El Viento se Levanta: el último sueño de un genio

La gran pantalla acoge la que se antoja como última obra del grandísimo Hayao Miyazaki. Una despedida que deja una huella imborrable en el listado de películas del Studio Ghibli consagrándose como una de las más maduras, inspiradoras y mejor contadas del veterano artista de Tokyo. Una historia que sirve como el adiós más eterno: El Viento se Levanta.

_viento_2b4d1f77

Es quizás esa sensación de estar constantemente viendo dibujada la realidad del transcurso de la vida lo que hace de esta cinta algo grande, que deja entrever la intencionalidad de sentir el renacer y el morir por partes iguales. De nuevo estamos en Japón, en una época de preparación a la Segunda Guerra Mundial, en la que el País del Sol Naciente se encuentra a años luz de sus rivales europeos en lo que a desarrollo industrial se refiere. Nos adentraremos en la vida de Jiro, quien servirá se homenaje a Jiro Horikoshi, un ilustre diseñador de aviones, para conocer desde la edad más temprana hasta la etapa más adulta un recorrido lento y trabajado de su vida, pasando por el terremoto de Kanto en 1923, el amor, la perseverancia y las enfermedades más incipientes de la época. Por favor, ved este tráiler.

Desde el primer minuto sabremos que es Ghibli la que está detrás de toda esta pericia, siendo Miyazaki el gran responsable de ofrecer una paleta de colores enorme, que siempre estará en armonía con aquello que se está contando. Detalles y guiños, su impronta queda palpable en todos los escenarios y parajes. Jiro es un joven soñador, capaz y trabajador que sueña con diseñar aviones y empaparse de los mejores ingenieros de todo el mundo para llegar a ser alguien relevante en la historia de su país. No os desvelaremos nada del argumento y no es necesario, puesto que para entender correctamente lo que esta obra quiere transmitir hace falta evidenciar los 126 minutos de este lance.

Al igual que decimos que los colores toman protagonismo y demuestran el sentido más vivaz o lóbrego por partes iguales cuando se necesite, el viento no dejará verse pero sí sentirse en cada instante, ya que al fin y al cabo es éste el mensaje de la obra y el poema de Paul Valéry nos lo avisa al comienzo del largometraje: ¡El viento se levanta!… ¡Hay que intentar vivir!”.

yoko_out

Contrastando con los sueños de Jiro y la dura y a veces maravillosa realidad, el tren irá avanzando y los años transcurrirán rápidamente. El primer tercio de la película podrá resultar lento para muchos, y no es baladí; a medida que las escenas vayan ocurriendo y la información vaya llegando a nosotros iremos dándonos cuenta de que todo va tomando forma, que todo tenía un sentido y un por qué. Las luchas y diferencias entre clases, la envidia, tozudez y soberbia se enfrentarán a la paciencia, sosiego, coraje y fervor. A diferencia de muchas otras creaciones de Miyazaki, aquí no se nos irá avisando de cómo el tiempo se adueña de todo sino que habrá que prestar mucha atención, y es que Jiro es posiblemente el protagonista más adulto, humano y menos imaginario jamás dibujado. Sin embargo, es aquel que más sueña, motivo que lo acompleja aún más pero que se soluciona de forma sorprendente, engrandeciendo a todas las demás producciones de su larga carrera.

the-wind-rises-whysoblu-6

No podemos ocultar que la piedra angular de El Viento se Levanta sea el amor, aunque la película insista en hacernos pensar en algunos instantes de que quizás no, debido a su forma tan peculiar de narrar los hechos. Nanoko -la amada- y Jiro vivirán un profundo romance donde no hay héroes ni princesas. No obstante volvemos otra vez a recibir un mensaje que metafóricamente da la mano al propio Miyazaki, pues el viento viene y va, reapareciendo cuando menos los esperábamos formando así un eterno retorno; nada vuelve si nunca se ha ido, mas nada desaparece si nunca se olvida.

Personalmente pienso que todo fan de Ghibli debería acudir al cine a ver El Viento se Levanta ahora que podemos. Merece la pena. Se me hizo muy raro escuchar por primera vez una película de este estudio en castellano, aunque lo cierto es que las voces están bien escogidas. Volvería a verla una vez más sin problemas, porque en ningún momento tendrás ganas de saber cuánto falta o cuánto lleva. Insisto en lo bien que se deja ver la huella de Miyazaki una vez más; el componente tan idiosincrásico de sus personajes o lo bien que encaja el toque mágico e inverosímil de la cinta con la cruda realidad, expresando no solamente los rostros sino el conjunto entero del dibujo. Así pues, podéis estar tranquilos con ella porque tras una careta que da cierta sensación de diferencia o abandono de algunas premisas clásicas, estamos ante el mismo condimento y fórmula secreta de siempre. Echad un vistazo a la lista de cines donde se proyectará en nuestro país.Viento5

El Viento se Levanta me ha encantado y la incluiría en mi top-5 de películas de este genio, quien tomará ahora un merecido descanso. Mientras, me niego a pensar que esto sea una despedida.

  1. Muy buena critica, ayer tuve el placer y la suerte de verla en Barcelona en V.O. y como todas las películas de este gran genio me dejo una profunda marca por la humanidad he inocencia de los personajes. Todo ello acompañado como siempre de la increible animación 2d a la que el estudio Ghibli nos tiene acostumbrados.

Deja un comentario