Análisis de Kirby´s Adventure para Wii: los clásicos nunca mueren (ni falta que hace)


Fue en 1992 cuando la ya extinta GameBoy nos trajo uno de los juegos más importantes de su catálogo: Kirby´s Dreamland, un título en el que la simpática bola rosada de NINTENDO se dio a conocer, convirtiéndose en uno de los personajes más emblemáticos y carismáticos de la compañía y pasando a ser todo un éxito de ventas para la portátil. El personaje fue adquiriendo cada vez mayor fama, dando como resultado juegos de mayor calidad, enfocados principalmente a las consolas portátiles.

A lo largo de estos años, la saga ha ido evolucionando hacia nuevas formas de jugabilidad, encontrándonos con dos tipos de juegos bien distintos: por un lado tenemos los juegos de corte clásico como Kirby: Mouse Attack, mientras que por el otro lado tenemos experimentos como Kirby´s Epic Yarn o el más reciente Kirby Mass Attack. A pesar de su éxito, dichos experimentos han dado lugar a que el personaje perdiese su seña de identidad, siendo los propios fans los primeros en añorar un nuevo juego de su héroe a la vieja usanza. Por ello, NINTENDO se ha propuesto traernos esta vez una nueva entrega de su carismática bola rosa recuperando la fórmula hace ya tiempo perdida. Aquí no hay lugar para nuevos experimentos, sino que estamos ante un título de plataformas en 2D totalmente clásico donde prima el plataformeo. ¡Kirby regresa al país de los sueños y lo hace con un apetito voraz!

Los juegos de Kirby nunca se han caracterizado por tener una historia compleja, sino que simplemente sirven de excusa para adentrarnos en su reino de fantasía. La paz y la armonía reinan en el mágico mundo Pop, cuando de repente aparece un portal bidimensional en el cielo y de él sale una nave espacial dañada que se estrella. Así es como Kirby y sus amigos conocen a Maglor, un ser de otro planeta que nos pedirá que encontremos por él las piezas de la nave que se han desperdigado por todo el mundo y así poder repararla para poder volver a casa. La simpática bola rosada deberá unir sus fuerzas junto con Meta-Knight, el Rey  Dededé y Waddle Dee (antaño enemigos del héroe) para lograr llevar a cabo con éxito su misión.

Cada personaje cuenta con sus propias habilidades: Kirby podrá engullir a los enemigos y adquirir sus poderes, Waddle Dee empleará una lanza, el Rey Dededé utilizará su potente martillo, mientras que Meta-Knight hará uso de su afilada espada. El sistema de juego es totalmente clásico, mientras que el modo cooperativo será muy parecido al que disfrutamos en New Super Mario Bros Wii. Aun así, existen varios aspectos del multijugador que no consiguen convencer. Los cuatro personajes comparten una misma barra de vida. Si el líder del grupo muere debemos empezar de nuevo la fase, en cambio, si uno de los otros tres personajes es el que muere, se restará una “vida” y regresará al grupo. Esto no hace más que complicar las cosas al jugador líder y habrán ocasiones en las que será necesario ocultarse o defenderse con el fin de evitar empezar de nuevo el nivel. A pesar de sus defectos es divertidísimo jugar con amigos o familiares y pasar un rato agradable frente al televisor.

El control es muy sencillo y con sólo 2 botones nos basta para realizar prácticamente todos los movimientos del juego. Para jugar tendremos que coger el mando de Wii en posición horizontal, de modo que usamos la cruceta para movernos, el botón 1 para aspirar y el 2 para saltar. Si pulsamos el botón de saltar dos veces en el aire podremos flotar y volar, pero si nos tragamos a un enemigo o cargamos con un objeto no podremos hacerlo.

