King's Quest A Knight to Remember deja un buen sabor de boca

A la hora de hablar de aventuras gráficas a todo el mundo le vienen a la cabeza nombres como Monkey Island (LucasArts, 1990) o el recientemente remasterizado Grim Fandango (LucasArts, 1998), pero si hubo una saga pionera en el género esta fue sin duda King’s Quest.

King's Quest_20151222212856

La serie de aventuras, salida de la maravillosa mente de Roberta Williams, quien también fue cofundadora de la mítica compañía Sierra On-line, ha sido el referente al que siguieron muchos otros títulos y sagas como Police Quest o los siempre pícaros Leisure Suit Larry, ambas de la misma Sierra, aunque sería LucasFilms Games la que terminaría de consolidar las mecánicas dentro de las aventuras gráficas con la inclusión del menú de acciones y juegos tan recordados como Maniac Mansion (LucasFilms Games, 1987) o el mismo Indiana Jones and the Fate of Atlantis (1992). La competencia entre la después ya conocida como LucasArts y Sierra dio comienzo a la Edad de Oro del género, con la visión quizás un poco más seria y adulta de esta última, de la que los King’s Quest seguían siendo su mejor exponente, y la más desenfadada de Lucas.

Con Sierra ahora tratando de resurgir de sus cenizas bajo el amparo de un gigante como es Activision e intentando devolver el lustre a algunas de sus antiguas franquicias, el encargo de desarrollar el retorno de King’s Quest ha sido para el estudio californiano The Odd Gentlemen, con Matt Korva a la cabeza, poco conocidos pero con títulos como el juego de puzles The Misadventures of P.B. Winterbottom, del 2010 en su haber. Muy bien pudo llegar a ser la misma Telltale Games (The Walking Dead, 2013) los encargados de hacer el reboot de la serie, en el que estuvieron trabajando desde su anuncio en 2011 hasta su cancelación en 2013 y del que poco más se supo, más allá de que intentaría ser fiel a la saga original y que se distribuiría en su ya característico sistema por episodios, que hoy es una de sus señas de identidad.

King's Quest_20151222204040

Y precisamente ese es el sistema elegido para la distribución digital (en Steam, PS3, PS4, Xbox 360 y One) de este renacer de King’s Quest, al que nos acercamos hoy en su primer capítulo en PS4 de los cinco con los que contará, cuyo segundo episodio está ya también disponible y que pronto veremos de igual modo por aquí. Lo primero que salta a la vista es que el juego es una adaptación a unas mecánicas más actuales del mundo de los King’s Quest antes que una secuela al uso de estos, pero con mucho margen de maniobra para desarrollar este nuevo concepto, no resultando fieles al original de forma estricta, con un estilo quizás más desenfadado en lo narrativo, al menos por lo que se puede percibir en este episodio.

A medida que la trama se vaya desarrollando, será la voz de un anciano Graham, nuestro héroe y protagonista principal, el que vaya narrando sus aventuras y peripecias de juventud a su nieta Gwendolyn, encandilada por las historias del abuelo. En este capítulo serán las andanzas que llevaron al que una vez fuera un joven ingenuo pero determinado a intentar ser encumbrado como Caballero en la corte del Rey Edward las que darán comienzo a nuestro devenir por el reino de Daventry. Y lo harán con una formula mucho más cómica, con numerosos gags que nos recordaran por momentos a films como Los Caballeros de la Mesa Cuadrada, del año 1975 de los siempre delirantes Monty Phyton, de los que toman prestado incluso alguna frase a modo de homenaje.

King's Quest_20151224014033

El King’s Quest ya no es exactamente una aventura gráfica al uso. La característica exploración del escenario, el uso y combinación de objetos en el inventario (mucho más simplificado que antaño), las múltiples líneas de dialogo con el resto de personajes o la resolución de puzles siguen por supuesto presentes y son la base jugable del título. Pero eso no evita que haya pequeñas partes más plataformeras en las que habrá que ir salvando de manera ágil ciertos obstáculos, secciones breves de sigilo, dispararemos en ocasiones nuestro arco en primera persona o escalaremos zonas al más puro estilo de Nathan Drake, sin olvidar algunos quick time events puntuales. Una amalgama de mecánicas curiosa pero que no terminan de estar desarrolladas del todo.

La muerte de nuestro personaje era una característica muy frecuente en las aventuras originales, por las que siempre convenía tener varias partidas guardadas por si se diera el caso de necesitarlas. Aquí todo ello se ha simplificado al extremo y es quizás un punto en contra para los más puristas de la saga. Si tomas la decisión equivocada que pueda llevar al fatídico final de Graham, es la propia voz en off la que de forma cómica detiene la acción y dice que en realidad hizo lo contrario, resituándote en la acción. Ya os aviso que por muy cabezotas que seáis no os terminaréis de salir con la vuestra.

King's Quest_20160109024939

Tendréis libertad para moveros con el stick por las múltiples pantallas en lo que decidís cual es la siguiente acción a tomar o curiosear los objetos del inventario y pensando donde o con quien podrían resultar más adecuados. Habrá que moverse mucho e interactuar a fondo con el resto de personajes para dar solución a los múltiples y divertidos enredos. Sacar información a algunos personajes puede ser lo más propicio para dar con alguna clave que se nos resistía. Todo ello a lo largo de un primer episodio que es de todo menos corto, más si lo comparamos con la duración habitual de los juegos de este estilo de Telltale, pudiendo llevarnos unas 5-6 horas el completarlo. Nada mal y muy prometedor para los capítulos restantes. Este reinicio de King’s Quest luce bastante bien en lo visual, con un motor gráfico, eso sí, en completo 3D, para lo que se vale del contrastado Unreal Engine 3, con un uso más que acertado del Cel shading. El diseño de los personajes, de tamaño generoso y detallado, desprende carisma y simpatía a raudales. Para este primer capítulo la paleta de colores es muy otoñal, con hojas ocres en frondosos bosques y con unas idílicas montañas de bucólico telón de fondo.

King's Quest_20151224004633

La banda sonora de los hermanos Ben y David Stanton acompaña al juego a la perfección, igual que cumple el doblaje donde destaca Christopher Lloyd, el legendario Doc. Emmett de Regreso al Futuro (1985, Robert Zemeckis) en el papel del anciano Graham, la voz en off que nos guía durante el viaje. Josh Keaton, habitual doblador de videojuegos con pequeños trabajos en títulos como Batman Arkham Origins (Warner Bros Interactive, 2013) o The Last of Us (Naughty Dog, 2013) tomará el rol de Graham en su juventud y mencionar como curiosidad el pequeño cameo de Zelda Williams, hija de otro gigante de la industria del cine como el tristemente desaparecido Robin Williams, en el papel de Amaya Blackstone, la herrera de Daventry. Eso sí, a día de hoy en Playstation 4 el juego está en completo inglés, pero de un tipo tan refinado y formal que hacen más complicado de lo habitual su correcto entendimiento. Un buen diccionario a mano será el mejor complemento.

A Knight to Remember, este primer capítulo del nuevo y actualizado King’s Quest, deja un buen sabor de boca en especial por su elevada duración y supone un prometedor arranque. Una aventura divertida, repleta se situaciones de lo más cómico y ocurrente que podrás disfrutar si te dejas sumergir por este delirante cuento de caballería del que ya está disponible su segundo episodio, el cual trataremos muy pronto en esta casa. [7,8]

Deja un comentario