Mother Russia Bleeds: una oda al género y época

Hubo un tiempo, no hace tanto, cuando los brawlers campaban a sus anchas por los salones recreativos y las consolas de 8 y 16 bits. Era uno de los géneros más importantes y garantía de muchas horas de diversión junto a tus amigos, repartiendo estopa a diestro y siniestro, de barrio en barrio, hasta liberar a la ciudad del crimen y la violencia que la arrasaba.

Mother Russia Bleeds (2)

El brawler, un género que albergó el 90% de los juegos en las recreativas

Héroes indomables e incorruptibles, símbolos de una época, que cargaban en sus espaldas con la esperanza de un mañana mejor para la vida de sus conciudadanos. Sagas como Final Fight, Streets of Rage o Double Dragon que se grabaron a fuego en el corazoncito de muchos de los jugadores en aquellos años inolvidables. Gracias a Le Cartel y a Devolver Digital, partimos hoy en una nueva empresa, esta vez al otro lado del telón de acero en los años de la Perestroika. Y es que una sociedad cautiva, en manos de la mafia y de los corruptos burócratas comunistas, necesita también de sus propios paladines del proletariado capaces de traer con ellos la verdadera revolución, aunque sea a base de mamporros. Bienvenidos a Mother Russia Bleeds.

Análisis de Mother Russia Bleeds en su versión para PC

Esta propuesta es el primer proyecto de Le Cartel, un pequeño estudio parisino que cuenta con apenas cuatro personas a cargo del desarrollo y que demuestra mucho amor por los clásicos del género y admiración por lo conseguido con Hotline Miami. La obra de Dennaton Games, que viera la luz en 2013, y con la que comparten bastantes lazos en lo estético. Comparten además de la editora, siempre valiente en sus apuestas, un indudable gusto por el lenguaje soez y el gore pixelado más extremo.

La trama, como ya empezábamos a señalar hace unas líneas, nos sitúa en una convulsa y ficticia Unión Soviética a mediados de los años ochenta, en los que la mafia y los dirigentes comunistas van de la mano y dejan circular alegremente el Nekro. Esta poderosa y adictiva droga, que causa estragos en el comportamiento de sus consumidores, provoca brotes psicóticos de inusitada violencia, de la que nuestros protagonistas serán conejillos de indias tras caer apresados en una redada y dar con sus huesos en una oscura celda, donde no dudarán en experimentar con ellos. Así comienza este Beat’em up como los de antaño. Habrá que emprender la huida de la prisión a golpes y llegar hasta el fondo del asunto para dar con los responsables, caiga quien caiga. El consumo de esta droga no se puede extender entre el ya maltratado pueblo.

Cada uno de estos peculiares antihéroes tendrá sus propias estadísticas de fuerza, velocidad, alcance y salto, como si del propio Street of Rage II (Sega, 1992) se tratara. Sergei y Boris serán los personajes más equilibrados, ideales para la primera toma de contacto con el juego, mientras que Iván destaca por su fuerza y Natasha por su agilidad y salto (¿Alguien dijo Blaze Fielding?).

La dinámica del abuso o rechazo de la droga Nekro nos invita a una interesante reflexión entre puñetazos

También deberemos elegir nuestra variante de la droga que utilizaremos (de primeras solo podremos utilizar la Kremlin Colonel, el resto las iremos desbloqueando en el Modo Arena). Será un elemento fundamental ya que nos permitirá recuperar la vitalidad, si utilizamos el gatillo izquierdo, o entrar en un trance de violencia y fuerza desmedidas por unos segundos, si lo hacemos con el derecho. La manera de obtenerla no será la más ortodoxa, tendremos que clavar una jeringa en el cuerpo de los pobres desgraciados que osen interponerse en nuestro camino estando colocados hasta los topes de Nekro. Desagradable pero funcional. La adicción a esta sustancia será el leitmotiv de toda la trama y la dinámica de abuso/rechazo por parte de los protagonistas invita a una interesante reflexión que va más allá incluso del propio juego.

