Bound deslumbra en sus animaciones, pero poco más

Bound entra por la vista y poco puedes hacer para evitarlo. La gente de Plastic, uno de los Santa Monica Studio, han creado un videojuego protagonizado por una chica cuyos movimientos son extraídos del ballet clásico. El resultado es espectacular a nivel de animaciones, pero los alicientes se acaban, IMO, ahí.

bound pasarela

Un elegantísimo principio

El principio de Bound es tan prometedor como inédito. Controlaremos a una mujer joven embarazada con la que recorreremos, paso a paso, una apacible playa, con un propósito indeterminado. El trayecto se verá interrumpido por vistazos a lo que parece un libro de dibujos protagonizados por unos, aparentemente, fantásticos personajes.

El paseo de la chica servirá de hilo conductor a diferentes incursiones/fases al mundo habitado por esos personajes, un mundo en el que encarnaremos al personaje femenino que baila ballet. Su objetivo será llegar al extremo de cada uno de los niveles, planteados a nivel de mecánicas como una suerte de fusión entre un plataformas ligero y un Walking Simulator. No habrá luchas ni puzles ni enrevesados recorridos, solo tendremos que mover a la extraña bailarina de un punto A a un punto B, estando los saltos como únicos desafíos.

Bound es amor a primera vista

La estética es muy potente, y su diseño parece provenir de títulos como Echochrome (SCE Japan Studios/Game Yaruoze, 2008), The Unfinished Swam (Giant Sparrow, 2012) (con el que comparte un argumento repleto de metáforas) e incluso Rez (Tetzuya Mizuguchi, 2001). Sin embargo todo palidece cuando se compara con las animaciones o, peor aún, cuando se pone de relieve que no existe una apuesta jugable como tal.

Nota: el siguiente es el tráiler de Bound para el E3 2016 combinado con el tema principal de la película El Piano (1993, Jane Campion). El trailer original es este.


Let’s Play completo de @abkristian:

Por desgracia, las inolvidables animaciones de bailarina de la protagonista de Bound no están justificadas en ningún momento más allá de ser el único reclamo para aventurarse en una aventura que nace sin duda de una buena idea pero que no acaba de llegar a ningún puerto. Hasta la historia, con potencial para crear un vínculo con el jugador, como el propio título del juego apunta, y conseguir que se implicara emocionalmente, es muy previsible y carente de punch, eliminando, en mi opinión, cualquier carga emocional de la secuencia final.[65]

Deja un comentario