Downpour es un Silent Hill de los pies a la cabeza

Con la llegada de la presente generación de consola que ahora da sus últimos coletazos, Konami dejaba el desarrollo de una de sus sagas más queridas y respetadas en manos extranjeras, y al externalizarse algo se perdió por el camino.

Silent Hill Downpour

La insoportable levedad del psicópata

Tras un primer acercamiento a las nuevas máquinas con Silent Hill: Homecoming que no gustó demasiado quizás por su excesivo enfoque de acción, nada que ver con un resident evil por supuesto, la franquicia de la colina silenciosa recaló en tierras checas y perdio su último bastión, el bizarro compositor Akira Yamaoka. Asi las cosas, la octava incursión en la saga no pintaba demasiado bien, sin embargo Vatra Games, no sin algunos claroscuros, nos devolvió a las calles de Silent Hill.

Esta vez nos meteremos en la piel de Murphy Pendleton, un preso que, durante su traslado sufre un aparatoso accidente cuando el autobús de la carcel en el que viaja se sale de la carretera. Pendleton sobrevive, al igual que la agente al cargo de los presos, iniciandose una persecución que como no podía ser de otra forma los lleva hasta Silent Hill. Llegados a éste punto ya nos encontramos con una de las novedades introducidas en éste capítulo, la toma de decisiones.

Murphy se presenta como un protagonista diferente, está en la cárcel y nos regala una escena en las duchas de la prisión que lo aleja de la norma en la saga, sin embargo como buen personaje de un Silent Hill guarda muchos más secretos que iremos desengranando a lo largo del juego. Ese aura de tipo duro y gris se viene abajo por la mayor lacra del juego, el diseño de enemigos y en menor medida de personajes.

Argumentalmente fiel a la saga mantiene una historia interesante y adulta que se va descubriendo poco a poco, salpicada de los clásicos secundarios que ayudan a dar ese clima de extrañeza a Silent Hill, quizás no a la altura de los mejores de la saga, pero bien resueltos como el cartero de aparece de cuando en cuando.

Ted Danson

No diga Murphy Pendleton, diga Ted Danson

Es en la narrativa otro apartado en el que se innova, a lo largo de nuestro periplo podremos realizar misiones secundarias que nos llevaran a descubrir hechos truculentos como asesinatos en el pueblo, pero que no acaban de ser interesantes, y desvían la atención de la historia sin estar conectados con la misma ni aportar nada remarcable. Es un buen aporte pero quizás se pueda reaprovechar en futuras entregas enlazando con la rica mitología e historia que se ha ido creando en anteriores entregas para darle más unidad al conjunto.

Silent hill Downpour – que significa “Aguacero”respeta la esencia jugable de la marca, pocos enemigos, armas cotidianas como cuchillos, tuberías, etc.. (que no podremos acumular y que se estropean con el uso), puzzles, ambiente de tensión y soledad.. Pero aportando un toque más abierto, más de exploración, que nos permite disfrutar de el auténtico protagonista, el pueblo.

Vantra Games ha conseguido plasmar un silent hill reseñable,escenarios variados y bien diseñados, una atmósfera y sensaciones mas cercanas a los dos primeros títulos, añadiendo un nuevo elemento, la lluvia que da nombre a ésta entrega. Presente desde el inicio será un factor más para crear tensión, ya que cuando comienza los enemigos se vuelven más numerosos y peligrosos, lo que unido a que el combate no está especialmente conseguido nos hará correr a buscar refugio hasta que pase.

Y es aquí, en el diseño de enemigos donde el juego encuentra su principal problema: tópicos, sin sentido (¿Qué pinta una actriz kabuki diabólica en todo ésto?), repetitivos y mal diseñados. Parece que el juego se hubiese hecho por un lado y los enemigos por otro sin ningún consenso, mención especial para el jefe final…

Dejando esto de lado el sabor que deja Downpour en los visuales se podría resumir como artisticamente gratificante, pero técnicamente mejorable. Y es que da la sensación de que aquí falta pasta y recursos de por medio, de que Silent Hill ha pasado a ser un producto de segunda fila para Konami.

Vuelven los puzzles desafiantes, los ruidos inquietantes, la sensación de peligro sin ver nada, las revelaciones argumentales,los multiples finales, el aroma a Silent Hill clásico pero actualizado y por eso el estudio checo puede estar muy orgulloso del trabajo realizado.