Mother Russia Bleeds (7)

Tras un breve tutorial, que se puede obviar, con los fundamentos y movimientos básicos entraremos en faena. Y sí, desde el primer momento deja un regusto a buen “Yo contra el barrio” clásico por lo que utilizar un mando será más que recomendable. Eso si no somos muy diestros con el uso del teclado. Lo cierto es que toda la suerte de puñetazos, patadas, agarres, y combos está presente y muy bien implementados. De hecho, se nota aquí una vez más la reconocida inspiración desde la franquicia de Sega en el cuarteto de desarrolladores, con una jugabilidad que sin duda, resultará familiar a los duchos en las batallas contra Mr. X en los circuitos de Mega Drive (carga de puño, ataque frontal rápido… por no hablar ya de la patada voladora de Natasha).

¿Qué es un buen brawler sin muchas armas que conseguir de los enemigos?

Sin embargo, no se termina de alcanzar la fluidez de acciones que sí tenían muchas de estas joyas del pasado, lo que no impide que resulte muy divertido de jugar. Nuestra puntuación dependerá de nuestro buen desempeño y variedad en la lucha, además del tiempo consumido, el daño que nos hayan hecho, etcétera. No faltarán todo tipo de armas para ayudarnos en nuestro cometido, que iremos obteniendo de los enemigos que nos salgan al paso: desde los habituales bates, cuchillos, porras o katanas hasta extintores, letrinas e incluso pistolas, tasers y kalashnikovs, que nos facilitaran mucho las cosas.

Mother Russia Bleeds (6)

Los ocho niveles con los que cuenta Mother Russia Bleeds son, a la vez, una vuelta de tuerca, al estilo soviético, de muchos de los escenarios prototípicos de los brawlers por lo que un cierto déjà vu agradable quizás nos alcance mientras limpiamos la pantalla de tiparracos de toda clase y calaña. Estos últimos son bastante variados y con apariencias que se mueven entre lo cómico y lo decrépito, también como una reinterpretación en clave rusa, de los más tópicos del género, cada uno con sus virtudes y sus debilidades.

Todos los enemigos no contarán con una barra de vida, como suele ser habitual, sino que el estado de su vitalidad lo veremos reflejado en el aspecto que presenten, que se irá deteriorando con nuestros golpes de forma muy acertada. Recibiremos la ayuda puntual en algunas zonas de ciertos NPC, aunque el trabajo duro nos corresponderá a nosotros llegada la hora de verdad, sobre todo cuando aparezcan los temidos y clásicos jefes de final de fase. Estos, nos pondrán en más de un apuro, aunque tampoco resultan por lo general demasiado complicados, aunque con alguno de ellos el salto de dificultad es bastante elevado respecto al nivel medio de los otros combates.

Mother Russia Bleeds (8)

Y donde este tipo de juego resulta siempre especialmente entretenido es en compañía de los colegas. Por desgracia, esto solo puede hacerse ahora mismo a la antigua usanza y habrá que conectar controladores extra al PC si queremos afrontar del reto en compañía de otros tres jugadores. Aunque hoy en día mucha gente ya tiene ordenadores conectados a la televisión del cuarto o del salón, quizás no termina de ser la plataforma ideal para jugar a un cooperativo en el que, eso sí, la diversión y las risas están aseguradas.

Una pena que solo podamos disfrutar de multijugador local en Mother Russia Bleeds

En PS4, cuyo lanzamiento está previsto antes de que acabe el año, esto se podrá explotar incluso mejor. Aun con todo, se echa muchísimo de menos el poder jugarlo online y sería un añadido muy de agradecer si en un futuro se decidieran a actualizar el título para que cuatro personas pudieran disfrutarlo desde la comodidad de cada casa. Lo que sí se permite es que el resto de luchadores los controle la IA, pero no es algo del todo recomendable. No resulta demasiado eficiente acompañándonos o saliendo en nuestra ayuda ni intentando curarnos. Los bots muchas veces van todos a una, como si fueran un solo personaje o siguiendo la senda exacta que marca el personaje principal, por lo que terminan siendo un lastre, más que una ayuda, por momentos.

