Experiencias Geek en Japón

Recientemente he tenido la suerte de pasar 2 semanas de mis vacaciones en Japón. No me he recorrido todo el país ni de lejos – para ello me habrían hecho falta muchos más días, pero he podido visitar ciudades como Tokyo, Kyoto, Osaka e Hiroshima, así como pasarme por lugares tan mágicos como Nara, Aranshiyama o Miyayima. En este post no os voy a intentar convencer de que os paséis por Japón si no lo habéis hecho ya, aunque creo, ahora que he ido, que es un lugar de peregrinaje obligatorio para todos los que son aficionados a los videojuegos, al manga o a la cultura japonesa en general.

Tampoco quiero hacer un resumen de mis vacaciones, aunque me gustaría dejar claro que en Japón hay infinidad de cosas que merecen las pena de ser vistas más allá de las tiendas videojuegos. El objetivo de este post es el compartir algunas de las experiencias geek que he vivido en Japón durante 14 días. Por supuesto, asumo que no son más de una pequeña muestra de todas las cosas que se pueden hacer en plan geek en Japón.

Akihabara: La cacareada meca de la electrónica de consumo y de las frikadas es uno de los lugares de peregrinaje obligados para cualquier jugador de videojuegos o geek en general que se pase por Japón, pero hay que tener muy claro que no es el único ni de coña. Está repleto hasta los topes de arcades, tiendas de videojuegos, de accesorios, de frikadas de las que no has oído hablar en tu vida – al menos yo no en la mía. Un paseo te hará desear tener un container gigante en el que cargar todo lo que comprarías y enviarlo por transporte urgente a tu casa.

Parada de metro de Akihabara

Parada de metro de Akihabara

La realidad es que el cambio Euro-Yen está, en estos momentos, en la peor situación de la historia para los intereses de los europeos gracias a la cacareada crisis. Un Euro vale, aproximadamente, unos 99 yenes, lo que significa que los precios de los cacharros de las tiendas son muy similares a los que hay en los comercios españoles. Eso no quita que el hecho de poder encontrar joyas que aquí en España sean coto privado de coleccionistas o, sencillamente, no existan, quizá sea suficiente tentación para sacar la cartera, pero da rabia pensar en el cargamento de frikadas que me podría haber comprado a un precio realmente atractivo. El cambio, sin embargo, me hizo ahorrar mucho dinero dado a que me tiró tan para atrás que no me compré casi nada.

Muñecos a gogó

Muñecos a gogó

Una parada obligada en Akihabara es sin duda en ese templo a los videojuegos retro llamado Super Potato. Super Potato es una cadena de tiendas que se centran en videojuegos, consolas y periféricos descatalogados, por lo que es posible encontrar un buen montón de Super Nintendos, Megadrive o incluso alguna 3DO en buen estado, así como un gran número de juegos para estos sistemas y, lo más interesante, a precios muy competentes.

Tienda Super Potato en Akihabara

Tienda Super Potato en Akihabara

Además, hay merchandising de videojuegos, revistas y consolas para jugar. Cuando yo me pasé, por ejemplo, había una Super Nintendo con Super Mario Kart con dos mandos para jugar y el famoso Virtual Boy de Nintendo, que pude probar por primera vez en mi vida. Destacar que en la última planta hay un salón recreativo en el que, además de una colección de máquinas retro y de alguna infiltrada potenciada por MAME cargada hasta los topes de emuladores, hay una gran figura de Solid Snake.

Joyas en Super Potato

Joyas en Super Potato

-Ueno: al lado del gigantesco parque repleto de museos hay un interesante mercado en el que aparte de unos cuantos salones recreativos, incluyendo una Taito Game Station, hay algunas tiendas muy interesantes. Una de las más llamativas es un bloque de 7 pisos repleto de juguetes, figuras y merchandising en el que vi algunas cosas sorprendentes. Unos robots controlados con dos mandos de control de movimiento, uno por brazo, que recrean el concepto expuesto en la película Real Steel.

