Candidato GOTY 2014: Wasteland 2

Soy un acérrimo jugador de rol. Paranoia, Dungeons & Dragons, La Llamada de Cthulhu o Pathfinder me han regalado tardes y noches enteras de diversión con amigos y forjado lazos con desconocidos. Por eso Wasteland 2 es mi segundo candidato a GOTY 2014. Porque si algún videojuego se puede comparar a una partida de rol -junto a grandes como Fallout 3– es éste.

wasteland_3

Tras su exitosa financiación en Kickstarter, el equipo de inXile entertainment le dio calor a este RPG y el resultado, después de más de 80 horas de juego en el Yermo, me dejó sin palabras. Ya que, al igual que en cualquier partida de rol de mesa, lo importante no eres tú como personaje, sino el mundo, todo lo que bebes de él. La cantidad de opciones, detalles y situaciones que te rodean es tan brutal, tan apabullante, que te hace preguntarte qué se metieron en vena los guionistas y diseñadores de Wasteland 2. En serio, QUÉ.

Un ejemplo, para dejar claro de lo que hablo: empiezo el juego, “venga nene, como ranger del desierto tu deber es hacer cumplir la ley, tira”, vale, lo de siempre. Salgo al mapa. En una de las primeras misiones decido que eso de hablar se me está haciendo pesado y me lío a balazos contra medio pueblo. Unas horas más tarde, en otro punto del mapa, hablo con un comerciante. “¡Hijo de puta, tú eres el que mató a mi hermano!”, me grita. Mi cara es de “¿pero qué dice usted, buen hombre? deme mis balas y haya paz”. Entonces dice el nombre de su hermano, la ciudad donde murió y que me va a enviar al otro mundo. Recuerdo el tiroteo del pueblo. Entonces trago saliva y me digo “hostias, igual me pasé”.

Ahí es cuando me di cuenta de que Wasteland 2 está lleno de repercusiones a largo plazo y detalles, muchísimos, que sólo puedes apreciar con segundas partidas o un buen ojo a todo lo que te rodea.

wasteland_2

Conforme pasas tiempo en ese post-apocalíptico mundo vas cogiendo cariño a tus personajes, te montas auténticas historias acerca de ese mundo despiadado que es el Yermo, porque el juego te lo permite: evoca. Al final te vas creyendo eso de ser un puñetero ranger, la ley del desierto, el Clint Eastwood de Arizona. Y, sobre todo, te das cuenta de que es un gran juego cuando terminas, ves los créditos y dices: bueno, ¿y ahora a qué?

Por todo eso Wasteland 2 es un merecido candidato a GOTY 2014, un juego que no ha resaltado mucho en el mercado actual, ante títulos más comerciales o asequibles. Porque, eso sí, cuando he dicho que Wasteland 2 se acerca mucho al rol, también quería decir que tiene líneas y líneas y líneas de diálogo, decisiones y detalles que pueden echar atrás a más de uno. Sin embargo, si a ti te va eso de leerte las más de 300 páginas del Manual del Jugador de D&D, y lo disfrutas, dale una oportunidad a este Wasteland 2. No tendrás que lanzar dados de veinte caras, pero te sentirás como si lo hicieras, seguro.

wasteland_1

Deja un comentario