Mother Russia Bleeds (5)

Entre las opciones curiosas que dispondremos para activar estará la de prescindir, si es nuestro deseo, de toda interfaz e indicadores en la pantalla o tener activado el fuego amigo, por el que nuestros compañeros podrían hacernos daño durante las refriegas. Y es que, ¿a quién no se le ha escapado algún sopapo virtual al de al lado en el fervor del combate? Es parte del encanto y el pique que tienen estos juegos, aunque poca gracia hace cuando viene desde la IA que controla tu aliado.

¿Fuego amigo en un Beat’em up?

Por supuesto, también podremos curarles utilizando alguna dosis de la droga que tuviéramos en la reserva si fuera necesario. Mother Russia Bleeds cuenta con las tres dificultades clásicas que cabría esperar, dependiendo de nuestra habilidad para elegir una u otra. Es un juego bastante cortito, por lo que yendo con calma puede durar 3-4 horas la campaña, incluso menos si estamos bastante entonados. Y dos finales, el bueno y el malo, que variará según nuestras acciones en el último nivel.

Mother Russia Bleeds (3)

El otro modo con el que consta el título es el Arena, donde apareceremos en medio de una zona concreta de cada escenario para enfrentarnos a hordas y hordas de enemigos que irán por oleadas a nuestro encuentro, con cada vez mayor número y dificultad. Supone un entretenido reto extra que además, si sobrevivimos a la décima oleada, nos permitirá acceder a nuevas síntesis del Nekro, con efectos y dosis cada vez más variados. Tendremos nueve arenas en total y que las iremos desbloqueando según avancemos en el modo historia. Si queremos evaluar nuestro rendimiento frente a nuestros amigos de Steam y el resto de usuarios del mundo tendremos a nuestro alcance la clasificación online. En ella sabremos en qué lugar del ranking estamos en los diferentes niveles.

Mother Russia Bleeds (1)

El juego está realizado con el versátil motor Unity, un buen trabajo en pixel art para tratar de reinterpretar de forma personal los gráficos que el género tenía en los 90′, aunque este pudiera dar mucho más de sí incluso con la tecnología de entonces. La labor de ambientación de los escenarios en esta U.R.S.S. distópica y salvaje está muy conseguida, igual que el trabajo de animación de todo lo que se nos muestra en pantalla. Podremos activar incluso un efecto CRT con la intención artística de recordar, incluso más, a la típica recreativa noventera.

El apartado técnico tiene un gran nivel aunque podría dar un poco más de sí

La música raya también a muy buen nivel, con melodías que se quedan fácilmente en la memoria y se adaptan a lo que pide el diseño del escenario, una atmósfera en muchas ocasiones decadente y que transmite cierto malestar y desasosiego. No es una banda sonora tan brillante como las que nos regalaba Yūzō Koshiro en los Street of Rage, pero… ¿Cuál lo es? Los sonidos FX tampoco desmerecen el buen hacer del resto de los apartados y suenan con la contundencia necesaria para meterte más en el combate. Llega localizado a nuestro idioma, sin escatimar en las palabras contundentes y explicitas de las que hace gala el lenguaje soez del título.

Mother Russia Bleeds (4)

Mother Russia Bleeds es una oda a la gloria de los Beat’em up noventeros

Toda una oda a una época y a un género clave de la historia de los videojuegos que siempre es necesario recuperar, aunque sea con un pequeño gran proyecto como este Mother Russia Bleeds. Un paseo a los 90′, un retorno a la gloria de los Beat’em up y toda una reivindicación lúdica bajo un marco decadente y violento. Aunque esté lejos de ser perfecto y las horas que nos pueda ofrecer sean un tanto limitadas, ojalá que pueda marcar la senda para que otros muchos estudios la transiten de nuevo. Y sí, Sega, te miro a ti. Ya es hora de que una licencia como Streets of Rage vuelva a ver la luz. Mientras tanto, kudos a los intrépidos desarrolladores de Le Cartel. Nota: 82

Deja un comentario