Análisis del ratón Razer Deathadder Chroma

Hoy os traemos un nuevo análisis dedicado a los amantes de los periféricos para PC: el ratón gaming Razer Deathadder Chroma. Como ya sabéis, la marca taiwanesa está actualizando sus periféricos a la serie Chroma, añadiendo la posibilidad de configurar y personalizar los leds de este ratón en 16,8 millones de colores. ¿Empezamos?

Razer deathadder Choma 10

Queremos darle las gracias a Razer España por dejarnos esta unidad de prueba para su análisis. Todos los productos analizados han sido devueltos a sus respectivos dueños.

Caja y accesorios

Empezamos por el packaging, o lo que es lo mismo, la caja y los accesorios que incluye el ratón Razer Deathadder Chroma. Para empezar, estamos frente a una caja idéntica en diseño a las que ya hemos visto en otros productos de Razer que hemos analizado en AKB, pero con la diferencia de que, esta vez, los materiales son menos “lujosos”. En el lateral podemos encontrar las especificaciones técnicas del ratón y los comentarios de dos jugadores profesionales como iNcontrolL y kennyS.

Razer deathadder chroma 14

En el momento que abrimos la caja nos encontramos el ratón perfectamente anclado en una base de plástico verde y con una cubierta transparente que evita todo movimiento del ratón dentro de la caja. Razer incluye el mismo sistema de instrucciones, pegatinas y garantía que en todos sus productos: minimalistas, pero al mismo tiempo funcionales y sin grandes “catálogos” que luego los usuarios ni miramos.

Si tenemos que encontrar una pega en la caja, sería el material de cartón que se ha usado y que, con el tiempo, se degrada por las esquinas y que, al final, terminará destrozado si somos de llevar nuestros periféricos con nosotros junto a nuestros portátiles.

El ratón Razer Deathadder

En el momento en el que abrimos la caja vemos un ratón bastante grande, para diestros, que se amolda como un guante a nuestra mano. Si analizamos los botones que incluye este ratón nos encontramos con: botón derecho, botón izquierda, rueda con botón, y los ya clásicos botones de avance y retroceso para el pulgar. Echamos mucho de menos un selector de DPI, ya que, como veremos más adelante, es un poco engorroso tener que entrar en el software para cambiar la sensibilidad del ratón.

Todo el tacto del ratón es agradable, las pulsaciones son rápidas y, tras largas horas de uso, no notaremos ningún tipo de carga en la muñeca -que ocasiona lesiones como túnel carpiano- por lo que, en este sentido, el Razer Deathadder Chroma cumple a la perfección. La superficie de plástico negro rugoso evita que nos sude la mano tras largas horas de uso y cuenta con dos superficies de goma en los laterales para mejorar el agarre.

En la parte inferior, Razer ha utilizado dos superficies superiores pequeñas de teflón y una inferior, bastante más grande, por lo que el ratón se deslizará a las mil maravillas. La durabilidad de esta superficie es bastante alta por lo que no tendremos que cambiarlas en mucho, mucho tiempo. El sensor, 4G y 10 000 DPI, está en la zona central del ratón y tiene una abertura pequeña, por lo que no debe ensuciarse demasiado.

El cable del ratón mide 2 metros y, como debe ser, es de mallado por lo que se podrá enrollar, mover, cruzar, etcétera, sin problemas de rotura de ningún tipo. El conector es USB 2.0 dorado, con una latencia de 1 milisegundo.

En características más básicas, el Razer Deathadder Chroma mide 127 (L) x 70 (AN) x 44 (AL) mm, para manos medias y tiene un peso mínimo, solo 105 gramos, sin posibilidad de pesos. El logotipo de Razer y la rueda del ratón se iluminan en 16.8 millones de colores y se configura con el programa Razer Synapse.

Pruebas y software

Vamos a ejecutar unas pruebas de reacción al ratón usando el programa Enotur Mouse Test y os vamos a enseñar el programa Razer Synapse con el que configuraremos todos los aspectos de nuestros Razer Deathadder Chroma.

