Saints Row The Third es gamberrismo puro

Saints Row The Third es un GTA de barriada. No se me ocurre una definición que le haga más justicia a la gamberrada en formato de Sand Box de Rockstar que THQ lanzó hace unas semanas. Como sus antecesores, apela a la bronca, al gamberrismo, a lo surrealista. Este tercer Saints Row sabe de dónde viene y no reniega de sus orígenes, de su condición de “Juego Tributo” a la obra de Rockstar.

Nota: Este análisis no cubre los modos online ni multijugador

Al contrario, la aprovecha hasta las últimas consecuencias e incluso, insolente él, hace el ademán de explorar todas aquellas áreas en las que los Grand Theft Auto no se han atrevido a moverse. Por desgracias se queda en eso, en una finta, y en Saints Row no hay nada que le desmarque del amo del género aparte del espíritu de gamberro incorregible. Al contrario, todo parece demasiado como ya visto, sin lustre.

Encarnando a uno de los líderes de la banda los Saints, deberemos liarla parda para recuperar el control de la ciudad, en manos de las bandas rivales. Sólo hay que echar un vistazo al radar para darse cuenta que aquí tendremos pocos amigos, pues tanto los miembros de las bandas como la policía no se lo pensarán demasiado en ametrallarnos si les damos la más mínima excusa. Para ganar el control de la ciudad deberemos ir superando las misiones, comprando edificios, sacando gente de circulación, mejorar nuestras habilidades… Algunos ejemplos de misiones esperpénticas son hacer de chófer de un tigre en un descapotable o estafar a la compañía de seguros en un minijuego al más puro estilo Burnout pero con el protagonista como crash dummy… Nada demasiado serio, como el juego en si. En esa personalidad bromista tienen contexto cosas como el editor de personajes, el sueño de cualquier Drag Queen, o el personalizador de secuaces, que nos permite configurar el séquito soñado por el Dr. Moreau: Ninjas, Punkies, sumisos sexuales, dominatrixs… Una galería de personajes que iréis aumentando a medida que vayáis jugando a Saints Row The Third, un título que otra cosa no tendrá, pero recursos para hacernos volver a él una y otra vez los tiene, aunque sólo sea por descubrir todos sus desbloqueables.

Entretenido, curioso y muy rejugable, Saints Row The Third es, posiblemente, de los mejores paquetes de pipas disponibles para que todos aquellos que se mueren de ganas de jugar a GTA V puedan pasar el rato matando el gusanillo. Su principal problema es el hecho de que no se atreve a ser más que un GTA de medio pelo. No ofrece nada radicalmente nuevo ni mejora la franquicia de Rockstar en ningún aspecto. Eso sí, es divertido a rabiar y te robará muchas horas de entretenimiento a la mínima que le des una oportunidad. Hazlo por los Santos[7]

  1. Estoy de acuerdo con tu analisis , yo ahora mismo lo estoy jugando , y es un desestresante total , divierte mucho y te saca sonrisas sin quererlo , realmente yo creo que el juego sabe sus limites y limitaciones , pero siendo tan gamberro como es , y explotandolo al maximo , no engaña a nadie , es lo que es y no busques mas … Eso si , tambien tengo que decir , que GTA tambien tendria que mamar un poco de este “gamberrismo” , seria un juego mucho mas completo …

    Bueno aprovecho este post , para desearos a todos un comienzo de año cojonudo , disfrutar mucho en nochevieja y sobretodo empezar el año todos de una pieza , cuidado en la carretera 😉 Un abrazo

  2. Pingback: Metraje via E3 2012 de Sleeping Dogs, el sandbox oriental

Deja un comentario