La Otra Dimensión está presente como en el resto de la saga, pero con un enfoque diferente también, más dinámico que antaño. Muchas veces se nos presentará por medio de una luz roja que empieza a absorber todo allá por donde pasa y que nos hará huir a sabiendas de que si nos alcanza será el fin, aderezado por enemigos, trampas o cuchillas que elevarán la adrenalina en esos momentos. Diferente pero bien llevado.

En el apartado sonoro como comentaba ya no está el genio de Akira Yamahoka, pero el nuevo encargado ha salido airoso de la difícil tarea. No son las bizarras e inquietantes composiciones de antaño pero están a gran nivel y cumplen perfectamente. Además el sonido de las diferentes armas que usamos, los materiales que golpemos o los terrenos por los que transitamos están perfectamente plasmados, ningún reproche.

En definitiva Silent Hil Downpour es un juego disfrutable, hecho con cariño por la marca, que innova acertadamente mientras mantiene y potencia las señas clásicas que definen un Silent Hill, que tiene ese noseque que te hace seguir jugando pese a los evidentes problemas técnicos, en el combate, y de diseño de enemigos, y que sube el listón respecto a sus predecesores e ilusiona con una revitalización, que si Konami acompaña con recursos y mayor interés puede devolvernos una gran saga sin prostituirla. [80]

  1. Bien, cojones, por fin alguien que se atreve a plasmar que el juego no es tan malo como dicen muchos.
    Como bien has dicho, sin ser ninguna maravilla, si que se encuentra a bastante mas nivel de lo hecho en la saga últimamente, colocandolo en el 4º lugar de los mejores SH hechos hasta la fecha. (el 1º,2º y tercero juegan en otra liga es así. Tanto por revolucionar un genero en su día con SH, como por ser obras maestras, en el caso del segundo)
    También hay que tener muy en cuenta que vatra games es un equipo croata completamente nuevo en esto, y pese a los fallos evidentes del juego y la presión que tenían encima por ser la saga que era no se han desenvuelto nada mal.
    La historia tiene mucho mas miga de lo que parece en un principio, y recomiendo rejugarlo para desgranarlo a tope. La ambientación me pareció completamente acertada y el nuevo dinamismo que le dieron al juego también. Por supuesto es de los de poner en difícil desde la primera partida, que si no, no se saborea XD.
    Estoy seguro que si el mismo equipo desarrollase otro titulo de la saga, nos llevariamos una sorpresa muy agradable, por que apuntan maneras.

    P.d: En cuanto a los diseños de los enemigos (que no comparto tu descripción de “actriz kabuki diabólica” en absoluto) recordad que Silent hill siempre ha destacado por ese simbolismo que hay debajo de todo, no apto para todo el publico. Los diseños no son los mas acertados en muchos de ellos, pero “teniendo una idea” de lo que representa, se les vé con otros ojos.
    Yo es un juego que disfruté mucho, la verdad. 🙂

  2. Gracias por tu comentario Dragda, la verdad es que es un juego muy digno, mas si cabe para unos debutantes en la saga, y en el género.

    Respecto a los enemigos, en lo objetivo los veo bastante menos trabajados que pendelton o que el resto de secundarios, y en lo subjetivo siempre me han parecido un reflejo de los miedos y/o las culpas del protagonista, por eso en éste caso no les veo el sentido, pero ésto ya es mi apreciación personal.

  3. Sí señor, Downpour es un título más que digno, interesante y a la altura de la saga: ES un SILENT. Cosa que no puede decir ese pestiño soporífero que es el Homecoming, aburrimiento en estado puro hasta para los más fans de la saga.

    Tal vez eso tenga parte de la culpa de ver con buenos ojos esta última entrega… 😀

    No, en serio, es buen juego y hay que decirlo, que demasiados palos inmerecidos por inercia se ha llevado. Bravo, Wayfarer.
    (Lo de las virtudes de Deadly Premonition también conviene decirlo más)

    PD: Ahora falta que Alan Wake lo consiga, je, que me he puesto ya tres veces y… pero soy tenaz, todo se andará. XDDD

  4. Pues si, ya era hora de que alguien dijera cuatro verdades.El juego merece la pena de ser jugado y guarda la esencia Silent Hill, quizá lo que peca es de unos fallitos en cuanto a frames, bailes de texturas, popping y el sistema de combate, y bueno el diseño cutre salchichero de los monstruos normales.Pero ambientacion, historia, y “libertad” de exploración mas esas misiones secundarias, lo convertían en un pedazo juegaco que le da mil patadas a su predecesor.Si lo hubieran trabajado un año mas para pulirle los fallitos tontos, seria aun mas bueno.

Deja un comentario