Análisis de Mario Power Tennis para Wii U

El uso de un personaje que se ha ganado el cariño de los jugadores en otros títulos que poco o nada tienen que ver con el juego original ha sido una práctica generalizada dentro de la industria. Ved a Spyro en Skylanders, reducido a un mero comparsa. Mirad a Rayman cuando salieron los Rabbids, esos conejos diabólicos que acabaron tapándolo durante años hasta que Michael Ancel recuperó las plataformas en 2D a través del archiconocido motor UbiArt. Pero si alguien ha sabido llevar el don de la ubicuidad ha sido Mario. Mario Kart, Mario Smash Football, Super Smash Bros., Mario Golf, Mario & Luigi

El fontanero de Nintendo ha sabido dominar y domesticar todos los retos que se le han puesto delante, recibiendo casi los mismos halagos que en sus títulos originales en la mayoría de ocasiones. La compañía nipona ha sabido mimar a su mascota, por supuesto, pero no tanto a los jugadores con esa Consola Virtual casi anacrónica que tenemos en la actualidad. Wii U recibe cada cierto tiempo juegos que ya son historia del joven medio pero que no son tratados como deberían, sobre todo si los vendes a un precio bastante elevado (característica tristemente común de la eShop) y sabiendo que cualquier jugador avispado ya se habrá agenciado una ROM de las miles que se encuentran en la red de redes para disfrutar de consolas antiguas. Pero, Nintendo sigue encabezonada y en Akihabara Blues nos hemos hecho con Mario Power Tennis para ver si realmente vale la pena.

Mario Tennis Cover

Desarrollado por Camelot Software Planning sobre el motor de aquella joyita del rol llamada Golden Sun que también se encuentra disponible en la CV, Mario Power Tennis acompañaba a la versión del cubo de Nintendo como heredero de aquel Mario Tennis de GBC que había trasladado la jugabilidad de Nintendo 64 a la pequeña portátil. Mario Power Tennis nos ponía en la piel de dos jugadores novatos que entrenan sin pausa para poder llegar al podio del tenis mundial. El prestigio de la academia donde estudian está fuera de toda duda ya que sus campeones nunca habían sido batidos pero tal situación debía acabar: unos enmascarados llegan a la escuela y derrotan sin contestación a los mejores. Impresionados ante tal exhibición, ambos estudiantes deciden investigar quién está detrás de la mascara y, para ello, tendrán que llegar a lo más alto para poder enfrentarse a ellos. ¿Lo conseguirán?

Seguramente sí sobre todo por el bajo nivel de dificultad del que hacen gala los oponentes. Hay determinados huecos o movimientos que puedes replicar contra todas las IAs para conseguir un punto casi seguro y eso quita algo de emoción a unos partidos que trasladan toda la mecánica de la versión de sobremesa a la pequeña portátil de Nintendo. Golpes especiales, dejadas, globos, drives… Todo tipo de cabriolas con la raqueta estarán a nuestra disposición para hacer morder el polvo al rival, siendo encomiable el esfuerzo de trasladar la experiencia de sobremesa a la portátil, con unos sprites que no han envejecido mal y un motor que funciona sin ningún tipo de problemas, aunque la pantalla se llene de golpes especiales, personajes corriendo a lo largo y ancho de la pista, y pelotas cruzándose continuamente encima de la red.

Fuera de las pistas, también podremos pasear por las diferentes localizaciones por las que nos lleve Mario Tennis Advance, en una pseudo-aventura RPG donde podremos hablar con los habitantes de la academia, retar a nuevos oponentes y entrenar nuestras habilidades. Nuestros personajes pueden ir mejorando mientras transcurre la aventura a través de una serie de minijuegos con diferentes niveles de dificultad cada uno, permitiéndonos incrementar nuestra maestría en determinados aspectos del tenis o conseguir nuevos golpes especiales que nos faciliten la victoria. Aunque entretenidos las primeras veces, se hacen repetitivos aunque la dificultad incremente en los últimos niveles. Al final, se convierten en un peaje obligatorio en vez de ser un deseo de seguir mejorando a nuestro personaje.

screen Mario Tennis Advance

Por otro lado, los partidos se podrán llevar a cabo de manera individual (1Vs1) o en dobles (2Vs2). El problema es que el progreso en la aventura no se comparte entre ambos modos haciendo que naveguemos entre placidas pachangas de novatillos y torneos serios donde la dificultad ha incrementado exponencialmente, teniendo que tragarnos los mismos diálogos que ya habíamos escuchado hace varias horas en el otro modo. ¡Muy mal, Camelot, muy mal!

Pero, ¿qué hay de nuevo en Wii U para justificar el desembolso de dinero? Pues más allá de un filtro que suaviza el reescalado de las pantallas actuales, manual integrado en la aplicación y la posibilidad de jugarlo en el Wii U Gamepad, no hay mucho más que ofrecer. Realmente, creo que la Consola Virtual está pensada para poder jugar en el tabletomando, en cualquier lugar de la casa y con un pad adaptado a ello evitándote configuraciones de emuladores o homebrews en otras consolas.

WiiU_VC_GBA_MarioTennis_Title

Si hay que hacer una valoración final del juego en sí, este Mario Tennis Advance es una versión adaptada a la portátil de 16-bits de Nintendo donde las mecánicas esenciales están ahí, juntándolas con el toque RPG que le da Camelot para conformar un cartucho bien largo en contenido y duración sin olvidarse de la diversión. Pero valorándolo como parte de la Consola Virtual, este Mario Tennis Advance sólo es recomendable para aquellos que quieran una vida sencilla: pagar, jugar en el Wii U Gamepad, olvidarse de configuraciones y tener una ración de nostalgia nintendera. Para los demás, las alternativas ahora mismo disponibles en el mercado hacen desaconsejable su compra, más si estáis metidos en ese mundillo y tenéis algún dispositivo específico para la emulación. [60]

Deja un comentario