“El Señor De Los Anillos: La Conquista podía haber sido muy grande” [Análisis]

Imagina un Battlefield en modo multijugador. Sustituye las metralletas, granadas y demás armas ultramodernas por espadas, flechas y hechizos. Cambia a los marines por los héroes imaginados por JRR Tolkien y el resultado se asemejaría a lo que la gente de Pandemic imaginó a la hora de diseñar este El Señor De Los Anillos: La Conquista: Trasladar las gigantescas guerras de la Tierra Media al salón de tu casa. La mecánica está ahí, los personajes también, pero la jugabilidad y, sobre todo, el apartado técnico, parecen más propios de un videojuego de la pasada generación.

Eso no quita que ESDLA:LC sea una perita en dulce para todos los amantes de la mitología de Tolkien en general y de la trilogía cinematográfica en particular. El juego producido por Electronic Arts está repleto de guiños y de detalles que conseguirán cautivar al fan de Légolas, Aragorn y compañía. Por poner un ejemplo personal, en una partida multijugador, sin duda el modo más interesante de este ESDLA:LC, estaba enfrentándome a arqueros enemigos – y no precisamente en una posición ventajosa – cuando de repente apareció un Ent controlado por un jugador y acabó con ellos. Me quedé literalmente de piedra, era la primera vez que lo veía en el juego y aluciné, literalmente. Por un momento me aislé del justísimo apartado gráfico – Los límites de los escenarios con guerreros haciendo ver que luchan no es precisamente algo de lo que Pandemic deba sentirse orgullosa – y de un control demasiado brusco y poco agradecido. La magia de Tolkien se impuso a lo terrenal. Aunque, ya digo, tan sólo fue un momento.

Y es que aunque ESDA:LC no es ni de lejos el mejor juego basado en la lucrativa licencia, cuenta con grandes detalles que hacen que uno se pregunte hasta dónde habría podido llegar este juego si realmente se hubiera aprovechado el potencial de las consolas de la Current-Gen y se hubiera incluido un control más agradecido, al estilo God of War o incluso el de los primeros ESDLA de EA. Porque la propuesta de Battlefield meets ESDLA era muy buena sobre el papel, pero, por el motivo que sea – prisas, recortes presupuestarios, producción permisiva – el resultado no pasa el corte. Recomendable tan sólo para los freaks de Tolkien. Los que busquen simplemente un buen juego no deberían acercarse.

  1. Jejeje, hacia tiempo que no escribia (aunque suelo pasarme casi a diario, que conste :PPP).

    Pues totalmente de acuerdo con el análisis, pero como yo soy de esos frikis de ESDLA, me lo estoy pasando en grande con el juego.

    Muy limitado, pero muy divertido. Y poder jugar en coop en local, aunque sea a pantalla dividida, está muy bien.

    La ambientación de los escenarios y el mundillo de Tolkien está muy bien logrado, pero si lo que buscais son grandes gráficos… huid insensatos!! XDDDDD

  2. No podía estar más de acuerdo con el análisis, aunque yo lo compararía más con el Battelfront que con el Battlefield.

    Sin duda, este juego tiene mimbres muy buenos, pero me da a mi que, como todos los de licencias oficiales, han trabajado con presupuesto muy limitado y tiempo aun más corto.

  3. Pingback: A EA se le acabó la gallina de los huevos de oro o Porqué El Señor de los Anillos: La Conquista no ha sido un mejor juego [Noticia] | Akihabara Blues

  4. ¿Esto es un análisis? redactado de esta forma cualquiera lo diría.
    A la altura del juego: corto, malo, y una tomadura de pelo para todos los fans lo unico bueno es que te ries un rato.
    Por cierto suponer que la generacion anterior andaba escasa de jugabilidad es increíble…tanto como saber que alguien pude alucinar por como estan representados los ents en este juego.

  5. Solo queria decir que desde siempre he esperado un juego asi de ESDLA, ya que aunque El Retorno del Rey es bueno, no es lo que yo imaginaba de la masiva guerra del anillo. En fin, no puedo conseguir el juego y solo pensaré como seria el juego perfecto de ESDLA.
    Jeje, al menos voy a conseguir las peliculas en version extendida (¿aun las venderán?)

Deja un comentario