Sonic Lost World para 3DS sabe a descafeinado

Si has tenido ocasión de leer mi análisis de Sonic Lost World para Wii U, habrás comprobado que estoy encantado con el juego. El resultado no ha podido ser más satisfactorio y a pesar de haber completado el modo historia, sigo rejugándolo para descubrir todos sus secretos y posibilidades.

Junto a la versión de sobremesa, he tenido ocasión de jugar también en profundidad a su versión para Nintendo 3DS, que es la que voy a analizar a continuación.

Sonic Lost World

Teniendo en cuenta las limitaciones a las que debe estar sujeta la portátil, es obvio que no nos vamos a encontrar con la espectacularidad de la que hace gala la entrega de Wii U. En vez de eso nos encontramos con un título más escueto, también muy divertido pero sin los elementos necesarios para que se convierta en uno de los grandes del catálogo de 3DS. Puesto que en el anterior análisis he contado prácticamente todos los aspectos de esta nueva entrega del erizo, pasaré a relataros las principales diferencias de la versión de la portátil con respecto a la de su hermana mayor.

Sonic Lost World

Los movimientos de Sonic son prácticamente idénticos, salvo el ataque teledirigido con patada, que en este caso dará un giro en el aire lanzando un campo de fuerza que aturde al enemigo. El Homing Attack, Spin Dash, salto doble y movimientos de parkour funcionan igual de bien y no hay mayor problema en la jugabilidad. También debemos pulsar el gatillo derecho si queremos correr más y dispondremos de la ayuda de nuestros amigos los Wisp, solo que aquí adquieren un mayor protagonismo. Mientras que en la versión de Wii U los Wisp eran un añadido interesante y en ocasiones su uso era un tanto anecdótico, en 3DS estarán presentes en casi todas las fases y el uso de estos poderes será crucial para avanzar en la aventura.

Sonic Lost World

Si el desarrollo de este nuevo Sonic es más lento, en la portátil tendrá un ritmo un poco más pausado. Los escenarios más grandes invitan a la exploración, pero no posee tantas rutas alternativas. El camino será más prefijado, tanto en los niveles tridimensionales como en los de desarrollo lateral. Si en Wii U éstos eran bonitos y espectaculares, aquí se ha perdido parte de dicha espectacularidad. Se podría decir que Sonic Lost World para Nintendo 3DS es un producto descafeinado con respecto a Wii U. La intención de los desarrolladores por plasmar las bondades de la versión mayor están presentes, pero muchas veces se queda en eso, en un intento.

Sonic Lost World

Los niveles de la portátil no tienen nada que ver con los de la consola de sobremesa. Se asemejan, pero no llegan al esplendor de éstos. Algunos de ellos, sobre todo los que se desarrollan en 2D, están poco inspirados, con algún que otro puzzle que no se entiende muy bien el porqué de incluirlos, volviéndose la mayoría de ellos un tanto fatídicos y cansinos. Otras fases, sin embargo, recuerdan a las de la época dorada de Megadrive, logrando mejorar el resultado. Cuando los superamos nos conceden unos materiales especiales con los que fabricar ítems interesantes que nos facilitarán las cosas, como vidas extra, anillos, escudos, etc.

Sonic Lost World

Esta versión también nos llega doblada con las cinemáticas de Wii U, solo que el archivo de vídeo llega reescalado y pierde definición, como es obvio. Los gráficos que ofrece no están nada mal, pero no llegan al nivel de títulos como Super Mario 3D Land o Luigi´s Mansion 2. El efecto 3D de la consola está bastante logrado y consigue sumergirnos en la partida. El doblaje al castellano, los efectos de sonido y las melodías son idénticos, de modo que poco más se puede contar sobre este apartado. La duración es muy parecida, solo que el grado de exigencia no es tan elevado. Los niveles son más sencillos y se pueden recolectar vidas extra con mayor facilidad, no sólo con las que nos encontremos desperdigadas por el escenario, sino también reuniendo 100 anillos de oro, algo que no sucede en la versión de Wii U.

Sonic Lost World para Nintendo 3DS no es un mal juego, por lo que se convierte en una opción recomendable siempre y cuando tengas “mono” de Sonic y no puedes hacerte con la entrega de sobremesa. Es entretenido, largo y lo suficientemente variado como para tenernos enganchados durante varias horas. Eso sí, no esperes encontrarte la versión de Wii U comprimida en un cartucho tan pequeño. En vez de eso te sugiero encarecidamente que te compres el juego para su hermana mayor. [70]

Deja un comentario