REPETÍA durante TODO el tiempo que quedaba, que directamente he cerrado la consola, he apagado el juego, y me he puesto con el Nostalgia de la DS, que al menos no promete grandes cosas para luego dejarte con una cara de gilipollas del 15.

    Sorry por el comentario ultra largo 😛 , pero tenía que desahogarme de toda la mala leche que se me ha quedado xD, y buscando en internet he encontrado que, al menos, no soy la única que se ha dado cuenta del terrible e injustificable error que han cometido los chicos de Square-Enix.

    Una verguenza. (y a ti, mil gracias por el análisis, y por el sentido común)

  6. Felicidades por este pedazo de análisis, ¡me descubro!

    Estoy bastante de acuerdo con todos los puntos del análisis. La puñalada trapera, esa que te lleva a un momento de “¿En serio?”, pues es un gatillazo bastante bestia del juego. Aún así, ciertamente las primeras 30 horas del juego son de 10/10 would buy again.

    Ciertamente los personajes llevan el juego a sus espaldas. Vale que Tiz es bastaaaaaaante blandengue en cuanto a personalidad, pero entonces miras hacia Agnés y sus creencias, a Edea y el cambio que pega, a Ringabel y sus circunstancias… y a Lord DeRosso. Madre mía qué personaje que es Lord DeRosso.

    El argumento también es muy muy bueno. Nada en este juego es blanco o negro, sino que te fuerza a mirar a los personajes, a los cristales, a todo lo que te planta en la cara y pensar en el por qué de sus acciones, en qué está pasando. Y la sensación gratificante de ir pensando “Algo no me cuadra” a “Este personaje me huele a chamusquina” y finalmente al “Lo sabía, AAAAAARGH!” cuando inevitablemente se lía parda es muy agradecida.

    Eso sí, los micropagos… resulta ser que la ÚNICA MANERA de superar los 9999 puntos de daño es usando el Bravely Second… que es la acció que etsá ligada a dejar la consola 8 horas en modo sleep o pasar por caja. A mí personalmente es lo que más me ha cabreado del juego, pero con diferencia.

    Resumiendo, que vaya tocho: ¿Vale la pena el juego, aún con sus defectos? En mi opinión sí, completamente. Raramente se puede encontrar un juego perfecto, y aunque el juego peque de tener ese relleno repetitivo, vale mucho la pena jugarlo.

Deja un comentario