Análisis de King’s Bounty: Armored Princess para PC




Un año después de que el estudio Katauri estrenara King’s Bounty: The Legend, atrapando a los aficionados al género por su sistema de juego, la gran cantidad de opciones y por su extrema dificultad, nos llega, desde FX Interactive, la esperada expansión para los amantes de los juegos de estrategia por turnos.

King’s Bounty Armored Princess nos sitúa varios años después de lo sucedido en The Legend, controlando a la Princesa Amelia, en una aventura a través de los peligros que entraña el mundo de Teana. Tendremos que explorar en busca de tesoros, recursos para ampliar nuestro ejército y dialogar con los lugareños para que nos encarguen misiones. Estas servirán para otorgarnos experiencia, subir de nivel y por lo tanto, ser más poderoso y aumentar el número de unidades que podemos controlar

Empezaremos nuestra historia pudiendo elegir entre tres tipos de clases: Combate, Orden o Magia.

* Combate nos da la opción de un ejército más numeroso, pero como contrapartida tendremos menos maná para lanzar nuestros hechizos en medio de la batalla y favorecer a nuestras tropas.
* Magia dispone de poderosos hechizos, pero nuestras tropas serán muy reducidas.
* Orden será la opción que mezcla ambos, para los que no quieren prescindir de una cosa ni de la otra.

Durante el juego los combates se basan en un tablero con celdas hexagonales, con los ejércitos a ambos extremos. Empezará la criatura que tenga más iniciativa, sea nuestra o del enemigo, y con ella podremos moverla, atacar o usar uno de sus hechizos (curar, resucitar unidades caídas en combate, etc.). Si atacamos en grupo, la criatura atacada siempre contraatacará, por lo que es recomendable intentar bajar el número de enemigos con ataques a distancia, para luego rematarlos con nuestros efectivos, minimizando así nuestras bajas.

Además de empezar con un ejército propio, tendremos el apoyo de un pequeño dragón, a elegir entre varios colores y cada uno con unas bonificaciones especiales diferentes. Este apoyo podremos usarlo una vez por turno, siempre que se hayan activado todas las unidades de ambos ejércitos. Nuestro dragón dispondrá de varios hechizos y ejecutarlos costará puntos de furia, estos puntos se ganan cada vez que una de nuestras unidades reciba daño, los hechizos menos poderosos costarán poca furia, pero si queremos usar los más devastadores, tendremos que ir acumulando la furia hasta tener la suficiente.

Con un sistema de combates como este, preparar las estrategias y que sean efectivas lleva su tiempo; para ello, dispondremos de un tutorial con el que podremos hacer nuestras pruebas con las unidades y habituarnos al sistema de batalla.

Igualmente, durante los combates, contaremos con un modo automático de batalla que nos permitirá olvidarnos de estrategias, donde el ordenador tomará las decisiones que crea más apropiadas, no siempre las mejores. Solo recomendado contra enemigos fáciles.

Aunque a simple vista parece simple y fácil, el hecho de poder seleccionar el nivel de dificultad, es cosa de agradecer pues el juego es bastante exigente en este aspecto, ya que King’s Bounty: Armored Princess es un juego complicado y difícil. La dificultad de cada futuro combate la podremos saber una vez avistemos a un enemigo encima del mapeado, con solo pasar el ratón por encima de el nos dará información aproximada de sus datos. De este modo, evitaremos sorpresas desagradables y perder gran parte de nuestro ejército y reservas de oro, ya que cuando empezamos, como es normal, no disponemos de mucha cantidad de crédito.

Visualmente no destacaría ningún aspecto: los decorados están muy cuidados, goza de buenas animaciones durante el juego como en los zooms durante los combates, los requisitos no son muy elevados, personajes variados etc. hacen que en líneas generales sea bueno, aunque es similar al anterior King’s Bounty.

Tanto los escenarios como las unidades son muy parecidos a su antecesor, salvo la incorporación de alguna nueva raza que no desvelaremos o la substitución de los elementales por nuestro dragón. Aunque la similitud con su antecesor pueda parecer algo negativo, creo que ayuda a que el juego tenga coherencia con su pasado y el espacio de tiempo que hay entre uno y otro.

Un posible aspecto negativo es la ausencia de escenas cinemáticas durante el juego. Los textos están traducidos al castellano y en ocasiones suelen ser un poco extensos pero sirven para comprender la trama y aceptar nuevas misiones.

La música no destaca demasiado debido a que las piezas musicales son un algo repetitivas y no hay apenas efectos sonoros. Pero todas estas carencias las suple King’s Bounty con creces con una gran jugabilidad y dificultad creciente, un precio muy asequible y muchas horas de intensas batallas, en las cuales nos devanaremos los sesos para conseguir tener las menos bajas posibles durante los combates

A destacar el nuevo sistema de logros en forma de medallas que da una opción mas a la propia historia del juego, el poder de volar con tu caballo, que hará que las rutas se hagan más cortas, pues más de una vez tendrás que dar rodeos largos o volver sobre tus pasos y sobretodo el precio de un juego que puede dar muchas horas.

Deja un comentario