Dynasty Warriors 8: Xtreme Legends es el Musou más completo

Ha llovido mucho desde que jugué a mi último Dynasty Warriors. Fue el 4 para PS2 y me gustó mucho en aquel momento. Ahora he tenido ocasión de jugar durante semana y media a Dynasty Warriors 8: Xtreme Legends Complete Edition (vaya nombre más largo) para PS4 y Vita.

DW8XLCE 01
También está disponible para PS3 la versión Xtreme Legends, pero sin la coletilla Complete Edition, puesto que el Dynasty Warriors 8 ya había salido para esta consola. El juego no tiene cross-buy (hay que comprarlo de forma independiente en cada consola, ya sea en disco o por descarga digital), pero sí cross-save. Desde el menú de opciones del propio juego se puede subir la partida a la nube para descargarla desde otra consola.

Hay una novela histórica escrita en el siglo XIV y llamada Romance de los Tres Reinos que que narra el final de la Dinastía Han y la unificación de China durante algo más de 100 años y hasta el 280 d.C. Basado en esta novela, Koei (ahora Tecmo Koei Games) sacó Romance of the Three Kingdoms, una saga de estrategia por turnos que ha recorrido casi todas las plataformas. Dynasty Warriors en un spin-off de estos juegos en los que se cambia la estrategia por los mamporros. Se trata de un Hack’n’Slash en el que se maneja a un personaje contra cientos de enemigos.

Los tres reinos que protagonizan estos juegos son Shu, Wei y Wu. En la séptima entrega de la saga se añadió un cuarto reino, Jin, para ofrecer más variedad (no es que la necesitara). Cada uno cuenta con su modo historia independiente, dividido en fases. Al principio de cada una de ellas se puede elegir uno de los personajes disponibles para esa parte de la historia. Así podremos ir cambiando para ver los distintos estilos de cada personaje, sin que se haga monótono.

DW8XLCE 02
A parte del modo historia de cada uno de estos cuatro reinos, hay otro más para un grupo de personajes que están agrupados como simplemente como Other. Y por último, como novedad de esta edición, se incluye el modo historia de Lu Bu, en teoría el personaje más poderoso del juego y que podría considerarse “el malo” de la saga. Esta última, siendo la más corta, me ha llevado más de 4 horas completarla.

Además de la fases normales en el modo historia que forman “ruta histórica” hay otras alternativas que forman la “ruta hipotética” y que se desbloquean si realizamos ciertas acciones durante la campaña. Esto alarga muchísimo la cantidad de horas que tendremos que dedicarle a este modo de juego si queremos verlo todo.

El juego tiene muchísimo contenido. Creo que hay más de 40 personajes al principio (puede que alguno más, no los he contado) y se pueden desbloquear otros tantos, hasta llegar a un total de 82 diferentes. Tener tantísimos personajes es genial, pero yo me he encontrado con un pequeño problema, me hago un lío en el modo historia con qué está pasando. Son muchos personajes con nombres chinos muy parecidos. Te acuerdas de los principales, pero es difícil seguir el hilo de quién va con quién y quién, las alianzas y traiciones y demás elementos de una guerra de esta magnitud.

DW8XLCE 03
Al final te quedas con una idea general de qué ha pasado, pero quizá te pierdes un poco los detalles. Y que el juego sólo venga en inglés no ayuda. No conozco las cifras de ventas de esta saga, pero supongo que no les saldrá rentable una traducción. De todas formas, el inglés utilizado no es sencillo y tampoco hay que leer demasiado y durante la partida se indican claramente los objetivos en el mapa.

También hay diálogos (acompañados de subtítulos) en medio del juego, pero hay tanto enemigo que matar que me despistaba y no les hacía caso. A lo mejor por eso me perdía cosas de la historia, le presté menos atención de la que debería.

Pero argumento a parte, una vez se empieza a jugar, es muy divertido. Antes de probarlo tenía la impresión de que se me iba a hacer repetitivo a las pocas horas y me he encontrado justo con lo contrario, aguanta muy bien el paso del tiempo. Los mapas son muy grandes, con una disposición muy variada y con objetivos que van actualizándose constantemente al cumplir los anteriores. Y hay muchos enemigos en pantalla, muchísimos.

DW8XLCE 04
Normalmente nos enfrentamos a pequeños batallones de 20 o 30 enemigos, cada uno liderado por un personaje especial (de los que podemos seleccionar en este y otros modos de juego) y que al derrotarlos nos dejarán en algunas ocasiones sus armas, que son mejores que las estándar. Si no tenemos cuidado y corremos hasta nuestro objetivo sin ir eliminando lo que nos encontremos por el camino pueden darse situaciones con cientos de enemigos en pantalla.

A veces hay tantos, que si nos metemos en medio no veremos otra cosa que cabezas. Y en estos casos, el mayor peligro no será esa infinidad de soldados rasos, sino sus generales. Enfrentarse a uno sólo no es problema, pero cuando se juntan cuatro o cinco tenemos todas las de perder si no peleamos con cabeza. Por suerte, el juego permite guardar en cualquier momento. Estas fases son largas. Normalmente tienen un límite de una hora.

Si superamos ese tiempo, perderemos automáticamente. Pero por lo general, la duración normal de cada fase está entre 20 y 40 minutos. Si perdemos pronto no importa, pero si estamos a punto de completar la misión, tener que volver a empezar desde el principio no es agradable. Por eso se agradece tanto el sistema de guardado manual.

Los soldados rasos caerán como moscas, pero los oficiales son otro cantar. Para abatirlos el juego pone a nuestra disposición un buen montón de habilidades. Hay un sencillo sistema de combos, algunos de los cuales terminan en un ataque especial. Hay una barra dividida en tres sectores que se rellena poco a poco y que podemos utilizar para usar otros ataques especiales, los Musou, que gastan uno de los sectores.

