El fútbol ya no es lo que era

Algo se ha perdido por el camino. Algo no me cuadra. Casi parece que el género vaya hacia atrás como un cangrejo. Más allá de las buenas sensaciones que me dio PES 2012 en la Gamescom y de que FIFA 2012 ha pulido un poco más la fórmula que le ha aupado al trono de los juegos de balompie, ninguno de los dos se sigue pudiendo comparar a juegos que salieron hace más de 6 años para PlayStation 2.


Esta reflexión/lamento en voz alta, que asumo suena a abuelo vigilante de obras o de currante con un par de cervezas arreglando el mundo a las 20 de la tarde entre semana, es extrapolable a esta corriente de remakes que no aportan nada más que unos gráficos en HD no tan rehechos como alguno querría. Me refiero a los ICO, Shadow of the Colossus, God of War y Resident Evil, cuyos respectivos responsables han tenido a bien hacernos pasar de nuevo por la caja registradora con la cantinela de Los juegos ya no son lo que eran.

Las HD, la captura de movimiento de superestrellas, las bandas sonoras a lo Máquina Total y los innumerables modos de juego están ahí, eso no se puede negar. Y, sin embargo, yo lo daría todo por volver a sentir lo que un juego del 2006 me sigue ofreciendo, día a día. Aunque sea controlando a Ronaldinho y no a Alexis Sánchez.

No se puede esconder la evidencia: que las sensaciones que los PES clásicos proporcionan siguen siendo inigualables. Si quieres podemos hablar de que el último PES es, por fin, potable y que FIFA sigue refinando un sistema de juego de muchos kilates, pero eso no quita que sigamos estando muy lejos de algo que ya teníamos. ¿Eso es avanzar? ¿Eso es Next-Gen? ¿Qué me estoy perdiendo?

Foto de cabecera | weg!
Vídeo | Anuncio Audi A4 por DDB, localizado por Norritt

  1. Chapeau, por fin alguien ha dicho con palabras lo que siento…
    Se agradecen tantos revivals pero eso no hace más que dejar en evidencia que los juegos de hoy día no son tan buenos y novedosos como lo eran en aquella época, nosotros los vemos cómo “pasables” y sacan aún más juegos revival, haciendo que el pez se muerda la cola once again.

  2. Es cierto que muchas de las sensaciones de antaño se han perdido. Esta generación ha sido tan espectacular en lo técnico que no hemos visto del todo mal la repetición consecutiva de un mismo tipo de jugabilidad genérica, mientras en la generación pasada todo era más simple. Aún con ello, no me extrañaría que a cinco años vista volviéramos a tener ese sentimiento respecto a lo que jugamos hoy. Como gamers, nos puede el corazón y la nostalgia…

    • Ojalá se repitiera la jugabilidad de la pasada generación. Pero Seabass es un cabezón, me lo dijo clarito hace 2 años en la Gamescom: “No quiero hacer el mismo juego”. Lo peor es que lo decía como si la gente se lo exigiera.

  3. Creo que cada vez se apuesta más por la espectacularidad y menos por la jugabilidad; tenemos muchos ejemplos y no solo en los simuladores de fútbol durante esta generación.

    ¿Donde esta esa jugabilidad del PES 6? ¿Y las historias sublimes de los J-RPG, los rompecabezas de las aventuras gráficas el auténtico terror de los survival-horror que más bien se deberían llamar ya survival-shooter?

    Como pasa en todas las artes,es algo cíclico y puede que dentro de unos años las compañías vuelvan a fijarse en lo que importa de un videojuego: su diversión y su jugabilidad

    • 100% de acuerdo.

      Y no dudes en que volverán a fijarse y a tomar como referencia las raices. El tema gráfico ayuda, pero anteponerlo a la jugabilidad es sencillamente una necedad. Lo importante de un juego es la diversión, como bien dices, no que lo que sale en pantalla sea tan real que ésta parezca más una ventana.

      Ya hace un tiempo que está sucediendo que mucha gente está(mos) hasta el gorro de que sólo se fijen en los gráficos, de que los juegos salgan a medio hacer… con actualizaciones constantes y DLC’s que son parte del original y nos venden como extras (no en todos los casos, que Rockstar, por ejemplo, lo borda con los DLC’s), de secuelas que son refritos del mismo juego (desgraciadamente no abundan los casos como el de la saga AC que se supera, y de largo, en cada entrega), de clasicazos que ya aburren (como los FF, los Silent,etc…), de que muchos títulos se reduzcan a pumpum y placaplaca sin nada ‘chicha’ a modo de historia y/o personajes profundos y currados, etc, etc, etc…

      Siempre he dicho que, en líneas generales, en 1990 el mundo se fue a la mierda. Y de ahí que desde hace un tiempo se venga mirando hacia atrás y se estén recuperando las series (especialmente las infantiles), los programas (o formatos), las pelis (o el estilo), la música, y todo lo de los 60-70-80; además de algunas cosas incluso de años anteriores.