A lo largo de su aventura, Kirby irá encontrándose con dos tipos de enemigos, los que nos otorgan poderes y los que no. Si nos tragamos a uno que tenga poderes copiaremos sus habilidades al instante, mientras que si absorbemos a uno que no tiene poderes podemos tragárnoslo sin mas o escupirlo. Existe un total de 20 habilidades para copiar, aunque los más puristas echarán en falta algunas de ellas que, simplemente, eran geniales, incluso a veces nos tragamos a enemigos que en otros títulos sí nos daban poderes y sin embargo ahora no, una lástima. A veces en ciertas pantallas encontraremos un enemigo que brilla y si nos lo tragamos adquiriremos una “súper habilidad”. Con ella obtendremos un enorme poder destructivo con el que arrasar con todo lo que nos encontremos a nuestro paso, recordándonos estos poderes a los ataques especiales de Super Smash Bros Brawl. En las secciones en las que usamos este tipo de poderes se ocultan unos portales que nos trasladan a un mundo en blanco y negro donde tendremos que vencer a un mini-jefe.

La aventura está compuesta de seis mundos, cada uno con un ambiente distinto, con personajes y enemigos rescatados de anteriores capítulos de la saga. El juego está repleto de guiños a otros títulos de la saga como Kirby´s Dreamland 2 e incluso a otros títulos de la propia NINTENDO. Por ejemplo, hay niveles donde podremos hacer uso de una enorme bota, con la que podremos pasar por encima de los pinchos y aplastar a los enemigos, que nos recuerda bastante a la famosa bota goomba de Super Mario Bros 3. En los primeros títulos de la saga, Kirby podía subirse a lomos de unos entrañables animales que, al igual que el héroe, podían copiar las habilidades de los enemigos y nos ayudaban en nuestra aventura. Personajes tan carismáticos como Rick el Hámster o Coo el Búho cayeron en el olvido y somos muchos los fans que anhelan el regreso de estas simpáticas criaturas. Esperemos que en futuras entregas los chicos de NINTENDO se animen a incluirlos.

En cada uno de los niveles se ocultan un determinado número de engranajes de la nave espacial de Maglor, habiendo un total de 120 en todo el juego, que nos servirán para desbloquear divertidos minijuegos o diversos desafíos, un extra que alarga la vida útil del título. Los minijuegos pueden tratarse de lanzar shurikens o matar enemigos gigantes mientras que en los desafíos, haciendo uso de un determinado poder, deberemos llegar a tiempo a la meta intentando conseguir la mayor puntuación posible, ya sea ir recolectando estrellas o derrotando enemigos.

Los gráficos del juego derrochan simpatía y carisma, con unos escenarios muy coloridos y alegres como es habitual en la saga. Es un juego muy bonito y agradable a la vista, siendo los movimientos de los personajes muy divertidos y fluidos, dándonos la sensación de estar viendo un capítulo de dibujos animados. En cuanto a la banda sonora, nos encontramos con melodías clásicas, desde temas más actuales hasta temas de la época de GameBoy, muy pegadizas y alegres.

La dificultad de Kirby’s Adventure es demasiado baja y encontrar los secretos y engranajes escondidos no suponen ningún problema, lo que lo hace ideal para los más pequeños de la casa, sin embargo para los jugadores más experimentados acabarse la aventura será un simple paseo. Solamente a partir del quinto mundo empezaremos a notar algo más de dificultad y encontraremos algún que otro reto. Una vez terminamos el modo historia se desbloqueará el modo Extra, donde nuestra vida quedará reducida a la mitad, los jefes serán más duros y los escenarios tendrán muchísimos más enemigos y de mayor tamaño. La duración del juego es bastante escasa y sólo nos llevarán unas 6 horas completar la aventura. Si a éstas le sumamos los secretos por descubrir y sus divertidos minijuegos tendremos algunas horas más de juego.

Kirby vuelve a sus raíces con un nuevo plataformas clásico que nos recuerda a la época dorada de los 90. Es un juego muy divertido y que engancha, sobre todo a los peques y a los fans del personaje que anhelaban el regreso de su héroe a este estilo clásico, aunque deja la sensación de que se podía haber aspirado a más. La bola rosa de NINTENDO posee un carisma y encanto arrebatadores y ver el regreso de estos iconos siempre son buenas noticias para aquellos jugadores cansados siempre de tanto shooter que disfrutan de juegos de plataformas en 2D como los de antaño. ¡Los clásicos nunca mueren, y aquí está Kirby para demostrarlo! [8]

Deja un comentario