Robots controlados con mandos de detección de movimiento

Robots controlados con mandos de detección de movimiento

También vi un juguete con forma de medusa que, introducido en una botella llena de agua, subía, bajaba y giraba, y también una máquina para hacer crecer la espuma de la cerveza. Eso y un montón de figuras de series que ni conocía. A destacar la última planta, llena de figuras de exposición – algunas a la venta – de una calidad apabullante.

-Ikebukuro: en esta zona llegamos buscando un bar de gatos, el Nekobukuro, aunque después vimos que Tokyo está repleto de bares de gatos XD En el bar que fuimos, que realmente era un piso, hay un montón de gatos que están hasta los huev… de que la gente les acaricie, por lo que son unos ariscos y unos rancios. Se dedican a dormir y, cuando se despiertan, te miran con cara de desprecio. La parte buena es que había aire acondicionado, cosa que se agradece enormemente teniendo en cuenta que en agosto todas las zonas que visitamos de Japón estaban a 40 grados a la sombra y con una humedad terrible. Además, la máquina de refrescos/cafés/tes era gratis, por lo que es un lugar perfecto para recargar el depósito de cafeína con el que aguantar todo el día.

Gatos de Nekubukuro haciendo lo que mejor saben hacer

Gatos de Nekubukuro haciendo lo que mejor saben hacer

La zona está repleta de tiendas geeks, incluyendo una de Hello Kitty y un Super Potato versión reducida del de Akihabara, y de recreativos, aunque destaca sobre todo los 60 pisos del centro comercial Sunshine City. En ese edificio parecía que se podía encontrar de todo, incluyendo una exposición/celebración de Ultraman. Tremendo.

-Shinjuku: salir de la gigantesca parada de tren y metro de Shinjuku puede ser un caos, pero si te las apañas, la tienda oficial de Square Enix te espera a unos 15 minutos andando de allí. Está repleta de peluches, juguetes, cartas, alguna que otra camiseta, mucha música y algunas figuras expuestas. Me gustó bastante – sobre todo por la espectacular figura de Sephirot colocada bajo un suelo transparente, aunque esperaba encontrar una mayor variedad de camisetas y una calidad mayor tanto en los materiales como en el diseño (Roswell, qué mal acostumbrado que me tienes).

Entrada a la Tienda Square Enix en Shinjuku

Entrada a la Tienda Square Enix en Shinjuku

Por ejemplo, la conmemorativa del 25 aniversario de Final Fantasy es de las camisetas oficiales más sosas que he visto en mucho tiempo. Eso sí, respetaba a rajatabla el que parece que es el precio oficial de las camisetas geeks en Japón, unos 4000 yenes, 40 eurazos con el cambio actual.

Sephirot en el suelo de la tienda Square Enix. De lo más awesome que pude ver.

Sephirot en el suelo de la tienda Square Enix. De lo más awesome que pude ver.

-Shibuya: el cruce de peatones de Shibuya es quizá lo más espectacular que vi en esta zona. Muy emotiva la estatua de Hachiko, que casi me pierdo al ver el mural dedicado al perro y pensar erróneamente que era lo único que había. Por cierto, Hachiko tiene hasta una línea de autobús con su nombre, es toda una celebridad. La zona de Shibuya está repleta de Karaokes, bares de copas y locales de, aparentemente, alterne. Mucho guiri por la zona y muchos nipones de compras, incluyendo la famosa 109, un edificio repleto de tiendas de ropa para chicas. Según parece, también hay un 109 para tios, pero ese no lo vi.

La estatua de Hachiko en Shibuya

La estatua de Hachiko en Shibuya

-Museo Ghibli: uno de los lugares mágicos de mi viaje a Japón, sin duda. La sala en la que hay diferentes autómatas recreando el mundo de algunas de las grandes producciones de Ghibli es absolutamente mágica. Lástima que no se permita hacer fotos ni grabar vídeos, porque las representaciones de El Gigante de Hierro y de Totoro son dos de las cosas más increiblemente emotivas que he visto en un sitio de estas características. Lástima que el Neko Bus sea sólo para niños y que la tienda oficial sea tan cara, porque realmente había un montón de cosas que me hubiera encantado llevarme, como una camiseta oficial de Porco Rosso o un Zippo y figuras de El Gigante de Hierro totalmente alucinantes.

