Animación Japonesa: el Origen

Es vox populi entre los aficionados a las producciones de animación japonesas que Osamu Tezuka, del que ya hablamos en AKB, consolidó lo que hoy en día conocemos como anime. Pero, ¿y qué fue de la animación en los años anteriores a Tezuka? ¿cómo surgió?

En este artículo repasaremos estas cuestiones e incluiremos diversos detalles que creemos importantes para comprender la maravillosa animación japonesa y su producción. Al final del texto, ponemos a vuestra disposición la bibliografía académica y de investigación de la que se ha hecho uso para la redacción de este artículo.

Los orígenes del anime
momotaro

En primer lugar, debemos atender al significado de la palabra anime en sí misma. ¿De dónde proviene esta palabra? ¿Qué significa? Aunque hay diversas teorías – algunos autores como Manu Robles en Antología del Studio Ghibli (Dolmen, 2010) sugieren que la palabra proviene del término francés <<animé>>- todas coinciden en que el resultado final se debe a una larga evolución morfológica en la que se pasó por diversos términos hasta llegar a la forma de <<anime>>. Concretamente, el término que usamos en la actualidad se debe a la abreviación de <<animeeshon>>, que podríamos identificar como un calco semántico ‘a la japonesa’. (Gan, 2009). Lo que sí que está claro y ratificado por los investigadores, es que la raíz de la palabra proviene del verbo latino ‘animare‘ que significa, literalmente, dar vida. (Horno López, 2012)

Respecto al origen de la animación japonesa, los investigadores han fracasado varias veces en determinar una fecha concreta. Aunque, como ya hemos mencionado más arriba, Osamu Tezuka en 1963 asentara las bases de este arte tal y como lo conocemos hoy en día, con una estética que se heredaba del manga, Astroboy no fue la primera muestra de animación japonesa -ni muchísimo menos- siendo, sin embargo, la primera dividida en episodios de 30 minutos de duración. (Horno López, 2012)

Es muy difícil esclarecer cuál fue la primera serie fílmica de animación debido a que hay un buen número de títulos que podrían ser aspirantes a este puesto. Un ejemplo de ello es Shonen Sarutobi Sasuke, de Taiji Yabushita, anime que obtuvo un gran éxito en el país del Sol Naciente y que fue, junto a otras obras, inspiración e influencia para autores posteriores como Hayao Miyazaki. Otros ejemplos podrían ser Doodling Kitty (Toei Animation Co. Ltd., 1960) o Instant History (Otogi Production, 1961), entre otros. Tenemos que retroceder a 1945, año en que se puso a fin a una cruenta Segunda Guerra Mundial y año en que se exporta la primera animación con audio a los países occidentales: Momotaro umi no shinpei o Taro Melocotón, el guerrero divino de los mares de Mitsuyo Seo.

No obstante, parece evidente que haya que remontarse unos cuantos años atrás teniendo en cuenta que para realizar un largometraje era necesario experimentar, probar y equivocarse. Este año es 1917, fecha en la que comienzan a aparecer series de cortometrajes y se dan a conocer los primeros animadores nipones.

Sin embargo, en 2005, es decir, hace relativamente poco, se hace un descubrimiento arqueológico cinematográfico: una serie de fotogramas datada diez años antes a la animación más antigua conocida, La batalla del mono y el cangrejo (1917), en una casa de Kyoto. La película, cuyos autores se desconocen, fue titulada ‘katsudo sashin‘, es decir, fotografía en movimiento.

katsudo sashin

Pequeña muestra de los fotogramas encontrados en Kyoto, publicada en la revista japonesa Asashi (2005).

Por tanto, no sería sino este simpático marinero, el que se llevase el título a ‘anime más antiguo’, lo que además contravendría a la creencia popular – y también en el ámbito científico – de la hegemonía de los Estados Unidos en el campo de la animación.

Como conclusión, no podemos sino vislumbrar que la animación japonesa proviene de un largo proceso llevado a cabo a través del siglo XX y cuyas influencias se pueden apreciar hoy en día en animadores occidentales y en series tan conocidas como Ben 10, Código Lyoko o, sin ir más lejos, Hora de Aventuras, dejando patente que el legado japonés cultural traspasó las fronteras y ha conquistado prácticamente el mundo entero, llegando hasta nuestros días y con proyecciones de futuro.

Si queréis saber más acerca de la información aquí expuesta, os animo a que consultéis la bibliografía proporcionada a continuación, pues arroja datos y detalles muy interesantes acerca de la animación japonesa. En el próximo artículo, haremos un recorrido por la animación en otros países como Estados Unidos y Francia. Esperamos que hayáis disfrutado.

  • HUI GAN, Sheuo, 2009. “–To Be or Not to Be – Anime: The Controversy in Japan over the “Anime Label”, Animation Studies, Vol 4, pp. 35–43.
  • ASASHI JOURNAL, 2005. “People’s Daily Online”, Asashi Journal, Japón: Japanese Edition.
  • Horno López, Universitat Politècnica de València, 2012. “Controversia sobre el origen del anime. Una nueva perspectiva sobre el primer dibujo animado japonés”, Con A de Animación, Número 2, pp. 106-118
  • CLEMENTS, Jonathan, McCARTHY, Helen, 2001. The Anime Encyclopedia: A Guide to Japanese Animation Since 1917, Berkeley, California: Stone Bridge Press.
  1. Y tan clave o.o. Es increíble cómo una sola persona puede hacer evolucionar todo un campo. Me alegra que te haya gustado ^^.

    • Sobre todo hay una cosa que a Tezuka nadie puede reprocharle, al contrario que otros muchos autores ilustres que también se ha ganado un hueco en la historia de este arte, y es la variedad de sus obras.

      Ha tocado todos los palos y de todos los colores; un genio!

    • Y que a su vez Tezuka haya sido influenciado por Disney y desde entonces hasta nuestros días en el manga y animación japonesa.

  2. Creo que servidora llega un poco tarde, pero dejo constancia de que este artículo ha sido extraído y resumido de un trabajo redactado por Antonio Horno López para la Universidad de Granada. Al menos se agradece la labor de resumir, pero darse crédito de un trabajo ajeno es deleznable.

    Viendo el historial de la persona que ha realizado la redacción no pondré en duda la honorabilidad de esta página web, a la cual he llegado por casualidad. Pero espero que al menos se digne a reconocer que el trabajo no es suyo.

    Dejo nota del artículo original: https://conadeanimacion.blogs.upv.es/investigacion/controversia-sobre-el-origen-del-anime-una-nueva-perspectiva-sobre-el-primer-dibujo-animado-japones/

    • Estimada tostadora. Debajo del artículo viene la bibliografía que ha utilizado y entre ellas está la fuente que citas:

      Horno López, Universitat Politècnica de València, 2012. “Controversia sobre el origen del anime. Una nueva perspectiva sobre el primer dibujo animado japonés”, Con A de Animación, Número 2, pp. 106-118

      Un saludo.

  3. se te olvido un pequeñito detallito que es muy importantito ¿tu sabes quien fue el maestro de osamu tezuka en el campo de la animacion?
    por si no lo sabes es el maestro WAN LAIMING asi es sin el el concepto de anime jamas se le hubiera ocurrido a tezuka para crear en base a los parametros de animacion aprendidos por su mentor aplicando los parametros de animacion de walt disney lo que produce como resultado los parametros y canones de la animacion japonesa actual.

Deja un comentario