Wolfenstein: The New Order, salva el mundo de los nazis en tu PS4

Wolfenstein. Una palabra clave en este nuestro amado mundo del entretenimiento digital. Wolfenstein 3D puso las bases del “género rey” actualmente, los shooter en primer persona (FPS). id Software, con Carmack a la cabeza liberó la magia del movimiento tridimensional que después llevaron a la fama mundial títulos como Doom y Quake.

La saga Wolfenstein quedó relegada entonces, sacando varios títulos posteriores que no consiguieron levantar de nuevo su buen nombre. Hasta ahora…

Wolfenstein: The New Order

MachineGames lleva años trabajando en la vuelta a la saga que protagonizó en su momento William J. Blazkowicz y que vuelve para ser el eje central de este nuevo “The New Order“, donde se pone el punto de partida de la acción en una realidad paralela donde Alemania ganó la Segunda Guerra Mundial, invadió todo el mundo y se hizo con el poder total. Nuestro protagonista se unirá a la resistencia (obviamente, siempre hay una resistencia contra el poder establecido) e intentará por todos sus medios destruir el universo nazi que amenaza con llevar al planeta a la oscuridad total.

Wolfenstein: the New Order es, en pocas palabras, un FPS rabioso, sólido, robusto, divertido y lleno de detalles old-school. No reniega -ni debe hacerlo- de muchas de las mecánicas de hoy día (QTE´s, cinemáticas argumentales y espectaculares,…) que sacan partido de toda la potencia que pueden poner en pantalla las máquinas actuales, pero lo adereza todo con ciertos patrones que nos vuelven a llevar a los primeros días del “apunta y dispara” y que después desmenuzaré con más detalle. Hay que destacar, además, el gran trabajo artístico llevado a cabo por los grafistas y diseñadores de MachineGames con toda la imaginería y bestiario creado para “The New Order“, con una estética y estilo muy particular tanto en las armas como en los diseños de los edificios, robots y cyborg-animales creados para tal ocasión.

Me queda claro que MachineGames ha querido rendir homenaje a los primeros FPS de la historia en varios detalles: para empezar y el más llamativo hoy día, no hay modo Multijugador de ningún tipo, ni local ni online. Se han centrado totalmente en la Campaña que puede durar tranquilamente unas 20 horas sin meterse a realizar misiones secundarias más “light”, pero que añaden duración al juego. Personalmente lo considero una bofetada en la cara a toda la industria, en unos días donde un juego que no lleve consigo la palabra “multiplayer” parece que caerá en el olvido sin remisión. Se han centrado en dar una experiencia individual larga, variada, entretenida y con una historia más o menos elaborada (sin ser tampoco un modelo a seguir).

Tengo que dejar claro desde ya que la experiencia global de la aventura es excelente, pero siempre y cuando no pongamos el nivel de dificultad en Medio. Disfrutar The New Order en ese nivel es perderse cualquier atisbo de dificultad que podamos encontrar, ya que tanto la IA de los enemigos como la cantidad de ítems (entre botiquines, munición, armaduras, etc) nos pondrán todo en bandeja de plata. Empezar en nivel Difícil es lo suyo, donde aparte de menos objetos para recoger, una mejor puntería de los enemigos y menos resistencia por nuestra parte se nota una respuesta del ejército nazi a las situaciones menos prefijada, realizando ataques más elaborados (con aproximaciones laterales y mayor utilización de fuego a distancia con más granadas, por ejemplo, para que no podamos coger una posición ventajosa).

Wolfenstein: The New Order

Visualmente, The New Order muestra ciertos detalles que se agradecen y otros que indican que los desarrollos cross-gen que asolan estos días las máquinas de nueva generación no les sientan tan bien. En el lado positivo, los 60 fps constantes son bendición y prueba irrefutable de que todos los juegos de acción deberían mantener esa tasa de refresco. Por otro lado, los efectos de partículas, los entornos destruíbles en numerosos puntos (las coberturas se pueden destruir con los disparos, incluso los pilares de cemento) y ciertos efectos gráficos le dan empaque y vistosidad al juego. En el lado negativo, las texturas en los entornos a veces dejan bastante que desear por su baja resolución, los resultados faciales o ciertos fondos en los escenarios denotan las limitaciones que ha tenido MachineGames al desarrollar también para PS3 y Xbox 360.

Destacar en cuanto a diseño de la jugabilidad y mecánicas varias decisiones que le sientan como anillo al dedo: primero, los mapeados. Su creación, escala y posibilidades de desarrollo permiten poder acceder a un punto por varios trazados, y al mismo tiempo hacerlo de forma sigilosa (matando a los enemigos por la espalda o con un tiro en la cabeza con la pistola con silenciador) o en plan Rambo, armando todo el ruido posible. En muchas ocasiones es mejor utilizar las dos tácticas, primero para cargarse al oficial de la zona de forma silenciosa para que no pueda dar la voz de alarma y después acribillando a las tropas que estén en el nivel. Sus variadas opciones de ataque y el arsenal que poseemos nos permitirán divertirnos como queramos con cualquier apuesta ofensiva que intentemos, siempre y cuando hagamos las elecciones tácticas correctas en cuanto a armamento a utilizar en ese momento.

