Análisis de Epic Mickey para Wii

A Super Mario le ha salido competencia. Y encima, sin ser de Nintendo y en los tiempos que corre, intenta hacer suya la casa del fontanero italiano: la Wii. Warren Spector ha creado un plataformas que recuerda en mucho a un Super Mario Bros.

Es cierto que a nivel técnico y a sensaciones no se puede decir que alcance ni de lejos la genialidad de las plataformas de Miyamoto, pero este Epic Mickey, indudablemente, tiene clase. Pero, por desgracia, la clase de la que hace gala es comparable a la de Guti: Estar, está ahí, pero difuminada. E intermitente.

Epic Mickey me ha gustado por ser un plataformas original, por poner en pantalla a un Mickey que se deja controlar a la perfección y por ser un producto que se nota que ha sido cuidado. Por desgracia, no acaba de enamorar. Los personajes que aparecen, aunque es algo que el guión ya avisa, no son los más carismáticos de Disney, sino secundarios a los que los vientos del tiempo se tragaron hace mucho. Y la jugabilidad , a las pocas partidas, acaba resultando tan poco inspiradora como gratificante.

Gráficamente, a pesar de ser un juego exclusivo de la Wii, tampoco me ha chiflado. Super Mario Galaxy 2, por poner el ejemplo de la referencia del género, tiene unos acabados de muchos más quilates . Me parece un título trabajado pero sin tirar cohetes. Las voces están en perfecto castellano, así como los textos, algo que se agradece, sobre todo porque se nota el mimo con el que se ha localizado este Epic Mickey.

La mecánica de juego nos pone en la piel de Mickey, transportado contra su voluntad a un mundo de fantasía en el que los personajes que han sido olvidados pueden convivir ¿En paz? El ratón más famoso de la Factoría de Dibujos Animados se ve entonces en un mundo muy peligroso en el que no cuenta con la presencia de sus amigos sino que debe compartir planos con muchos personajes que son menos famosos que el 11 titular del Lepe FC. Con todos los respetos al Lepe.

Armado con un pincel mágico que le permite arrojar pintura y un disolvente fatal para los Dibus al más puro estilo ¿Quién Engañó a Roger Rabbit?, deberemos recorrer diferentes escenarios, pasando de las 3D predominantes a las 2D anecdóticas, que, en ocasiones, estarán basados en cortos de Disney. Eso sí, no esperéis nada del calibre de Kingdom Hearts: Lo de que la movida transcurra en el país de los Personajes Olvidados no mola tanto como suena.

Quizá es que esperaba mucho de este Epic Mickey, pero el resultado, a nivel general, me ha parecido decepcionante. Un ratón perdido en un entramado de niveles con tan poca chispa como las misiones, enfrentándose a enemigos que no tienen carisma no es precisamente el molde de juego que tengo en mente a la hora de pensar en un Triple A. ni de un juego al que le quiera dedicar más que un par de horas. Eso sí, hay cosas buenas en este título que deberían usarse como base para una hipotética secuela en la que, ahora sí, se tire de material con tirón. Porque, para mi, este Epic Mickey casi merece formar parte del mundo de cosas olvidadas que su argumento describe. [6]

  1. Le tenía ganas a este Epic Mickey, pero después de muchos comentarios no muy alentadores, parece que tendrá que esperar. De momento seguiré dándole duro al Donkey Kong Returns, que es un juegazo.

      • A mí también, y encima no podría jugar de esa forma tan activa. Ahora menos que nunca…

        Pero lo cierto es que ya hace tiempo que la jodía tiene un catálogo interesante hasta para hardgamers (o degustadores de rarezas).

        Si para todos los juegos se pudiera utilizar un pad, ya la tendría hace bastante.

  2. Yo lo estuve jugando y la verdad es que no parece un mal juego…pero tampoco es como lo pintan…a mi no me enganchó demasiado la primera hora y media…pero tampoco creo que sea mal juego!

  3. Pingback: Mickey vuelve a trazar colores en tu vida

Deja un comentario