The Banner Saga se defiende también en su versión para consolas

Hace aproximadamente dos años que The Banner Saga vio la luz. El título de Stoic Studio superó con creces su Kickstarter y se convirtió en uno de los títulos más esperados de los últimos años. La llegada del épico relato de fantasía nórdica no dejó a nadie indiferente y nos arrancó a todos las mejores palabras posibles.

The Banner Saga

El juego ha ido saltando a diferentes dispositivos móviles e incluso se ha atrevido con el mundo de los juegos de mesa. Todo estos pequeños pasos son el largo camino que la caravana de Stoic Studio debe recorrer para alcanzar el preciado descanso que supondrá la llegada al mercado de la continuación de su juego. Todo apunta a que la llegada del título a PS4 y Xbox One es el último alto en el camino antes de adentrarse en el frío páramo previo a la salida de The Banner Saga 2, el momento ideal para jugarlo por primera vez o volver a caer preso de sus encantos.

Para no alargarnos, y repetir las mismas palabras de amor que ya dedicara mi compañero Wiwo en el análisis del título para PC que hiciera hace ya un par de años, nos centraremos en las diferencias que presenta esta versión respecto a la de PC y para iOS. Lo primero que debemos dejar claro es que nos encontramos ante un port completo, nada se deja atrás aunque tampoco se añade ningún tipo de contenido nuevo al igual que en las versiones para móvil. La versión para nuestras consolas de sobremesa viene completamente traducida al español para todos aquellos con problemas con la lengua de Shakespeare (o, simplemente, que gustan de leer los subtítulos en nuestro idioma). Sin embargo, aquí debemos alzar la voz respecto a algunos ligeros fallos de traducción que encontraremos a lo largo del título. Si bien estos errores no son garrafales (no encontraremos ningún “Su fiesta te espera en el piso 2”) sí que nos saltarán a simple vista al encontrarnos con ellos.

The Banner Saga

Respecto a los controles en nuestra consola hay que dejar claro que The Banner Saga es un título que pertenece, claramente, al terreno de los ordenadores. Su sistema de combate táctico a la manera de títulos como XCOM o mi adorado Shadowrun, está pensado para el uso de ratón y teclado. Sin embargo, hoy en día los juegos buscan explotar al máximo sus ventanas de difusión y los port a diferentes plataformas son nuestro pan de cada día. Los chicos de Stoic lo hicieron perfectamente con su port para dispositivos móviles pero a la hora de trasladarlos a consolas no han podido dar más de sí los controles que nos otorga un mando. No es que el juego sea imposible de jugar ni mucho menos sino que nos encontraremos lidiando cada dos por tres con la cruceta y el stick a la hora de seleccionar personaje o acciones y, seguramente, en más de una ocasión demos alguna orden errónea. Por supuesto tarde o temprano nos haremos con el control pero siempre estaremos pendientes del mando a la hora de seleccionar nuestras acciones (por suerte los combates son por turnos estáticos no como en Satellite Reign).

En relación con las características de las consolas encontramos otro pequeño error en este port. El tamaño de los textos llega a ser minúsculo (en serio, minúsculo) lo que nos pondrá en más de un apuro o nos hará levantarnos del sofá cada dos por tres para leer algunas habilidades durante el combate. Parece que el tamaño de las fuentes se ha mantenido lo que sumado a la distancia a la que solemos jugar en consola (aquellos que lo hagan en un salón más o menos normal) hace que los textos en ocasiones sean verdaderamente difíciles de leer.

Por último, una pequeña puntillita, debemos decir que los tiempos de carga no parecen nada optimizados. Si bien esto también sucedía en PC choca mucho encontrar que su versión de consola tarda un buen puñado de segundos en cargar una simple imagen fija con una ligera animación de dos segundos para, de nuevo, cargar durante unos cuantos segundos el diálogo previo. No estamos ante los desesperantes tiempos de carga iniciales de Bloodborne pero sí será algo que nos choque y nos saque de los momentos más tensos al enlazarse tres o cuatro momentos así en una misma conversación.

El resto del título es perfecto como ya lo era para PC. Nos encontramos frente a una pequeña joya de la estrategia y el RPG europeo que no debe ser pasado por alto. Si no lo has jugado aun no dudes si lo encuentras paseando por la Store de tu consola de sobremesa y embárcate en uno de los viajes más intensos de los últimos años. Date prisa que la caravana pronto retomará el camino con The Banner Saga 2 y todo aquél que quede atrás será dejado atrás. [90]

  1. El de PS4 ya iba a ser mucho (ya me lo he pasado 3 veces en PC y una en iPad), pero si no… caía, jejeje.

    La versión de consola, obviamente, ya no la he probado. Una pena esos pequeños detallitos al hacer el port. Pero el que pueda pasarlos por alto va a disfrutar de un juegazo.

    Yo de momento seguiré esperando por la segunda parte, que ya la tengo comprada, a través de la campaña de Kickstarter del juego de mesa, que también he pillado. Sí, tanto me gustó el primero.

Deja un comentario