Reseña: SteamWorld Heist, una aventura espacial llena de humor

No os voy a mentir. Rusty, un robot a vapor de prominente mentón, me dió algunas de las mejores horas de juego que he arrancado de mi Nintendo 3DS. Lo tenía todo: robots, estética western, tecnología espacial, picos, oro y vuelta a empezar. SteamWorldDig fue toda una sorpresa.

SteamWorld Heist

Los chicos de Image&Form habían creado un juego que desbordaba genialidad y mimo pero que se quedaba pequeño. Cuando acabamos nuestra aventura con Rusty sentimos que tenía que haber más, un mundo tan delicado no podía quedarse así… la continuación se ha hecho carne (mejor dicho, engranajes y vapor) y ha llegado a nuestra 3DS. Si hoy en día nos quejamos de que la Industria se dedica a explotar una y otra vez las mecánicas y juegos que funcionan deberíamos dar un premio a Image&Form. SteamWorld Heist se aleja del juego que proponía su primera parte y lo hace con maestría.

Y es que, lejos de la repetitiva mecánica de cavar, nos encontramos ante un juego táctico por turno en dos dimensiones. La compañía sueca se lanza al vacío sin red y le da una vuelta de tuerca (nunca mejor dicho) a su franquicia en su segundo título (a ver si aprenden esos del Assassin’s Creed tan famoso) y lo hacen con el mimo que ya les caracteriza y nos vuelven a entregar el mejor título de la 3DS para este 2015 que cierra.

Nos ponemos en la piel (¿piel? ¿armazón? ¿cables?) de la intrépida Piper Faraday una honrada capitana pirata que trata de mantener a su tripulación y nave de una sola pieza. Aunque comenzamos nuestra aventura con tan solo dos personajes (Piper Fraday y su contramaestre Gabriel Stubb) podremos contratar nuevos tripulantes a lo largo de nuestra aventura en los diferentes bares por los que paramos. Tendremos que aprender bien las debilidades y ventajas de nuestros miembros de la tripulación ya que, a pesar de que existen diferentes profesiones, tendrán habilidades especiales en función de su propia personalidad.

Así aunque Bogdan “The Great” Ivanski es de la misma profesión que Gabriel Stubb cada uno tendrá habilidades diferentes aunque compartan algunas características de profesión. El tamaño de nuestra tripulación dependerá de nosotros mismos ya que a algunos miembros los podremos contratar por cierta cantidad de dinero, otros se nos unirán de forma gratuita al encontrarlos y a algunos tendremos que impresionarlos antes de que decidan unirse (alcanzar cierto prestigio). La diversidad de personajes nos permitirá idear diferentes estrategias a la hora de afrontar las misiones ya que a las diferentes habilidades de cada uno hay que sumar que cada personaje tan solo podrá usar dos tipos de armas diferentes.

Nuestra aventura junto a Piper empezará en el borde exterior de la Galaxia. Nos encontramos varios cientos de años en el futuro respecto a SteamWorldDig y la Tierra ha explotado en pedazos. La Robomanidad se encuentra desperdigada en cientos de pequeños asentamientos mineros y los robots de gasoil (¡malditos sangre negra!) y su Reina Roja tratan de unir todos los pedazos de la Tierra con cadenas mientras explotan a los pobres robots de vapor. Como buena capitana pirata Piper se gana la vida rapiñando todo aquello que pueda ser útil hasta que una incursión rutinaria la obliga a tener que empezar un largo camino que terminará en la salvación de la Galaxia. Vamos, el día a día de una pirata robot.

Para afrontar los peligros del espacio exterior tendremos que rebuscar y adquirir (robar es una palabra muy fea para un pirata) todo tipo de equipo, armamento y sombreros. Podremos elegir entre aproximadamente cien armas y equipo diferente lo que nos da una variedad bastante interesante a la hora de equipar a nuestros robotos. Cada uno podrá portar un arma y hasta dos objetos más (botiquines, armaduras o potenciadores de ataques) y un sombrero diferente (el sombrero no hace nada pero ir a la batalla con un sombrero de copa siempre es mejor ¿no?). Tendremos que pensar bien qué armamento formará parte de nuestro arsenal ya que tendremos un espacio limitado en nuestra nave y no podremos simplemente acumular trastos en la bodega.

