[De cómo prepararse para cubrir un gran evento] Manual de entrevistas a VIPs de la Industria

Si Harry Potter va a tener una enciclopedia oficial para que todo friki de la serie pueda perder aún más el tiempo documentarse apropiadamente, en AB vamos a intentar, con la mente puesta en Leipzig, preparar una serie de documentos de incalculable valor con los que hasta el último becario canjeable por un microondas pueda quedar como un rey en una entrevista face to face con VIPS como Peter Molyneux, Tetzuya Mizuguchi, Emilio Aragón o Shigeru Miyamoto, o, si se da el caso, con don Perfecto Desconocido. Desconocido para ti, claro…


El de la izquierda ni me suena y el de la derecha es el del super mario, ¿No?



Lo primero y más importante, recuerda ésto: Para ellos, grábatelo a fuego,eres una mierda. Y no sólo eso: Tienes el poder de, eventualmente, enmierdarlos a ellos. Así que muéstrate humilde en todo momento, sumiso, con una actitud casi reverencial durante toda la entrevista, inevitablemente culminándola con una foto abrazado al VIP de turno. Sí, debe pensar el Very Important Pipiolo, “le estoy dando a este periodista mitja merda su momento de gloria. Que no la cague.”.

Empecemos por las ruedas de prensa. Estas pseudo entrevistas en grupo suelen dejarte la sensación de que realmente te has dejado las mejores preguntas en la guantera. Mal hecho. Aquí no habrá segundas oportunidades, o, como ha aprendido Boron, “Realizar una pregunta de calentamiento para luego ya soltar la buena”. Dispara con todo lo que tengas de buenas a primeras o más que posiblemente no tengas oportunidad de hacerlo más adelante. Avisados estáis.

Aunque pueda parecerlo, las entrevistas más complicadas son las que se realizan a las auténticas vacas sagradas de la Industria. Y es que el hecho de conocerte de pé a pá hasta el día en el que se convirtieron en unos vendidos lanzaron sus primeros grandes éxitos no te servirá para estar preparado, necesariamente, para formular las preguntas correctas. Primero ten claro que estos monstruos tienen mucha más experiencia que tú, que yo y que Jessica Chobot. Bueno, no tanta. O igual sí. La cuestión es que sólo te van a soltar el titular que ellos quieran soltarte. Así que te recomiendo que, si por aquellos devenires del destino, consigues un slot para entrevistar al megavip Kojima o te encuentras en el lavabo, como me pasó a mi, a Shigeru Miyamoto, suéltale la pregunta más vaga que se te ocurra y deja que ocurra la magia. Como en una primera cita, si hay chispa la bomba explotará. Y sino siempre podrás decir que tienes el único Super Mario 64 firmado por Miyamoto en un lavabo público.

Nunca, repito, nunca te ensarces en algo que remotamente pueda ser considerado como una disputa argumental. Estás ahí porque el VIP quiere, no lo olvides nunca. Un rápido chasqueo de dedos y un par de matones te pondrán de patitas en la calle. Y créeme, si te niegan la entrada a un evento cuando aún quedan varios días para que finalice te vas a sentir muy idiota. Haz tu pregunta con el máximo de respeto y acepta lo que te respondan, aunque sea algo que no tiene que ver ni remotamente con lo que le has preguntado. En el E3 2005 tuve la posibilidad de cobertura de la de Microsoft. En fin, cosas del Hype.

Para acabar, y siguiendo con la linea de peloteo a discreción, un consejo: Por activa o por pasiva, sin comerlo ni beberlo, puede que acabes más o menos de rebote hablando con alguien que o bien no sabes de qué va su juego o, en el peor de los casos, no sabes ni quién es. Lo más importante: No te descubras. Habla en plan generalista, no concretes, es más, hazle hablar a él lo máximo posible y toma notas en tiempo real para formular venideras preguntas. Lo más importante: Hacerle sentir que le admiras profundamente, aunque ni tengas ni repajotera idea de qué va su juego. Aquí también os puedo citar una experiencia personal, mi entrevista al megalómano Mark Ecko, modisto hiphopero y creador de Getting Up, un juego que no tenía ni idea de qué iba en el momento de realizar la entrevista. Por cierto, indispensable pillar al RRPP de turno y preguntarle sutilmente todos los detalles anecdóticos que no has podido deducir de la entrevista, como por ejemplo cómo se llamaba el sujeto con el que has estado hablando durante los últimos 10 minutos. La fórmula de soltar un espontaneo “Este tio es un genio” al RRPP más cercano suele tener rápida respuesta en forma de soliloquio de datos más o menos ciertos sobre el pipiolo entrevistado.

En fin, estos son mis humildes consejos. Espero que os sean de utilidad y consigáis volver con la moral más o menos intacta del evento, feria o presentación próxima a la que acudáis con toda la ilusión del mundo. Recordadlo bien: Los VIP sólo quieren vuestro amor, no compartir vuestras penas. A no ser, claro, que el VIP sea David Jaffe

  1. Toma consejazos X-D. Creo que en una “situación límite” de ese calibre, lo peor es que pierdas los nervios y se te note. Imagino que tiene que ser de un estrés considerable verse cara a cara con un posible ídolo de la infancia, o peor aún y como bien dices, con alguien que debería ser ídolo pero que no tienes ni Z idea de quien es X-D.

  2. Muy bien explicado la verdad, algo que ya hemos aprendido nosotros por nuestra carrera universitaria.

    El peor trago se pasa en las ruedas de prensa, porque como la cagues con la pregunta será sel hazmereir de los medios

  3. Joder, las vueltas que dá el mundo 😛
    Esa entrevista que le hiciste al genio de Mizuguchi, la enlacé yo en SEGArcadia. 😉 Si llego a saber en que acabaría convirtiéndose el entrevistador, te hubiera hecho un poco “la pelota” XDD: “La mejor entrevista a Mizuguchi… ese tal Cristian llegará lejos”

  4. [quote comment=”126156″]Joder, las vueltas que dá el mundo 😛
    Esa entrevista que le hiciste al genio de Mizuguchi, la enlacé yo en SEGArcadia. 😉 Si llego a saber en que acabaría convirtiéndose el entrevistador, te hubiera hecho un poco “la pelota” XDD: “La mejor entrevista a Mizuguchi… ese tal Cristian llegará lejos”[/quote]

    Qué casualidad jejej No tengo yo muy clara que mi evolución haya sido hacia delante XDDD

Deja un comentario