El nuevo juego del Profesor Layton pica desde el principio

Hace ya unos añitos que el afamado caballero y su inseparable ayudante entraron en la portátil de dos pantallas de Nintendo dejando a su paso un gran éxito de ventas. Los gráficos de Level 5, el carisma de los personajes y un argumento donde magia y racionalidad son separados por una fina línea, han enganchado ya a millones de jugadores.

Con sus más y sus menos, tras cerrar 4 títulos en Nintendo DS, Layton ha sabido lavarse bien la cara y dejar atrás sus fallos del pasado para presentarse en Nintendo 3DS.

Seamos conscientes también de que Level 5 concentra detractores que tachan la saga Layton de aburrida y repetitiva. Obviamente, si tu estilo de juego es la acción frenética, aquí no vas a encontrarla. El Profesor Layton está hecho para ser jugado disfrutando: disfrutando de su aspecto, digno de la mejor película de animación, de su música, de su historia fantástica, de su ritmo pausado que nos permite explorarlo todo y sobre todo, de sus puzzles, la piedra angular.

A pesar de ser obras tan cuidadas y tras pasar por 4 entregas, si hubiese que sacarle una pega al caballero del sombrero, sería lo repetitivo de algunas partes. Seguro que más de uno nos hemos frustrado ante lo que parecía una cadena interminable de puzzles, o en algunos momentos en los que la trama perdía intensidad y había que explorar varios escenarios de forma casi mecánica. Pues bien, parece que en el equipo de desarrollo se han puesto las pilas y, sin hacer que el juego pierda un ápice de su esencia, han introducido pequeños cambios y mejoras necesarios para que tengamos la sensación de estar ante una obra mejorada que sigue siendo lo que era en principio.

Para empezar, la implementación del 3D es simplemente increíble. Si con gráficos planos lucía de maravilla, en la nueva portátil es todo un espectáculo. Alejándose del camino de los vagos (que eligieron juegos como Tales of the Abyss) Level 5 ha convertido hasta las clásicas sencuencias en 2D para verlas de modo tridimensional. Para estar a la altura, Layton, Luke y los demás personajes lucen ahora palmito en cell shading volumétrico, sin perder nada de carisma y con profundidad “de la buena”: aquí no hablamos de hojas de papel en diferentes profundidades; hablamos de que la nariz y el ala del sombrero de Layton sobresalen más que su cara, por ejemplo, o cuando resolvamos un puzzle y señalen hacia nosotros, tendremos que tener cuidado para que no nos metan el dedo en el ojo. Los escenarios, tan detallados y coloridos como siempre, también lucen perfectos en tres dimensiones.

A la hora de explorar, usamos la pantalla táctil. Con una lupa recorremos los escenarios, y tocamos en puntos de interés que pueden contener monedas, una descripción o plantear un puzzle. Además, debemos ayudarnos del zoom para descubrir algunos secretos. Toda la acción se desarrolla en la pantalla superior, en 3D; la táctil solo se usa a modo de trackpad para poder desenvolvernos e interactuar. Cuando no estemos explorando los escenarios, usaremos la táctil para desplazarnos por la ciudad en la que estemos. También se han añadido algunos eventos que se lanzan en determinados momentos en forma de mininjuego, como perseguir a un enemigo a caballo, esquivando obstáculos y recogiendo zanahorias para (ganar a Ingo) aumentar la velocidad y no perder de vista a nuestro objetivo.

Estas pequeñas novedades le sientan al juego estupendamente, ya que añaden variedad y aumentan la sensación de que la saga ha dado el salto a la siguiente generación. Los puzzles siguen en su línea: con sus pistas (a veces desesperantes… “¡Vuelve a leer el enunciado!”) y sus picarats de premio que a su vez actúan como medidor de dificultad. Parece que de nuevo han evitado caer en la tónica de La Caja de Pandora y los puzzles son acertijos hechos y derechos y no enunciados donde lejos de resolverlos, hemos de prestar atención para encontrar dónde está la trampa. Además, podremos descargar un puzzle nuevo cada día durante todo un año de forma completamente gratuita.

La historia, como siempre, nos pica desde el principio. En esta ocasión, Luke y Layton, movidos por una carta, llegan a la ciudad de Montedore. Allí, descubren que un individuo está aterrorizando a la población gracias a los poderes de la Máscara de los Prodigios: un artefacto arqueológico al que le achacan una terrible maldición. Como buen caballero, Layton no puede dejar a los ciudadanos en la estacada y decide llegar al fondo del asunto cueste lo que cueste…

En resumen: Profesor Layton y la Máscara de los Prodigios llega con un aspecto inmejorable a Nintendo 3DS, aprovechando al máximo el efecto tridimensional, e introduciendo novedades en la mecánica que, aunque no sean muy acusadas, sí que dejan buen sabor de boca. De momento lo que he jugado me ha encantado, y espero que la cosa no decaiga. Si sois fans de la saga, no dudéis en haceros con él. Si sois fans de los puzzles y no conocíais a los chicos de Level 5, estáis tardando en darles una oportunidad.

  1. Pingback: Un poco de to y mucho de na | [+ = ••]

  2. Pingback: Análisis Profesor Layton VS Phoenix Wright Ace Attorney 3DS

Deja un comentario