Tomando el control de la Next-gen

El debate mira a otro lado, un lado lógico centrado en los gráficos, las resoluciones y los frames por segundos. Como la buena comida, para que algo nos guste primero tiene que entrarnos por los ojos. Analizamos las capturas de juegos al milímetro, si en una versión se le ven más pelos en el brazo al protagonista ya tenemos ganador. Pero ¿qué hay de la experiencia? ¿Es que nadie va a pensar en los niños?

Stand de Driveclub en la Madrid Games Week

Driveclub tiene pinta de GOTY

Voy a ser claro, un servidor viene de Xbox 360 con más de 7 años usando el mismo mando. Las veces que he usado el mando de PS3, que no han sido pocas, han sido experiencias frustrantes, incómodas y, en ocasiones, hasta dolorosas. Todo el mundo parece estar de acuerdo en la ergonomía del mando de Xbox y muchos esperaban que los de Sony tomaran nota para la Next Gen. Y lo han hecho, aunque a medias.

La primera sensación al agarrar el mando de PS4 es sorprendentemente buena, y lo inauguré probando NBA 2K14. Esto es como llegar a la disco (¿se dice disco? no estoy en la onda, coleguis) y ligarte a la más guapa. El mando, en general, es mucho más cómodo gracias a la mejora de los joysticks, gatillos, su forma y la textura del plastiquete, que es muy agradable. Pese a todo, sigo sin encontrar lógica la posición del joystick izquierdo y los gatillos terminan resbalando, algo que se le criticó mucho al Dualshock de PS3.

Con el touchpad táctil del centro me quedé un poco igual porque apenas algún juego le daba uso. Sólo recuerdo Assasins Creed IV en el que, si clicabas, podías ver el mapa y moverte por él. Ninguna sorpresa. Tampoco termino de encontrarle el sentido a la luz trasera del mando. Cambiaba de color si, por ejemplo, te disparaban (del verde al rojo) pero en zonas oscuras del juegos se veía la luz reflejada en la pantalla. Jodido.

Killzone Shadow Fall en la Madrid Games Week

Killzone Shadow Fall LO PETA.

En el stand de Xbox One la sensación fue completamente distinta. Agarré el mando y todo era bastante familiar, osea, BIEN. No ví las 250 mejoras que dijeron haber implementado en esta revisión respecto al de 360, pero todo sigue estando en su sitio. Y es un alivio. Por decir algo negativo, al terminar de jugar dos partidos de FIFA el mando estaba empapado de sudor, cosa que con el mando de PS4 no pasaba, o no pasaba tanto. Luego está la vibración de los gatillos que no logré atisbar (observar para los de la LOGSE) pero los que la han probado dicen que está requetebién. Yo me fío.

Stand de Xbox One en la Madrid Games Week

Sujeto 2 gozándolo todo con la vibración de los gatillos

Para los que quieren carnaza, les traigo un kilo de jamón del bueno. Efectivamente, lo que vi de PS4 parecía más Next-Gen que lo que pude jugar en Xbox One. Incluso los juegos multis lucían más en la primera que en la segunda. Aunque el único que logró sorprenderme realmente, llegando a soltar el mando para disfrutar de lo que estaba viendo, fue NBA 2K14. Un paso gigantesco entre generaciones que deja con la boca abierta, con un nivel de detalle aterrador.

Tirando de exclusivos, Killzone Shadow Fall luce a un grandísimo nivel, y Knack a uno pequeñísimo. Tremenda decepción del juego que, se supone, sirve para mostrar las capacidades de la consola. Muy pobre en detalle y no le encontré la gracia, aunque tampoco la busqué demasiado. En cuanto a los exclusivos de Xbox One, Ryse tenía cositas interesantes pero no llegaba a sorprender (nos confirmaron que corría a 900p y 30fps) y Dead Rising 3, con más acierto, mostraba las bondades de la consola en un juego que promete ser muy, muy divertido.

Stand de The Sims 4 en la Madrid Games Week

Dead Risims

Como véis, estoy pasando MUCHO de hablaros de los juegos en detalle porque eso tocará mañana. Las conclusiones de un día jugando a la Next-Gen son que no se pueden sacar conclusiones en un solo día jugando a la Next-Gen. Al final todo se resumen en gustos y juegos exclusivos, que inclinarán la balanza a favor de una u otra con el paso del tiempo. Ambas experiencias son muy buenas y dotan de ese aire renovado a una generación de videojuegos que ya no daba mucho más de sí.

Si queréis leer un poco más de mi visita al Madrid Games Week, podéis leer la entrada que escribí ayer sobre la feria. También, podéis ir al IFEMA hasta el domingo (corred, porque quedan poquitas entradas) y así no reserváis las consolas a lo loco, que os veo muy lanzados. No os dejéis influir por lo que digamos (nosotros u otras webs, pero sobre todo yo) y probad las consolas. Estoy seguro que más de uno cambiaría de opinión.

Babes en la Madrid Games Week

Os cuelo esta foto aquí porque sí

    • Gracias Sendoh por tu comentario. Intento hacerlo lo mejor posible, alejándome un poco de lo que se pueda leer en otros sitios (menos tecnicismos, y algo más de cachondeo). Si a ti te ha gustado me quedo más tranquilo.

  1. Esa foto del DRIVECLUB me ha entretenido más de la cuenta.

    Otra vez, ponedla al final del artículo, para leer primero y babear despues xDDD

    ¡Gracias por tus impresiones! Aqui en Tarragona nos tenemos que conformar con probar el KNACK y el FIFA 14 en PS4, y gracias – aun no hay ningun stand de XBOX ONE en ninguna tienda, y eso que sale a la venta antes.

Deja un comentario