Dragon's Dogma, un Monster Hunter muy Skyrim

Las primeras sensaciones con Dragon’s Dogma son buenas. Si has jugado a algún Monster Hunter, se podría decir que este es una mezcla entre la exitosa serie de Capcom y Skyrim, ese maravilloso juego que sigue estando en boca de todos.

Nota: Estas impresiones son posibles gracias a Microsoft, por cedernos una unidad Xbox 360 Debug y a Koch Media, por enviarnos la beta de Dragon’s Dogma. Muchas gracias a las dos.

Para empezar, comparto un trailer del juego que incluye buena parte de su presentación y prólogo, así como el tema central, que aunque tiene un rollo JPOP muy molón, creo que no pega demasiado ni con la estética ni temática de Dragon’s Dogma.

Dragon’s Dogma desborda acción por los cuatro costados. Y acción a saco, los combates son a muerte, con muchos personajes, nada que ver con el tono pausado de Skyrim. Es por ello que contaremos desde el primer momento de la ayuda de hasta 3 personajes secundarios que nos acompañarán en la aventura de forma simultánea y que nos ayudarán gracias a una de las mejores IA que recuerdo en un videojuego. Y nos hará falta que sean espabilados, créeme. Es por ello que un factor importante será el escoger bien la clase de cada uno para formar un equipo equilibrado. Destacar que tanto el protagonista como el acólito principal podrán cambiar de clase una vez consigan el número suficiente de puntos de afinidad con su clase durante los combates y misiones. Cosas como el ataque combinado mediante el cuál podréis agarrar a un enemigo para que venga uno de vuestros secuaces a darle hasta en el carné de identidad, al más puro estilo Final Fight, no están de cara a la galería.

Estos personajes los reclutaremos en un portal interdimensional y podremos compartirlos a través de Xbox Live, beneficiándonos de sus aumentos de experiencia con otros jugadores. Y es que este Dragon’s Dogma se decanta más por las clases cerradas que por personajes que evolucionen con especialidades mixtas, como en Skyrim. Al subir de nivel podremos, en lugares concretos, escoger qué habilidades de nuestra clase queremos desbloquear y asignar a nuestro personaje. Además, con los puntos de afinidad. Por cierto, debido a la dificultad del juego, aquí hay que subir de nivel para conseguir superar muchas de las misiones secundarias – incluso las principales – que se nos irán ofreciendo. Es decir, el avance en el argumento no estará sincronizado con la dificultad de las misiones. O eso o Dragon’s Dogma es un juego muy, muy difícil.

Dragon’s Dogma no es un juego fácil y es por ello que hay que agradecer que se pueda salvar la partida en cualquier momento, siempre que no estés inmerso en un combate. Eso sí, hay que tener en cuenta que únicamente hay un slot para hacerlo – al menos en la versión beta que he podido jugar -, así que ten cuidado en qué situación te encuentras.

Otro factor que afecta a la jugabilidad es el paso de día a la noche. Olvídate eso de pasear a cualquier hora, contando con que las estrellas y la luna nos ilumine el camino. Aquí la noche será más cerrada que si te encierras en un armario. Y ya te puedo adelantar que el tener unos cuantos ladrones y asesinos disparándote flechas escondidos desde lo alto de una roca o el escuchar el gruñido de una manada de lobos y, acto seguido, cómo corren para atacar, sin que tú los veas, es jugarte el morir a los próximos segundos. Hay lámparas que puedes usar, sí, pero su alcance es limitado, así que yo que tú pasaría las noches en algún lugar seguro.

Gráficamente Dragon’s Dogma no brilla demasiado, pero destacaría el hecho de que el mapa es muy grande y está lleno de vida. Las animaciones son muy rápidas y los combates están muy bien resueltos – se nota que es hijo de su padre. Las proporciones y distribuciones de material no tienen ese toque realista de Skyrim – no hay que hacer un viaje de varios minutos para ir de pueblo a pueblo. Comentar como anécdota que podremos realizar capturas y enviarlas a Facebook directamente desde el propio juego.

Si no te acercaste a Skyrim porque el rollo RPG te tiraba para atrás, pero echaste de menos poder explorar un mundo mágico, vasto y repleto de secretos, Dragon’s Dogma promete ser tu juego. Acción a tope, misiones que son un reto complicado pero no imposible y un montón de lugares a explorar, habilidades a desbloquear y armas a utilizar convierten al juego de Capcom en una de las primeras sorpresas del año.

  1. Pingback: La demo de Dragon's Dogma para PS3 y Xbox 360, ya disponible

  2. Pingback: Los Pawns de Dragon's Dogma

  3. Pingback: Opinión sobre los DLCs incluidos en disco

Deja un comentario