Columna ZG: Revisitando la Mansión de Luigi

Como jugadores nos sentimos atrapados ante lo oscuro. El uso de elemento venidos del más allá nos provoca un estado de satisfacción tal, que poco importa el origen de su maldición. Somos castigadores de muertos, irrespetuosos del pasado y maltrechadores de la paz y el descanso.

Nos hemos habituado a castigar cualquier forma de no vida y pese a que el género zombie, infectado o lo que sea, es el claro objetivo a vencer, seguimos teniendo especial amor por lo espectral y lo fantasmagórico.

Luigi's Mansion
La influencia dejada por el film de Ivan Reitman, con su obra Los Cazafantasmas (Gosthbusters; Ivan Reitman, 1984) marcó y de qué manera el modo de ver a estos espíritus. Si por aquel entonces muchos niños dormíamos condicionados por las imágenes fantasmales dejadas por El Resplandor (The Shining; Stanley Kubrick, 1980) o por la terrorífica Poltergeist (íd.; Tobe Hooper, 1982), todo síntoma de pavor se desvaneció al conocer al entrañable “Slimer”. La obra del cineasta siempre se caracterizó por su alta dosis de humor. Luego se sumaron otros como Casper (íd.; Brad Silberling, 1995), la pseudoterrorífica Agárrame esos fantasmas (The Frighteners, Peter Jackson, 1996) entre otras, siempre con permiso del magnífico y anterior Beetlejuice (íd.; Tim Burton, 1988) para descafeinar un género y hacerlo pivotar hacia lo cómico-burlesco.

Sin duda, juntar elementos como una mansión encantada y fantasmas es garantizar el éxito. Claros son los ejemplos de la saga Silent Hill o los inicios de Resident Evil (Biohazard, Capcom, 1996) de lo bien que llega a funcionar algo de terror encapsulado entre los pasillos y los secretos de un viejo hogar. Eso sí, plagados de seres venidos de otro mundo (o del inframundo directamente). Sin embargo, aquello que puede ser terrorífico si es vestido con una capa de edulcorante y se filtra con los elementos esenciales del mundo champiñón, no sólo parecerá una hermosa composición llena de colorido y divertido no-terror. Si no que hasta hace que parezca creíble y entretenido.

Si además, osamos equipar a nuestro personaje principal con un elemento tan peculiar como una aspiradora tenemos el encanto asegurado. Igualmente, si dicho personaje no es otro que el mismísimo Luigi la fórmula se retuerce hasta convertirse en una entrañable mezcolanza. Sí, Luigi’s Mansion (íd.; Nintendo E&D, 2001) todavía a día de hoy destila pura jugabilidad y diversión. Utilizando la misma fórmula que a Nintendo siempre le ha funcionado; fórmula que no es otra que la de introducir elementos reconocibles, mecánicas accesibles y situaciones realmente entretenidas. Y es que la empresa nipona, en ese sentido siempre lo ha tenido claro, sabe que hay elementos que funcionan, que bien mezclados hacen que el ese “souffllé” emulsione de tal modo que no se venga abajo. Y así, lo demuestran éxito tras éxito con cualquiera de sus apuestas donde Mario y sus incansables compañeros son los protagonistas de la historia.

A día de hoy muchos son los juegos que plantean retos, puzzles o acertijos de situación. Luigi’s Mansion lo tiene claro, hay que descubrir la manera de atrapar a cada fantasma. El ingenio nos lleva a querer torturar a todo ese divertido elenco de seres ectoplasmáticos que nada tienen que envidiar a el anteriormente citado Slimer. Pero, ¿y Mario? Seguramente la apuesta más arriesgada fue en su momento, poner al larguirucho de salto impreciso como héroe principal de la historia. Una apuesta bien acogida seguramente por todos los hermanos menores de la época, ya que verían como por un instante su papel se convertía en principal. Pasando a ser la Grettel destinada a salvar a su atrapado hermano Hansel. Finalmente, Mario necesita de nosotros, de hecho su vida depende de que podamos conseguir limpiar la mansión de toda vida fantasmal.