Tenemos que decir que, tras un uso exhaustivo en multitud de juegos y programas no hemos encontrado ningún problema de uso, más allá del ya comentado con la ausencia de botones para configurar los DPI del ratón y el tacto gomoso de la rueda de ratón que no termina de agarrar del todo.

Hemos configurado el ratón en 1800 DPI ya que los 3500 que vienen de serie nos parecen una auténtica barbaridad y hemos realizado pruebas a 1800 DPI, 3500 DPI, 5000 DPI y 10 000 DPI con tasa de sondeo a 500 y 1000. Aquí tenéis los resultados.

Para configurar el ratón Razer Deathadder Chroma tendremos que utilizar el programa de la compañía Synapse. Es obligatorio hacernos una cuenta Razer para configurar el ratón y poder empezar a trastear con la configuración.

En la pestaña de rendimiento del ratón tendremos la posibilidad de cambiar la velocidad de DPI, de 100 a 10 000 DPI de 100 en 100, lo que nos da unas posibilidades increíbles para personalizar la velocidad a nuestro gusto. Además nos permite cambiar la velocidad de sondeo de nuestro ratón de 125 a 500 y 1000.

En la pestaña de iluminación, nos permitirá adecuar los leds del ratón a nuestros gustos y preferencias. Incluso si tenemos otros periféricos Razer de la serie Chroma, podremos configurar las luces para que todo se sincronice al mismo color o patrón de cambio.

Una de las cosas más curiosas que he encontrado en la configuración del Razer Deathadder Chroma ha sido la posibilidad de calibrar la alfombrilla o seleccionar una de las de la compañía, si la poseemos. Para calibrar la superficie, simplemente tendremos que deslizar el ratón de izquierda a derecha haciendo un zig zag mientras tenemos el botón izquierdo del ratón pulsado.

Conclusiones

El ratón Razer Deathadder Chroma es un ratón sobrio y elegante que aporta un toque de color con la posibilidad de personalizar la iluminación. Creo que la posibilidad de elección de tanto rango de DPI es acertada, pero al mismo tiempo excesiva: no veo el lugar en el que pongamos a funcionar el ratón a más de 6000 DPI, o por lo menos un usuario medio, no utilizará resoluciones mayores. Quizá un jugador si necesite precisión y velocidad, pero la falta de un botón para personalizar los DPI en la partida le resta muchos enteros al producto.

Es un ratón con una excelente ergonomía que nos permitirá usarlo durante horas sin ningún tipo de problema ni dolor, se agradece, como siempre, el cable mallado y la facilidad de configuración que da Razer Synapse. El precio del ratón ronda los 60 euros por lo que es un periférico caro, quizá demasiado para el diseño simple que tiene y que no tiene demasiados botones configurables, pero si buscas un ratón cómodo, sobrio a la vez que elegante y muy preciso, este Razer Deathadder Chroma puede ser una gran elección. Nota: 83

Sello de calidad AKB

  1. El otro día lo tuve en mis manos durante unos minutos en casa de un amigo y es una maravilla de ratón.

    En relación calidad/precio es de lo mejor que he podido probar en cuanto a ratones decentes se refiere (yo uso siempre el Logitech M90 y cuando se rompe me lo vuelvo a comprar, por 6 € es TOPE DE GAMA).

    • ¡Grande! Es un gran ratón y casi todo el mundo que lo tiene siempre vuelve a comprarlo cuando se le rompe.

      Yo uso en casa un G5 y para el portátil un RATZ3, pero tengo claro que mi próximo ratón sera este o un Naga Hex o Naga Epic.

  2. Razer, poco más que decir. Yo ahora tengo el Naga Hex y cuando se me rompa repetiré sin dudar con ellos.

    Los modelos gordos no son precisamente baratos, pero son muy pepinos, y además bonitos (que también hace mucho xD)

  3. Pingback: Synapse 2.0 Cloud Settings & Offline Mode | Razer 101 | DesignAsyst - good idea!

Deja un comentario