Análisis: Rainbow Six Vegas (PSP)

ANÁLISIS REALIZADO PARA CANALJUEGOS

null

Acción táctica y estratégica en la ciudad de la lujuria, el vicio y los matrimonios rápidos que cabe en tu bolsillo. ¿Alguien da más?

Diseñado específicamente para PSP, Ubisoft nos trae una versión en miniatura de uno de sus grandes éxitos, Rainbow Six, y de su última incursión, en la ciudad de Las Vegas, que sirve para recordarnos cuán gran juego es en sus versiones de sobremesa y qué discreto ha sido el paso a la plataforma portátil. Mantiene el nombre y el punto de vista, pero el resultado está en la senda de la mediocridad por varios factores. Veámoslos…

Gráficos

Cuando introduces el UMD en tu PSP te quedas boquiabierto, anonadado, pensando, madre mía como se han currado las escenas de introducción. Una presentación exquisita, unos menús claros y bien diseñados y una introducción a las misiones que desde un punto de vista técnico y artístico es destacable. El equipo Rainbow entrando por la fuerza en uno de los casino de la ciudad de Grissom, destrozando tragaperras, asustando a los croupieres…

null

Lamentablemente, esa excelente primera impresión no hace sino recordarnos qué bueno es en Xbox 36, en PC y en PS3 y qué discreta ha sido la transición portátil. Porque fuera de las cinemáticas, Rainbow Six: Vegas en su versión PSP es muy limitado. El diseño de los escenarios poco tiene que ver con los espectaculares casinos repletos de sonidos y luces, ya que pasamos más tiempo en mansiones casi deshabitadas, paseando por angostos pasillos y encontrando, de forma esporádica, a un máximo de dos enemigos simultáneamente. El diseño, personalmente, me ha recordado algunos niveles de Counter Strike en su versión del año 2000.

Lo más destacable de todo serían el uso del visor nocturno y las animaciones de los enemigos, bastante creíbles, a pesar del tremendo fallo que supone el que cada vez que eliminamos a uno de ellos, el lector de UMD empiece a girar y haya un parón de un par de segundos antes de que el desafortunado terrorista dé con sus huesos en el cemento. Dicho esto, poco queda por decir del motor gráfico, bastante lento en resolver los escenarios y que nos ofrece una jugabilidad bastante pasiva, con una gran lentitud en los desplazamientos, transiciones y escenas de acción

Sonido

Si no fuera por la excelente traducción que nos ofrece la versión española del juego, no tendríamos nada que destacar en el apartado sonoro. Ni la música, que tiene un papel absolutamente secundario, ni los efectos de sonido, que mantienen el bajo nivel de toda la entrega, pueden ser destacables.

null

Jugabilidad

Rainbow Six Vegas tiene una estructura basada en misiones, con puntos intermedios de control, para hacer aún más fácil y corto el juego, que siguen una clara estructura: recibimos la misión, seleccionamos el equipamiento de los dos miembros del equipo Rainbow (ametralladoras, rifles, granadas, granadas de luz, pistolas…) y los dos miembros van por caminos diferentes. Por lo general, uno hace el trabajo de campo, abriendo puertas y exponiéndose en mayor grado; el otro cubre la retaguardia y/o va limpiando la zona con un rifle de francotirador.

La libertad que tenemos es nula, todo está perfectamente planificado y estructurado para que cuando un miembro del equipo encuentre una puerta cerrada, pasemos a controlar al otro que se encargará de cortar la corriente o pulsar el correspondiente interruptor. Trabajo en equipo. A nuestra disposición, además del amplio arsenal, la serie de gadgets típica de la saga como la ganzúa para abrir puertas o la minicámara que nos permite otear por debajo de las puertas.

El sistema de control es el típico de una consola de sobremesa pero traspasado a los limitados botones de una portátil. Así el movimiento se ejecuta con el stick analógico y lo que en un Halo o Killzone se controla con el stick de la derecha, en PSP se controla usando los botones de circulo, cuadrado, triangulo y equis, con los gatillos para disparar y fijar los blancos y la cruceta para abrir puertas o usar el equipamiento. Aunque es la solución más lógica para llevar un first person shooter a una portátil, el resultado es bastante incómodo y el movimiento de la vista es muy lento.

Podría pensarse que Rainbow Six es un juego de acción táctica, que hay que pensar y calcular los movimientos antes que ir a lo loco disparando. Tal afirmación podría ser cierta en máquinas no portátiles, pero la versión PSP es bastante limitada en ese aspecto. En primer lugar por la discretísima inteligencia artificial de los enemigos: su velocidad de reacción y su forma de apuntarnos hace que sea bastante sencillo progresar sin miramientos, actuando directamente. Haced la prueba. En lugar de apalancarnos detrás de una puerta, usar la minicámara, planificar la estrategia y actuar, basta con abrirla y ponernos a disparar: el resultado será el mismo, los enemigos caerán abatidos sin complicaciones. Y así se pierde la esencia de la saga, el espíritu de trabajo en equipo y de acción táctica y con él, el concepto del juego y su diversión.

El multijugador, aunque entretenido, es también muy limitado, únicamente con la posibilidad de disputar partidas deathmatch individual y por equipos. Puede resultar más entretenido que el juego en sí, pero la escasez de modalidades y mapas juega en su contra.

null

Conclusiones

No es cuestión de comparar versiones tan distintas para máquinas tan dispares como una PSP y una consola de nueva generación como PS3 o 360, pero si Ubisoft ha intentado transmitir el concepto de juego de Rainbow Six a la portátil de Sony no lo ha conseguido. El estilo de juego no se adapta bien ni a las capacidades de la máquina ni a sus posibilidades de control, lo que unido a los larguísimos tiempos de carga, a la baja IA de los enemigos y a su corta duración ofrece como resultado un título del montón que no merecería llevar el nombre de tan bien valorada franquicia.

A destacar

La traducción, perfecta, al castellano
Las secuencias de introducción

A mejorar

Los tiempos de carga y los parones tras acabar con un enemigo
Su duración, es un título muy corto
Comparándolo con su hermano de sobremesa, enlanguidece rápidamente
El sistema de control, muy lento por la ausencia de un stick analógico derecho

Deja un comentario