Análisis de Crossboard7 para Xbox 360




Konami ha apostado fuerte en esta primera remesa de juegos para Kinect y en esta ocasión nos presenta una variante del Snowboard con aerodeslizadores en lugar de tablas, unos personajes carismáticos, muchos escenarios, modalidades, y la posibilidad de usar nuestro avatar en el juego. ¿Tendremos un buen juego que no sea First Pary en los inicios de Kinect?

En otros análisis de Kinect ya hemos comentado que el control es la base, sin esta el producto no tiene fundamento y cae estrepitosamente; en Crossboard7 vemos un nuevo modo de moverse por los menús, usando todo el brazo y si lo extendemos iremos hacia esa opción, y si lo alzamos la activaremos, si nos ponemos en cruz iremos atrás: fácil e intuitivo y esa es la idea, muy bien captada por parte del equipo programador.

El reconocimiento del id de Microsoft es casi instantáneo, igual de rápido que con el dashboard de la consola. En todo momento veremos en una pantalla nuestro cuerpo y si nos salimos de angulo se iluminara la zona en la que Kinect no nos reconoce bien.

El movimiento en el juego algunas veces es algo lento, reacciona bien, pero no es cien por cien exacto. Cuesta un par de partidas encontrarle el punto a los giros, saltos y cabriolas pero el acertado tutorial inicial, facilita mucho las cosas. De los que he jugado, que no sea First Party, es el primero en el que el control es bueno y los menús son fáciles de usar.

Gráficamente a estas alturas de la película no destaca, todo va fluido pero la sensación de velocidad es baja (supongo que a caso hecho ya que si no seria complicado de manejar). Los personajes están bien modelados, destaca el pelo de alguno de ellos y su movimiento en velocidad. Nuestro avatar aparece con la ropa y el aspecto que le hayamos dado y es ,a mi parecer, un punto a favor de este tipo de juegos ya que hace que el jugador se sumerja un poco mas al verse “reflejado” en pantalla.

Muchos escenarios y muy variados, pasando de la típica nieve al desierto, cascadas, montañas, volcanes, etc… no son ninguna maravilla pero cumplen su cometido.

En el plano de físicas es bastante normal que en los comienzos del circuito tipo “slalon” si no tenemos cuidado nos manden a cuenca de un porrazo, los saltos, vuelos, piruetas, todo dentro de la normalidad sin destacar. En los vuelos tendremos que alzar las manos para planear y conseguir algo mas de distancia y aquí la cosa falla un poco por que parece algo prefijado hasta donde podemos llegar en el escenario y los cambios de cámara bruscos hacen su aparición.

Este Crossboard7 esta dividido en una serie de pruebas: slalom, distancia de vuelo y trucos de altura. Todas son entretenidas sin llegar a ser todo un alarde y quizás el juego en solitario se ve muy resentido al no tener demasiado aliciente y mas unido al hecho de que es un auténtico regala logros por lo que el pique o la necesidad de conseguir algo se desvanecen. A dos jugadores la cosa cambia, divertido, te picas con los compañeros y puede dar un buen rato de diversión. Y aquí el gran pero jugable, no tiene modo online, todo un pecado para los que vivimos solos o quedamos de higos a brevas con los amigos, un lastre que le hace bajar muchos puntos.

El nivel de actividad corporal es medio, desde luego cansa, se suda y las posiciones inclinadas no ayudan a estar demasiado tiempo jugando, si encima vamos saltando y haciendo piruetas cada vez que podamos aún más. No es snowboard pero en algunos momentos y posiciones se le parece. [6]

Bueno:
*Es fácil jugar, detecta perfectamente los movimientos (algún fallo suelto), los deportes de invierno tiene un filón en Kinect.
*Tiene variedad de escenarios, pruebas y personajes junto a poder usar tu avatar para jugar.
*Los menús son de los mejor visto hasta ahora con este periferico.
*El regala logros perfecto.

Malo:
*No posee multiplayer por Internet y eso a día de hoy es imperdonable.
*Técnicamente del montón.

Deja un comentario