FEZ no para de asombrar ni en PS4

Hacia mediados de los noventa tuve por primera vez acceso a un ordenador. Llegué algo tarde a la Informática, pero justo a tiempo del histórico boom de las aventuras gráficas. Venía de plataformear a muerte en Master System y Megadrive, me había dejado muchas monedas repartiendo toñas en las recreativas, pero una aventura gráfica era un tipo de juego, una experiencia, que no se parecía a nada que hubiera visto antes.

FEZ

Hablo de una época en la que la conexión a Internet se medía en Kbps, una captura de pantalla a menudo era un dibujo en ASCII, consultar GameFaqs requería un nivel de inglés que sextuplicaba el del profesor del colegio y lo más parecido a un foro era la congregación de la tienda de videojuegos.

Completar estos juegos se convertía por tanto en una cuestión de orgullo, una batalla intelectual contra el juego y el programador. Dolía tener que llamar a alguien que estuviera jugando para ver si había superado cierto puzzle, y la gente te llamaba a regañadientes para ver qué había que hacer con un pegote de píxeles que tenían en el inventario. Era normal jugar con lápiz y papel junto al teclado, y era normal guardar en la caja del juego, junto a sus 3 o 9 CD’s, un taco de papeles con contraseñas, potenciales pistas, mapas dibujados, comandos de teclado o respuestas a lo que fuera.

Más de uno tuvimos que arrastrar nuestros culos a una biblioteca para averiguar cómo se tocaba una lira sumeria (Shivers (Sierra, 1995)) o dónde se descubrió la Piedra Rosetta (X-Files: The game (Hyperbole Studios, 1998)) por si ahí residiera la clave para desatascarnos. Descubrimos los easter eggs dando vueltas durante días por una misma zona del juego haciendo clic en todo lo clicable desesperados por avanzar. Permitidme que lo repita: DÍAS. Porque darse por vencido o buscar la solución era admitir que no habíamos sido lo bastante listos.

¿Por qué cuento esto? Porque creo que para hablar de FEZ en los términos que voy a hacerlo, y de su creador, Phil Fish, hace falta un contexto. Un contexto del que los adictos al Candy Crush y al LOL, los fans del KillZone, de AC, del enésimo juego de Mario, los que siempre han tenido acceso a un gameplay en youtube y las respuestas a dos clicks de Google, y seguro los detractores/indiferentes de FEZ en general carecen o han olvidado: el de una época en que completar un juego podía ser difícil. Difícil de cojones, y exigía del jugador la capacidad de pensar fuera del juego.

Pensar de verdad, o admitir la derrota. Porque no había otra recompensa, no había trofeos ni ranking internacional, no había más recompensa que la victoria que representaba llegar al final, descifrar todos los puzzles y ver el END.

FEZ

Me mataba el hype por jugar a FEZ desde que vi IndieGame: The Movie. Me parecía un jueguito precioso y me alucinaba que un tío prácticamente solo lo hubiera desarrollado (un tío que daba mucha penita en el documental, un pobre Frisi solitario con su sueño amenazado por ese ex-socio cabrón que no quería firmar no-se-qué).

Sólo sabía eso sobre FEZ cuando llegaron las quejas interminables por glitches y parones en xBox, los post furibundos de los jugadores denunciando que aquello no tenía ningún sentido y que era un juego absurdo, y la oleada de odio flamígero hacia ese ególatra, antipático y molesto Phil Fish que había tardado 5 años en desarrollar un juego que no era para tanto.

Y hace unos días llegó la versión para las consolas de Sony. Lo primero que voy a decir es que mi PS3 pasó a mejor vida y que no concibo jugar a FEZ en la minipantalla de Vita. Lo segundo es que la versión de PS4 corre de manera impecable sin atisbo de glitches, ni parones, ni enganchones, ni pixeles muertos, ni nada de nada. Para un juego que tiene básicamente la estructura de un cubo rotable y cuyos mundos se construyen en tiempo real según se va rotando, que no tenga el menor atisbo de problema no es poca cosa. Así que la versión PS4 ha sido refinada al extremo…o algunos deberían plantearse cambiar de plataforma (je,je)

Lo tercero es que efectivamente es un jueguito precioso. Gómez, el protagonista, tiene la consistencia de un pastelito de arroz y se mueve graciosamente por los múltiples mundos que se abren a medida que recolecta cubos amarillos y sus respectivas plataformas. Salta, se chafa, se muere (nah, es broma, no se puede morir en FEZ) coge cubitos y pone caritas. Todo es bonito a rabiar, un derroche de detalles y colorido con una banda sonora de 10.

FEZ

Pero al contrario de lo que aparenta y cabía esperar, no es un juego de plataformas, y no es un juego de pasearse por escenarios bonitos. No es Journey.

