Aventuras y desventuras de un periodista de esto de los marcianitos 2: Nota Mental

Relato de ficción inspirado en algo parecido a la realidad

Richard, la estás cagando.
Ya lo sé, no hace falta que me lo digas.
Pero tio, cómo le puedes encasquetar un 7…
Es lo mismo de siempre, ya cansa. Mejor dicho, me lleva cansando 6 años.
No me refiero a eso, me refiero a que…
Ya sé a lo que te refieres.

La conciencia. Ese peligroso enemigo que casi todos llevamos dentro y que amenaza con tomar el control en el momento más inoportuno. Y no hay momento más inoportuno que a final de mes, cuando hay que pagar las facturas. Pero bueno, por una vez quería ser decente, quería ayudar realmente a la comunidad de jugadores, orientarles, informarles de verdad. Hacer el panoli, vamos.

El último encargo de la revista Videoadictos era el análisis de FIFA 2007. Y, para variar, decidí ser un poco honesto. Bueno, más que honesto, un poco más comedido que lo que pretendía de mi el director de la revista. “Está muy chulo el juego,” me suelta cuando le paso el análisis – seguro que ni lo había probado-“Otro sobresaliente como el año pasado, ¿No?” “Pues va a ser que no” – lameculos (nota mental). “Un 7. Es un notable, es una nota alta. Aunque lo suyo sería un 2, tampoco quiero abusar, no quiero parecer pedante, un listillo. Ya sabes, como esos que llevan gafas y leen el Muy Interesante Jejeje” (risa forzada para parecer simpático y quitarle hierro al asunto).

No hay presión de EA con las notas. No envían a asesinos a sueldos a liquidarte ni a romperte las piernas. No. Porque eso es ilegal. Hacen otras cosas más refinadas, más legales, como el retirar publicidad o dejar de enviar juegos. Vamos, lo mismo que todas las demás. La diferencia es que EA es la number one y claro, no es lo mismo que te deje de enviar juegos Planeta DeAgostini que que lo haga EA. O Ubi Soft. U otra de las grandes. Y en términos de publicidad las diferencias son mastodónticas.

A mi personalmente no tendría que afectarme esas presiones, el director de turno tendría que hacer de paraguas, pero normalmente es al revés, añaden más presión a la fórmula. “¿Cómo que pues va a ser que no? ¿Qué te piensas que es ésto, listillo, la gaceta universitaria de tu facultad? ¿Que nos alimentamos del aire? ¿Que te van a dar el Pulitzer? Richard, o le cambias la nota y le pones un 9 mínimo o se la cambio yo, pero así como está no sale publicado”. “OK” – bastardo vendido de mierda (nota mental) – Respiro profundamente, con resignación y con ganas de tomarme una caña. “Ponle un 9”.

Tampoco es que tuviera muchas esperanzas de ser el primer analista de prensa escrita que le pone menos de un sobresaliente a un FIFA, y menos en una revista cuya nota media en los análisis es superior al 8, pero bueno, al menos lo he intentado. Mi conciencia ha recibido su dosis de autoestima, yo podré pagar mis facturas, un PR de EA se ahorrará unas llamadas de móvil y Videoadictos seguirá teniendo publicidad de EA. Todos contentos. Total, por fortuna ya nadie hace caso a las revistas de videojuegos. Acabar la carrera para poder trabajar de algo que sirva para algo (nota mental).


Relatos anteriores:

  1. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de esto de los videojuegos 6 : Introducing Constantino at

  2. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de esto de los marcianitos 8: En busca de empleo | Akihabara Blues

  3. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de ésto de los videojuegos 10: Sobreviviendo a los egos | Akihabara Blues

  4. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de ésto de los marcianitos 11: Because the Night | Akihabara Blues

  5. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de ésto de los videojuegos 12: Mi primera vez | Akihabara Blues

  6. Pingback: Aventuras y desventuras de un periodista de ésto de los marcianitos 13: Jessica Chobot y yo… y el quinteto titular de Los Ángeles Lakers | Akihabara Blues

Deja un comentario