Análisis de Red Goddess para PC

Si existe un género al que se le hayan dado mil y una vueltas en nuestro medio ese es el de los plataformas 2D. Esto es algo que los españoles Yanim Studio estoy seguro que tuvieron en cuenta; es muy difícil reinventar la rueda y pese a que Red Goddess no lo hace, en líneas generales cumple con una obra que intenta atraer a los seguidores del género.

REDGODDES1

Red Goddess comienza contándonos la historia de Divine, una pequeña diosa que vuelve en sí después de estar dormida durante un tiempo en el que ha perdido sus recuerdos y poderes. A lo largo de este periplo deberá recuperar sus recuerdos para redescubrir su pasado y que la ha llevado hasta esta situación y sus habilidades con las que podrá acceder a nuevas zonas de este curioso planeta en el que se encuentra que es el reflejo de su alma.

La historia se nos explica a través de unos flashbacks y un narrador que parece saber más de lo que nos cuenta, todo bañado con un estilo artístico y gráfico que quizás sea una de las mayores virtudes de Red Goddess, que destaca también por contar con unas reglas e indicadores visuales muy claros que nos ofrecen una base jugable sólida: “debes recoger un número concreto de cristales por el escenario para que se abra la puerta que te permite avanzar”.

A nivel jugable contamos con un juego con algunas carencias, la jugabilidad se divide en dos apartados, en primer lugar, la resolución de unos rompecabezas muy básicos mediante el uso de los poderes y unas secciones de plataformeo, algo que funciona de forma correcta y de forma agradable y satisfactoria.

Pero el principal problema aparece en el combate. Contamos con 3 versiones de la diosa; la principal que podrá lanzar bolas de fuego y poseer enemigos para hacerlos explotar, la versión Rabia donde se transformará en un ser que da poderosos puñetazos pero se desplaza de forma más lenta y la versión Miedo, con la que nos convertiremos en un ser azul que nos permitirá movernos más rápido y realizar ataques rápidos.

Con esta base nos enfrentaremos a enemigos azules y rojos que deberemos vencer con la transformación del mismo color, por lo que el juego no nos ofrece una variedad y decisión jugable sino que nos obliga a cambiar entre uno u otro para realizar combos de tres golpes para superar el nivel, algo que se nos puede complicar en el momento en que enemigos de los dos colores nos atacan a la vez, terminar con ellos no es tarea fácil.

Pese a que todos los enemigos son sacos de boxeo que en un principio no ofrecen un reto al jugador el problema reside en que los golpes no suelen conectar bien con los enemigos y te sorprenderás algunas veces muriendo por golpes que no te han tocado, problema que se acentúa en las batallas con los jefes que se tornan en una coreografía de movimientos inconexos, que convierte al juego en un ensayo y error con el añadido de que no podrás saltarte las cinemáticas ni diálogos y después de que el jefe de turno te mate por enésima vez por algo que ni siquiera ha sido culpa tuya, oír ese dialogo no me hace especial ilusión.

REDGOdDEsS

Red Goddess cuenta además con algunos leves problemas técnicos, nuestra pequeña diosa puede quedarse encallada en algunos espacios con facilidad y pese a que los tiempos de carga entre escenarios no son largos, penalizan al título entorpeciendo su vertiente más exploradora. Este no es un título que vaya a ser recordado durante años por lo que supuso para la industria, ¿pero cuantos juegos pueden decir eso? La mayor virtud mas allá de su estilo artístico o sus bases, es algo muy simple pero es algo con lo que ni algunas superproducciones cuentan, Red Goddess es perfectamente consciente de lo que es y se adapta al género que ha escogido, si buscas un juego de este estilo y estás cansado de rejugar los mismos puedo recomendarte este Red Goddess; no te cambiará la vida pero te va a entretener. [60]

Deja un comentario