      Ya se sabe: lo clásico no pasa de moda. Y mientras lo ‘moderniqui’ sólo es eso, moda pasajera.

      De todo esto, y ciñéndonos únicamente al plano videojueguil, que es el que nos interesa, se salvan un puñado de títulos de esta generación que sí han alcanzado un gran nivel de calidad; siendo algunos nuevas IP’s, y con propuestas arriesgadas. Como los Gears of War, Fallout, Bioshock, La Noire, Heavy Rain, RDR, MW, Oblivion, LBP, Portal, Braid, y algún otro que seguro se me escapa. Pero si comparamos el nivel general con el de generaciones anteriores… esta pierde.

      Volverán la cabeza hacia las raíces, vaya que si lo harán; de hecho, pobre del que no lo haga y siga creyendo que una ‘cara bonita’ en un juego va a conseguir engatusar a las graphyc whore y a los flipaos de turno del “qué guapo, tío, qué guapo”.

      Por poner un ejemplo concreto: Vanquish. Un chundachunda brutal en toda regla, muy traquero, vertiginoso, y la polla en verso; aunque yo lo tachara de PERRUNILLA desde primer momento. ¿Qué? que muchos por aquí se flipan con el, que me parece perfecto, y el título bajó de precio cagando leches; no creo que fuera porque se vendiera como churros precisamente.

      Y mientras vemos cómo se reeditan (y en HD) muchas joyas ‘antiguas’ como Ico, Shadow of the Colosus, los Resident, Goldeneye, etc. Además de tener Bazar, PSN y Wii Ware (y la Consola Virtual) repletos de bombazos jugables que han sido creados con bajo presupuesto… y, de nuevo, de clásicazos (remozados o no) que en su momento engancharon a millones de jugadores a pesar de tener unos gráficos que hoy a muchos les dan risa… pero les enganchan irremediablemente si juegan más de un minuto. Por algo será.

      Jugabilidad y la diversión que ésta conlleva, nada más. De qué sirve todo el rollo del 3D, de las diferentes formas de juego (nunchakus, Move o Kinect), de las pantallas de tropecientasmil pulgadas y demás… si luego te enganchas 2 horas a jugar al Tetris o a cualquier juego de puzzle de la Game Boy o al Buscaminas.

      Seabass se equivoca, Konami se equivoca, muchos se equivocan. Y precisamente con el tema de la crisis no debería equivocarse, que ya se pegó el hostión padre en su momento la todopoderosa Seeeegaa… que nadie se crea intocable pues.

      Recuperar la originalidad y la imaginación que destilaban muchos juegos tampoco estaría de más.

      Bendita época 8-16 Bits, benditos cartuchos, benditas máquinas que no se extropeaban jamás (ni se necesitaban actualizaciones, je), bendita MAGIA.

      Hale, tochaco al canto. Sabréis disculpar a un viejo gamer quemado y bastante aburrido esta noche.

      Salud.

  4. No cabe duda de que PES 6 y su jugabilidad fueron magníficos y que marcaron un antes y un después. Pero si mis recuerdos son fiables, en mi opinión el FIFA que tenemos hoy día se acerca más al fútbol que vemos cada fin de semana en la televisión.

    No cabe duda de que falta muchísimo por hacer en ese acercamiento a la realidad y a la perfección(de hecho hace unos cuantos días me ronda en la cabeza un post sobre “las cosas que me tocan los huevos de FIFA”, que no me cabe duda de que echáis de menos mi prosa xD), y no entro a valorar si, realismo aparte, lo de antes era más divertido que lo de ahora, pero el caso es que se asemeja más al fútbol, que bajo mi punto de vista es lo que debería buscar un supuesto simulador.

    Extrapolando el asunto a los videojuegos en general, pese a como han dicho ya la nostalgia siempre nos puede, tengo que reconocer que hace tiempo que nada me sorprende, o que un juego me atrapa hasta que lo acabo quedando totalmente satisfecho (Arkham Asylum y RDR son probablemente los últimos). No es que no disfrute con los juegos actuales, pero si es cierto que esa sensación de genialidad absoluta que tengo al poner, por ejemplo, Commandos 2, después de habérmelo pasado 10 veces y con lo que ha llovido, es difícil de encontrar en un juego reciente.

Deja un comentario