Le damos a Shutshimi, el Rambo acuático

Es verdad que la WiiU a veces deja que desear por su falta de grandes compañías que hagan juegos de notas por las nubes; pero si de algo puede presumir es de crear una red de pequeñas desarrolladoras como Neon Deity Games que hacen juegos llenos de amor y guiños como Shutshimique acaba de desembarcar en la gran N

Shutshimi

Shutshimi nos “cuenta” la historia de un pez que se tuvo que convertir en el defensor de su pueblo frente a ordas de especies invasoras; aunque por desgracia no se acordará de todos los detalles de su aventura. Nuestro acuático protagonista es una fusión entre el alzheimer de Dory de Buscando a Nemo, el envidiable estado físico de Arnold Schwarzenegger y el amor por todo tipo de arma de Rambo.

Gracias a los problemas de memoria de nuestro protagonista este shoot’em up se vuelve mucho más rápido, loco y divertido ya que las pantallas tanto de oleadas enemigos, que te deja un regusto de ser algo cortas, como las de comprar no duraran más de 10 segundos. Esto hará sobre todo a la hora de comprar que tengamos que tomar la decisión, no siempre la mejor, lo más rápido posible.

Además del timing del juego, los estramboticos enemigos tampoco ayudan a pensar que el juego sea medio normal. Tiburones con gafas de fiesta, calamares con sinuosos movimientos o incluso gatos en submarinos serán nuestro objetivo a batir a parte de los “Boss”. Jefes finales que nos encontraremos cada 5 oleadas enemigas y que como con los demás enemigos contamos con 10 segundos para derrotarlos -Sí acabas con ellos de primeras, te llevarás una recompensa de puntos-, de no ser así deberemos esperar otras 5 pantallas para volver a toparnos con ellos y esperar a matarlos del todo.

Y para acabar con ellos contaremos con unos power-ups más que random. Deberemos elegir cada vez que acabemos una pantalla entre 3 objetos que se dividen en objetos permanentes y de un solo uso. Estos power-ups pueden afectar a la mecánica de juego, al protagonista, los enemigos, a la pantalla o incluso a la velocidad de juego.

Entre los power-ups de un solo turno podemos encontrarnos con la pantalla o los controles invertidos, agujeros negros, hacernos invisibles, convertir la pantalla en un hinchable o que se aumente/reduzca la velocidad de disparo entre ellos. A estos se les puede combinar con los “permanente” o más bien aquellos que duran hasta que te hieren y donde encontraremos los cambios de armas, mejoras al personaje como hacerte enorme, rodearte de peces o incluso cambiar el estilismo de nuestro pez con los diferentes gorros o trajes.

Aunque parezca algo de añadido, los gorros son esa pequeña cosa que llena de amor videojueguil a Shutshimi puesto que transformaremos a nuestro protagonista en personajes del mundo geek como Goku con su melena rubia, Guille de Street Fighter. Pero no todos serán aspectos del personaje, también habrá objetos que modificarán la movilidad como un gato que nos hundirá o una foca -Más parecido a Falcor de La historia interminable- que se lanza a por los enemigos que tengamos encima.

Además estos gorros contarán con otro aspecto importante, por un lado serán objetos coleccionables con los que desbloquear recompensas y por otro lado -Como vemos y oímos en el vídeo- serán los responsables de cambiar el soundtrack que nos acompañe durante la aventura con el sombrero.

Todos estos cambios o mejoras solo nos ifluiran en los modos Guppy, Normal o Heartless donde nos enfrentaremos a las ordas enemigas y jefes finales con la dificultad como única diferencia -Número de vidas, la cantidad de enemigos y sobre todo el multiplicador de oleadas-. Donde no nos influirán estas mejoras será en Rush Boss donde nos enfrentaremos solo a los jefes finales a los que nos hayamos enfrentado en los modos anteriores.

Shutshimi

Por ello este minijuego de estilo retro, nos hará recordar a los míticos juegos de recreativa pero con un toque rocambolesco que viene como anillo al dedo a la WiiU y más para darle uso al Gamepad; ya que no hace falta más que su pequeña pantalla para merendarnos a los invasores en el adorable mundo de Shutshimi. [60]

Deja un comentario