FEZ es un juego de romperse los cuernos pensando, hasta arriba de genialidades, atiborrado de códigos y pistas que vale la pena apuntar y fotografiar, atiborrado de retos capaces de fundir neuronas y paciencias, y de guiños y referencias a una época de los videojuegos que nos queda muy lejos.
La primera pista que da FEZ es su estética, que por primera vez desde el revival del píxel no es en absoluto gratuita. Demasiados la pasamos por alto y cometimos el error de no tomarnos este juego en serio, lo bastante enserio como para tener lápiz y papel al lado del mando desde el minuto 1. Y los que cometimos ese error lo pagamos con una aplastante derrota que nos llevó a pasarnos medio juego buscando soluciones en Internet. Soluciones que habríamos encontrado con algo de paciencia y unos cuantos símbolos apuntados en una hoja.

Así que no me entendáis mal, hay motivos para odiar a Phil Fish, para odiarlo con ganas, pero no los que lideran las redes. Todos los que jugamos a FEZ y perdimos deberíamos odiar a su creador por pergeñar un juego capaz de poner en fila a la comunidad gamer y darle una somanta de tortas en el orgullo, capaz de recordarle a 3 o 4 generaciones de gamers que están muy lejos de ser los hardcores que creían ser. Porque hay que ser muy hardcore para llegar a ver ese corazoncito de cubos desintegrarse sin ayuda… pero admitámoslo, todavía más para crearlo.

Así que aplaudamos a ese genio psicópata que es Phil Fish, y oremos para que de marcha atrás en sus declaraciones y haga un FEZ 2 que nos permita redimirnos. Si hace falta meter el Blu-Ray en el ordenador y convertirlo a código binario para llegar a ver el “End” al final… así sea. [90]

  1. Personalmente he de decir que ponerle en 90 a este juego… me hace pensar cosas, una de ellas es que no creo que se lo merezca, quizás pienso que no se lo merece porque “lo sufrí” en XBOX360, cuelgues cada dos por tres… partidas perdidas… etc, etc, y que el “gracioso” de su creador se negó en redondo en arreglar el juego, como comprenderás… después de gastarme el dinero en el juego (nada barato precisamente) y sentirme estafado… pocas o ninguna gana tengo ni de gastarme otra vez el dinero en este juego… y ni mucho menos de jugarlo, para mi FEZ tuvo su “momento” y su oportunidad, ya pasó, y repito, a Phil Fish no pienso darle ni agua, y a su “retoño”… aún menos, ¿no soy objetivo?, puede, pero en este caso… no me importa, para mi FEZ es una soberana mierda en todo su conjunto global, ¿FEZ 2?… que se lo meta por el culo si alguna vez le sale de los huevos crearlo.

    • Hombre, que funcionara mal en 360 y que Phil Fish te caiga mal no lo hace automáticamente mal juego en PS4.

      Yo lo tengo para PC desde que salió y me gustó bastante. No se si le pondría un 9, probablemente algo menos, pero sí me pareció un muy buen juego.

  2. Me parece un juego bastante sobrevalorado tras darle horas de juego. Se ganó al público por su estética, pero en cuanto avanzas poco a poco se va derrumbando todo el castillo de naipes que se montó su creador con este juego.

    Lo de Xbox 360 me pareció de chiste, la versión de PC correcta, pero mal realizada, y esta de PS4 supongo que será por fin algo decente.

    Ahora a esperar que se vuelva a enfadar…

  3. No imagino cómo los fallos que pudiera tener en Xbox desmerecen un juego que es un derroche de genialidad. Tres lenguajes completos: alfeto, numérico y el que todos llamamos “tetris”; pistas por todas las habitaciones, mapas de plataformas invisibles, códigos QR, easter eggs, códigos extra en la vista de primera persona, códigos ocultos en el código del juego… Y darle “horas de juego” a Fez es no haberlo jugado en absoluto, teniendo en cuenta que hay que jugarlo al menos dos veces para acercarse a resolver todos los puzles.
    Vimos su estética y pensamos que el idiota de Fish se había pasado cinco años diseñando florecillas y colorines para sus plataformas, y al empezar a jugar se nos quedó la misma sensación que si en una cita con Megan Fox nos hubiera dicho que no se abre de piernas si no sabemos más que ella sobre el comportamiento de las partículas según la teoría de cuerdas.
    Los admin de AKB le han puesto un 90… yo le había puesto un 100++

  4. A ver cuando algo que has pagado te sale rana, jode. No seré yo quien discuta eso. Pero no comprendo que digáis que es un juego de mierda porque no pudisteis jugar ¿?¿ Es como decir que una pelicula es una mierda porque en el cine os sentaron detrás de una columna. Y sobre si Phil Fish es un iluminado, un idiota, feo, engreído o qué se yo… pues a menos que vayáis a jugar sentados a su lado no veo qué importancia tiene. Vamos que el Sr.Fish tendría su pataleta, pero el berrinche que se gastan los gamers también tiene tela…

  5. Yo fui uno de los que sufrió las partidas corruptas en Xbox360. Básicamente después de una sesión de dos horas, al intentar cargar la partida la consola se colgaba.
    Viendo que era un problema que tanto Microsoft como el desarrollador conocían, decidí pedir que me devolvieran el dinero. En menos de cinco minutos de chat con el soporte técnico ya me habían hecho el reintegro, y sin hacer preguntas 0_o.

Deja un comentario