TES Legends: Héroes de Skyrim es de lo mejorcito del género

Héroes de Skyrim, la ansiada primera expansión de The Elder Scrolls Legends, el juego de cartas coleccionables de Bethesda, añade más de 150 cartas, nuevas mecánicas y eleva al juego a un nuevo y divertido nivel.

Quizá sea al único que le pasa, pero creo que Bethesda lleva estirando el éxito de Skyrim casi desde su lanzamiento, así que cuando vi en el E3 que la primera expansión de un juego que me había gustado tanto como es TES: Legends en su versión “clásica” y más tarde con “La Caída de la Hermandad Oscura” la verdad es que me sentí un poco decepcionado. Y toda esa decepción se esfumó cuando tuve las nuevas cartas en mis manos.

Quizá la novedad más destacada sean los dragones, que gracias a una serie de nuevas cartas existen posibilidades para abaratar su elevado coste de invocación y finalmente desatar su brutal poder. Algunos de ellos son genéricos, pero seguro que otros como Alduin o Paarthurnax te suenan.

Aunque sin duda la mecánica más emblemática son los gritos (que por cierto se pueden combinar con el Sangre de Dragón, una carta individual que facilita el uso de ellos) que alcanzan hasta tres niveles como en el juego original aumentando así el efecto que desencadenan, todo esto combinable con muchas otras cartas por supuesto. También se ha añadido la mecánica de “convertirse”, algo así como que transforma a tus criaturas en hombres lobos, obteniendo así beneficios una vez se ha quebrado una runa. Generalmente ganan algo de vida y de daño, haciéndose así más poderosos.

La mecánica de convertirse me ha parecido divertidísima

Vemos algunas caras conocidas, como Aela la cazadora o algunos de los Jarls y Thanes que conocimos en nuestra aventura, que llenarán junto a otros el roster de cartas legendarias y épicas. Aunque una de las novedades que más me han gustado ha sido la mecánica de “adivinación”; que te obliga a augurar qué carta vas a revelar para obtener beneficios… en definitiva, la expansión no desdeña para nada el nombre del que hace gala, y abarca Skyrim de una forma que ni veía venir. Es decir, tenemos desde los míticos Capas de la Tormenta hasta el Emperador de Tamriel, pasando por la Forja del Cielo o el Colegio de Hibernalia, por sorprendente que parezca, todo está ahí.

El enfrentamiento en los cielos es uno de los momentos más icónicos de Skyrim, y también está aquí

Pese a lograr ser un representante tan fiel de la quinta entrega de la saga principal (salvando las distancias, claro), me falla que no se haya añadido una campaña en la que poder jugar con las nuevas cartas a través de una historia que tratase la Guerra Civil o la persecución de los Dragones. La campaña fue excelente en la versión original del juego y también lo fue con la primera aventura, así que encuentro inexplicable que no se haya dotado a Héroes de Skyrim de un modo historia.

Las nuevas cartas son divertidísimas, tengo unas ganas increíbles de ver partidas de alto nivel con las posibilidades que se presentan ahora mismo. No me ha gustado, eso sí, que se haya vuelto a incluir una cantidad tan grande de Legendarias en proporción al resto del set, pues creo que perjudican especialmente al jugador Free To Play, pero tampoco son excesivamente poderosas como para percibir obligatoriedad alguna de comprar sobres.

The Elder Scrolls: Legends sigue siendo de lo mejor que hay en el género

Héroes de Skyrim es una expansión contundente, con un montón de nuevas cartas por conseguir que nos garantizan partidas cada vez más enrevesadas y divertidas, las nuevas mecánicas (especialmente la “conversión” y los dragones) encajan bien y ofrecen nuevas posibilidades. Aunque la expansión se ve ensombrecida por la ausencia de un Modo Campaña que consideraba icónico del juego.

Pero esto no empaña el hecho de que The Elder Scrolls: Legends es y sigue siendo (ahora más gracias a esta expansión) uno de los mejores y más divertidos juegos de cartas que he tenido el placer de jugar, y esperaré ansioso el próximo contenido.

Por último, una petición en la soledad de la montaña para que Bethesda deje Skyrim atrás de una vez, pues estoy seguro de que en Tamriel quedan muchas otras maravillas por descubrir. [90]

Este análisis ha sido facilitado gracias a un código con 60 sobres proporcionado por Bethesda.

  1. Desde luego cuando probé el juego en la beta ya era bastante interesante. Me alegra ver que ha progresado bien y que a Hearthstone le salen rivales.

Deja un comentario