Wolfenstein: The New Order

Wolfenstein the New Order también pone en nuestra mano un factor exploración muy acusado, ya sea para recuperar salud con los medkits, armamento o armadura, o bien para recoger una multitud de ítems extra que nos permitirán descrifrar códigos enigma, ver diseños de personajes, recoger oro por los escenarios, y desbloquear secretos tan divertidos como memorables, incluso canciones de la EXCELENTE banda sonora. Además, en cada zona podremos recoger el mapa del escenario donde estarán marcados todos los elementos que nos falten por investigar. Finalmente, destacar ciertos final-bosses que encontraremos en varios momentos del juego que nos pondrán las cosas más difíciles, pero que son fases muy divertidas y que nos exprimirán de menos a más según pasa la aventura.

En este sentido, destacar la presencia de innumerables recortes de periódicos que hacen las veces de “narrador silencioso” de la historia que nuestro personaje no ha podido vivir mientras estaba recluído en el hospital, recuperándose de la primera misión del juego. Nos ha recordado mucho a la eficacia narrativa que consiguió “Bioshock” en su momento, pero en este caso para dar cohesión a lo logrado por el ejército nazi y sus influencias en hechos reconocibles por todos que nos muestran cómo habrían sido en ese universo de dominio teutón.

Wolfenstein: The New Order

La versión española se presenta con una localización al castellano realmente de gran nivel, con voces muy conseguidas y unas interpretaciones que, salvando alguna que otra en particular, consiguen meternos aún más en la historia. Como decía antes, la banda sonora también tiene un nivel altísimo, y los efectos de sonido acaban por dar una calidad brillante al juego en cuanto al apartado sonoro. Quizás los diálogos tienen un volumen algo más bajo que el resto de los FX, pero no son un hándicap reseñable y Bethesda ha conseguido realzar todavía más la calidad que posee este nuevo Wolfenstein.

En definitiva, estamos ante un juegazo. Brillante en las sensaciones con el pad en la mano, variado en cuanto a las formas de realizar las misiones, robusto en el gunplay, muy divertido en todo momento (quizás algo menos en las misiones secundarias, pero son eso: secundarias) y al que le lastra un poco un apartado gráfico a medio camino entre la pasada y la actual generación y una IA que se podría mejorar. Por lo demás, un disfrute para los más viejunos por la cantidad de guiños que posee, un aire de vieja escuela que se saborea con el pad en la mano, largo en su modo Historia, y qué coño, poder acabar de nuevo con el imperio nazi desde los ojos de Blazkowicz es un gustazo tremendo. Muy recomendable. [80]

  1. No sé si es porque llevo demasiado tiempo entre indies, entre juegos de plataformas y puzzles, pero este Wolfenstein ha sido como maná para mí.

    Llevaba meses buscando un FPS que me llenara tanto. Me gusta TODO, el buen equilibrio entre lo clásico y lo moderno, con las cinemáticas y los QTE justos para que no se te haga pesado.

    Las animaciones de usar cualquier elemento del entorno, recargar, ejecutar enemigos. El arsenal loco, la opción de llevar dos armas largas en cada mano.

    Vaya, me parece todo diversión y por ahora pocas pegas le puedo poner salvo el tema de tamaño en disco optimizado de aquella manera en PC y las texturas locas del idTech 5 que van un poco a lo suyo.

    Lo dicho, te he estado esperando mucho tiempo, The New Order :_)

    Gran texto Juantxi, para variar.

  2. Excelente análisis, como siempre es un lujo leerte aquí, y en cualquier sitio pero aquí más.

    Hace tiempo le sigo la pista y tenia claro el camino que cogía desde entonces. sin duda lo voy a jugar sí o sí.

  3. Lo pillare en ps4 mas adelante, cuando este a un precio mas razonable. En 360 me ha parecido un desastre a nivel de texturas, incluso en algunas ocasiones ni se cargaban. En fin, que me tocara esperar un tiempo para disfrutarlo en condiciones.

    Exelente analisis.

    pd. Lo de las voces por debajo de los fx/musica es algo endemico en los videojuegos.

  4. Pese a que me gusto mucho el juego, senti que no valian los 60 dolares que inverti en el, no porque no tengas un modo alternativo a la campaña, si no que pienso que con el increible, e ilimitado universo que se ha creado en este Wolfenstein, la historia fue muy pobre, lo termine en unas 9 o 10 horas en el nivel mas dificil, y solo el final me costo mas de hora y media, pero en conclusion supongo que ha sido el mejor juego FPS que he jugado en los ultimos 6 meses, sin congelamientos como en BF4 y sin soportar el constante Deja Vu de Call Of Duty.

  5. Pingback: Análisis de Watch Dogs para PS4

  6. De momento estoy jugando al Old School, y me está gustando mucho. El New Order ya lo tengo preparado también. Eso si, yo juego en el nivel de dificultad medio. No me parece excesivamente fácil.

Deja un comentario