El ataque más poderoso se controla con otra barra que se rellena al atacar. Al utilizarlo, se entra en una especie de Musou infinito que dura un pequeño periodo de tiempo. El personaje lleva dos armas distintas, que podremos cambiar en cualquier momento. Cuando los oficiales se estén cubriendo, la forma de de romper su defensa es realizando un cambio de arma junto a ellos. Todas estas habilidades y algunas otras más están perfectamente explicadas en un pequeño tutorial opcional que aparece en el menú del modo historia.

A parte de este modo, también hay uno de juego libre, en el que podemos elegir el personaje y el mapa que queramos (de los que hayamos desbloqueado), un modo de retos, con varios diferentes (como eliminar al máximo número de enemigos en 10 minutos, tirar de un puente a la mayor cantidad de soldados en un tiempo determinado o llegar lo más rápido posible a un lugar del mapa, entre otros) y el modo ambición.

DW8XLCE 05
Este modo de juego, al que le he dedicado menos tiempo del que me habría gustado, es muy interesante. Se empieza en un pequeño palacio medio destruido, sin apenas gente. Nuestro objetivo será reconstruirlo, reclutar soldados y capturar las bases enemigas. Todo esto se hace mediante misiones cortas. Al derrotar a los oficiales enemigos los reclutaremos para utilizarlos como compañeros.

Hay cuatro tipos de misiones. Las escaramuzas nos permiten conseguir materiales para mejorar el palacio, poner tiendas, etc, las batallas poco convencionales nos dan más fama, las grandes batallas permiten reclutar a oficiales enemigos (también se puede en las otras, pero en menor medida) y una vez completado el palacio, los simulacros de batalla nos permiten enfrentarnos a nuestros aliados.

En definitiva, es un juego enorme, con muchísimo contenido que puede dar cientos de horas de juego. Y para el que le interese, no hay trofeos rápidos de conseguir. Habrá que echar unas cuantas horas para conseguir el primero. Si alguien saca el Platino es porque se lo ha ganado de verdad.

En cuanto al apartado técnico, es un tema delicado. Es un juego de PS3 que requiere tener muchos elementos en pantalla. Por tanto los personajes principales están bien hechos y son todos bastante diferentes entre sí, pero tampoco sobresalen demasiado. Y en cuanto al resto de elementos no tienen mucho detalle, los soldados son bastante genéricos y los escenarios no están recargados. Tanto la versión de Vita como la de PS4 son una adaptación de la de PS3. A Vita le sienta de maravilla, se nota que no es puntero gráficamente, pero se ve muy bien.

En el caso de PS4 es otra historia. Se nota que el juego no ha dado el salto generacional del todo (lógico por otra parte siendo una adaptación). Eso sí, tiene unas cuantas mejoras. Hay un buen montón de nuevos efectos gráficos y partículas, mejoras en la iluminación y en los shaders de las armaduras, texturas con más resolución, etc. Además, el juego corre a 60fps y a 1080p. Y lo más importante, ha aumentado muchísimo el número de enemigos en pantalla. Quizá demasiado, puesto que en algunas ocasiones se nota alguna bajada en la tasa de fotogramas por segundo, pero mucho menos que en PS3.

En ocasiones también hay algo de popping. No es extraño que aparezca de la nada un batallón enemigo en medio de la pantalla. Y no es porque la consola no pueda mover muchos elementos a la vez, ya que esto se nota precisamente cuando hay menos enemigos a nuestro alrededor. Si estamos rodeados de 200 soldados, creeme, si hay popping no te das cuenta, es imposible verlo.

DW8XLCE 06
La primera impresión al ver los gráficos cocha un poco, pero en cuanto te vienen dos hordas de enemigos se te olvida. Lo cierto es que los gráficos pasan rápido a un segundo plano. Eso sí, hay un detalle que no me ha gustado, y es el del desenfoque de profundidad. Se ve todo el fondo demasiado borroso y más que ayudar a la ambientación, afean el resultado final. No debo de haber sido el único al que no le han gustado, porque tengo entendido que en Japón ha salido un parche que permite desactivarlo en el menú de opciones. Espero que lo saquen pronto aquí también.

Echo de menos que no se pueda jugar a dobles online entre PS4 y Vita. Imagino que será porque la consola de sobremesa pone más personajes en pantalla. Lo que sí se puede hacer es jugar online con gente de la misma consola. En el caso de Vita, también permite la opción de jugar Ad Hoc y en PS4 hay modo a pantalla partida. En los tiempos que corren, en los que escasean los modos de dobles, se agradece poder jugar dos personas a la vez en la misma máquina.

Es un juego bastante entretenido, más de lo que esperaba, y que puede mantenernos pegados a la consola durante mucho tiempo. Tiene bastantes modos de juego, infinidad de personajes que van subiendo de nivel al utilizarlos, potenciadores debloqueables al eliminar de cierta manera a los oficiales rivales, armas diferentes a cascoporro y muchísimos otros contenidos. Pero lo más importante es que es divertido. Es muy divertido. [75]

  1. Pensaba que a estas alturas y con tantos títulos a sus espaldas la saga Dinasty Warrior estaría demasiado quemada para resultar divertida, pero me ha sorprendido tu análisis, Wiwo. Si alguna vez cae en mis manos no le haré ascos.

  2. A mi esta franquicia nunca me ha hecho gracia, le he dado alguna que otra oportunidad pero no me ha calado en absoluto. Eso sí, estoy encantado que haya gente a la que le gusta, eso explica que sigan saliendo tantísimas entregas 😀

Deja un comentario