Acompañaremos a Piper y su tripulación a lo largo de los diferentes sectores de la Galaxia en busca de la preciada agua y de una manera de salvar la Galaxia y, dicho sea de paso, tratar de sacar algún beneficio de ello. La duración del juego puede rondar las 20 horas aunque, como suele ser habitual en este tipo de juego, dependerá mucho de nuestro nivel de habilidad y del tiempo que le dediquemos a subir de nivel a nuestros personajes. En ocasiones tendremos que repetir las misiones ya sea para lograr el máximo de prestigio, conseguir más experiencia o equipo o simplemente tratar de completarla. El equipo de Image&Form, sabiendo que su título nos pondrá contra las cuerdas en muchas ocasiones, ha diseñado las misiones de manera procedural por lo que cada vez que abordemos una nave esta será diferente y se habrán movido de lugar los enemigos, objetos y objetivos. A pesar de esto hay que decir que en ocasiones sentiremos que estamos haciendo siempre lo mismo: entrar en una nave, matar a esos sucios robots de gasoil, saquear el lugar y salir corriendo antes de que vengan más refuerzos. Si bien es cierto que la repetición se hace patente también es cierto que se intenta suplir dicha sensación con diferentes alarmas y peligros que dependen del nivel en el que nos encontremos.

Hemos dicho anteriormente que tendremos que repetir a menudo algunas misiones y es que SteamWorld Heist es un juego duro, muy duro y con algunos saltos de dificultad interesantes. Los combates serán siempre a muerte y un disparo despistado podrá convertir a nuestros piratas en un montón de engranajes y piezas inservibles. Tendremos que aprender a disparar nosotros mismos ya que será nuestra propia puntería la que nos permitirá impactar a los enemigos ya que las armas no tienen mira (salvo las de francotirador) y tendremos que aprender a controlar los arcos de disparo de nuestras armas, el pulso de nuestro robot y la manera de salvar las defensas de nuestros enemigos.

Rápidamente nos acostumbraremos a hacer rebotar nuestras balas en las paredes para alcanzar a nuestros enemigos, calcularemos sin problemas el arco de caída de nuestro lanzagranadas y sabremos cómo tomar la mejor cobertura para evitar que nos eliminen. Nos acostumbraremos también a tener que retirarnos de una misión perdida, a aceptar la pérdida de agua de nuestra derrota y a combinar a la perfección a nuestros tripulantes según la misión a la que nos enfrentemos. Tendremos que acostumbrarnos también a pensar en vertical, algo muy raro en un título táctico por turnos, ya que al trabajar solo sobre 2D los ataques desde arriba y desde abajo se convierten en nuestro peor enemigo y tendremos que abandonar el pensamiento táctico de un título como XCOM para empezara a pensar como un Steambot.

El diseño artístico del título continúa la línea marcada por SteamWorldDig a través de cierta estética cartoon de los robots. El universo que nos rodea es una mezcla perfecta entre steampunk, western y ciencia ficción (en el fondo es Firefly pero con robots y eso no puede ser nunca malo). El diseño de cada uno de los personajes está cuidado hasta el más mínimo detalle y nos facilitará la comprensión de la mentalidad de nuestros tripulantes, su pasado y sus deseos. Los escenarios están cargados de metal, grasa, agujeros de bala y de decadencia durante nuestros primeros pasos en el borde exterior y cada nave que abordamos tiene un pequeño detalle que las diferencia de las demás y que nos ayuda a saber su función. Las naves de los seguidores de la Reina Roja (¡esos sucios sangre negra!) estarán cargadas de piezas de arte y de todo tipo de comodidades mientra que, por poner un ejemplo, nuestra pobre nave pirata parece al borde del desmantelamiento.

Hay que hablar de la música. Más que del apartado sonoro que cumple con lo que se le pide pero poco más, hay que hacer mención de su increíble banda sonora. El grupo Steam Powered Giraffe (los dioses de la música steampunk, para muchos) ha hecho la banda sonora del título e incluso los podremos ver en el juego tocando en los bares por los que paramos. En determinados momentos importantes de nuestro viaje como piratas espaciales podremos escuchar canciones completas de la banda cargadas de mucho vapor, revólveres, revoluciones y robots.

SteamWorld Heist no es una sorpresa, no lo es porque Image&Form ya había firmado un magnífico juego con SteamWorldDig, pero sí que es uno de los lanzamientos más potentes de la 3DS y sin lugar a dudas el más potente de 2015. Un juego de combate táctico en dos dimensiones que nos mantendrá pegados a nuestra portatil durante horas y horas, turno tras turno y disparo tras disparo. Es también un título que denota cariño y buen hacer por sus creadores. Un juego cargado de pequeños detalles y referencias del mundo del videojuego o del cine, una aventura espacial llena de humor pero también de complejos combates. Acompañaremos a Piper Faraday en una aventura que podría cambiar el destino de la Galaxia pero también la acompañaremos en la difícil tarea de conocer y comprender a su tripulación y cogeremos cariño a la panda de desarrapados pero adorables piratas que la acompaña. No podemos hacer más que esperar que el título funcione tan bien como su anterior entrega y que permita a Image&Form ahondar más en el universo que, engranaje a engranaje, están construyendo. [90]

Deja un comentario