Luigi's Mansion
Y es que Luigi’s Mansion se completa ofreciendo al jugador detalles, momentos, situaciones y porque no decirlo retos que nos harán plantearnos si ante tal infantilizada apariencia no se esconde un videojuego mucho más adulto de lo que cabe esperar. Sin duda alguna, vale la pena recuperar aquellas viejas sensaciones ya alejadas de la ansiada Next-Gen para perderse por una Mansión encantada a grito de Mario con un aspirador y con un claro objetivo; ¡Dar caza a cualquier fantasma, por simpático que parezca!

Daniel del Olmo
@laocoont

  1. Antes que nada quiero dar las gracias a Zehngames y a todo su equipo por esta colaboración que inicia Laocoont. Un lujazo para AKB.

    Luigi’s Mansion en su momento me pareció un buen juego, con muy buenos acabados, pero no un juegazo. Eso sí, como la mayoría de títulos de Nintendo, es un super clase, un Laurent Blanc, un Zidane.

  2. Como seres humanos, sentimos un miedo primario ante la oscuridad. De la misma forma que manifestamos nuestros temores con la necesidad de deidades protectoras, llámense como se llamen según culturas. Figuras superiores, que realmente nos llevan a la Madre… al Padre.

    Sólo estábamos seguros en “el vientre”, como sólo éramos felices desde la inocencia. Llegar al “cole” y joderse dicha inocencia fue todo uno, jejeje.

    En fin, locuras de agosto.

    Interesante artículo y la reflexión. 😉

    Cuántos títulos son despreciados desde la ignorancia por su aspecto infantil… o por su look. Mentes abiertas, plis.

  3. Encantadisimo de leerte por aquí Daniel, y espero sea más a menudo.

    Gran visión de este título, un cartucho más a quemar de Nintendo y su compañía de fontanería, You know XD 😉

  4. Buenas,

    Es un placer dejar aquí un pequeño reducto de nuestra manera de ver el videojuego. Sin duda, y hablando ya de Luigi’s Mansion, es una joya de esas que uno descubre un día, de forma tardía y empieza a cuestionarse porqué narices no lo descubrió con anterioridad.

    Si quieren, podemos incluso dejar abierto el espacio al lector: ¿Cuál creen que debería ser el siguiente título a mencionar? Seguro que a Dani (@laocoont) le encanta la idea (y si no que no hubiese aceptado escribir) Adornen estas palabras con ruidos de latigazos y chasquidos…

    • A mi me gustaría un análisis a fondo del Football Manager, con una reflexión de hasta qué punto la simulación / complejidad pasan de convertirse en una dificultad a un aliciente.

  5. Gran reflexión! También creo que el poner como protagonista a Luigi fue un gran acierto, pues permitió darle una personalidad diferente que ya necesitaba para diferenciarse de Mario y dejar descansar a éste de todas las aventuras anteriores, y no le ha ido nada mal en todos estos años.

    La ambientación efectivamente se parecía más a la de películas como Cazafantasmas o Casper, que dan una sensación de comodidad en vez de miedo, y eso es algo bueno. Es otro tipo de género que funciona muy bien e ideal para todos los públicos. Fue un juegazo que si bien no llegó al nivel de otras joyas como Mario Sunshine (algo difícil, todo sea dicho) consiguió sentar las bases de una nueva IP basada en la exploración de una mansión, y no les salió nada mal la jugada en unos tiempos en los que Nintendo se mostraba más innovadora que nunca en materia de IPs (véase Pikmin o StarFox Adventures). No he tenido oportunidad de jugar a su secuela, pues soy un desafortunado no poseedor de una 3DS, así que me tendré que quedar con las ganas!

    Genial leeros por aquí, esperando más posts vuestros!

Deja un comentario