Análisis del teclado DeathStalker 2012

Todo gran ratón necesita de un gran teclado para complementarse y alcanzar su cénit por eso, si ayer os traíamos el análisis del ratón DeathAdder 3500 hoy os traemos el de uno de sus parientes cercanos, el teclado DeathStalker 2012. ¿Será el que todo buen jugón necesita?

Lo primero que hay que mencionar de este periférico es que no se trata de un teclado mecánico, por lo que algunos puristas podrían no sentirse del todo cómodos con él. De todas maneras, el número de teclas que se pueden pulsar antes de que el teclado deje de detectarlas es tal que difícilmente notaremos esta salvedad salvo en el tacto del mismo, claro.

El punto positivo es que las teclas están distribuidas de forma cómoda, son bastante grandes y tienen un tacto cómodo a los dedos. Además su particular textura impide que nuestra yema se resbale de una tecla a otra, provocando accidentes inesperados.

Otra de sus bondades es la posibilidad de configurar su modo “gamer” en el cual podremos deshabilitar algunas teclas que en ocasiones pueden jugarnos una mala pasada, como, por ejemplo, la de salir al escritorio de Windows. Además de este modo, gracias al software de Razer (que una vez más tendremos que bajarnos de internet al no venir incluido en ningún disco) podremos configurar un montón de macros que harán que nuestra vida sea mucho más fácil, ya sea en los MMO, en los juegos de estrategia, en los menús de compra de Counter Strike o durante nuestro uso cotidiano con el propio Windows o la navegación a internet.

Aunque, en este último apartado, el teclado tiene un GRAN pero, y es que no cuenta con la distribución castellana de las letras, por lo que no veremos a nuestra querida ñ y algunas teclas no reflejan de forma exacta lo que ocurre al pulsarlas (evidentemente la ñ sigue estando ahí, aunque escondida en forma de símbolo). Esto es, para mí, un importante fallo que afea un teclado que por todo lo demás resulta excelente, aunque sí, como en mi caso, tenéis un ordenador única y exclusivamente para juegos al que vais a conectar el periférico quizás este detalle os resulte menos incómodo.

Para finalizar, tengo que hablaros de la retroiluminación del mismo, que únicamente se encuentra en color verde, por cierto. La verdad es que, que no se pueda cambiar de color a un servidor se la trae al pairo (con perdón) puesto que la posibilidad de regular la intensidad de la luz y la comodidad de ver el teclado con la luz completamente apagada superan al resto. Me parece una de los puntos más fuertes del teclado, superando a la retroiluminación del mío propio (que es el G110 de Logi).

Entonces, ¿debería comprarme el teclado? Buena retroiluminación, teclas grandes, tacto agradable, modo “gamer”, buenas posibilidades a la hora de agregar macros… yo diría, que si vas a jugar, este es tu teclado, aunque, si va a tener un uso distinto, que sepas que no cuenta con distribución castellana, por lo que quizás tengas que buscar a nuestra “ñ” un rato.

AKB_SQ003_default

Deja un comentario