Estatua de El Gigante de Hierro en el Museo Ghibli

Estatua de El Gigante de Hierro en el Museo Ghibli

Pero bueno, como ya he comentado, gracias al horrible cambio Euro-Yen me he ahorrado un buen dineral. Por cierto, que sepas que la entrada cuesta unos 1000 yenes (unos 10 euros); te lo comento porque yo la compré en España por 15 euros, que no está mal, pero que, según parece, hay operadores de turismo que la venden mucho más cara. Allí en Japón se puede comprar también, pero ten en cuenta que lo tienes que hacer de forma anticipada, no puedes comprarla para el mismo día, o al menos eso me contaron en la agencia.

-Tsukiji: para poder ver la famosa subasta de atunes, para la que hay que estar alrededor de las 4 de la mañana para coger tanda, decidimos pasar la noche en un café internet, dado que el primer metro es a las 5 de la mañana y los taxis valen una auténtica fortuna. Gracias a los foros de Lonely Planet encontramos uno, que, además, tenía un Seven Eleven abierto 24 horas en el que pudimos aprovisionarnos de suficientes guarrerías como para pasar una buena velada delante del PC subiendo fotos, mirando vídeos en youtube y disfrutar de los cómodos sillones.

Tarjeta de Manga Kissa

Tarjeta de Manga Kissa

Este tipo de Cafés Internet se conocen como Manga Kissas y realmente son un puntazo. Por unos 8 euros la hora puedes estar conectado a Internet, con tu cubículo personal, tienes acceso a estanterías repletas de mangas y películas, eso sí, en perfecto japonés y, lo que es más importante, aire acondicionado, que en Agosto en Japón es algo así como encontrar el Paraíso en medio del Infierno. Algunos hasta tienen colección de videojuegos. Lo mejor es que los sillones suelen ser muy cómodos y hay algunos Manga Kissas que hasta tienen colchones para estirarte y poder descansar. En mi opinión son el plan perfecto si has perdido el metro o si quieres hacer tiempo para algo.

-Asakusa: la zona de Asakusa es, según parece, de las más humildes de la ciudad, pero eso no quita que tenga un buen número de lugares de visita más o menos obligada para el turista. Entre esos lugares yo colé los edificios de Bandai, al menos por fuera, porque los 2 que vi, que están al lado de la salida del metro de la parada Asakusa de la línea Toei, estaban cerrados incluso los días laborables. Eso sí, nos hicimos fotos con las figuras que estaban en la puerta, entre las que están Ultraman y Doraemon, dos instituciones en Japón y en el mundo.

Estatuas en la entrada del edificio de Bandai

Estatuas en la entrada del edificio de Bandai

-Karaokes: un apartado especial para uno de los lugares, aparentemente, preferidos por los nipones para acabar las noches de fiesta. Nosotros nos pasamos por uno cercano a Shibuya, perteneciente a la cadena Shirax, y pagamos aproximadamente unos 2000 yenes (unos 20 euros con el cambio actual) los 2 por una habitación privada durante 1 hora. Las paredes y mi chica fueron testigos de mi patético intento de emular al grandísimo Bill Murray en Lost in Translation, pero esa es otra historia.

Salas temáticas de Karaoke en Akihabara

Salas temáticas de Karaoke en Akihabara

El repertorio de canciones no incluía temas españoles – que yo viera – más allá de La Macarena, pero al menos el mando se podía configurar en inglés y se incluía un refresco con el precio, lo que convierte a los Karaoke en uno de los entretenimientos nocturnos más asequibles de la noche nipona. Y es que pedirte una cerveza en Tokyo en un bar te puede salir perfectamente por entre 5-8 euros. En una de las máquinas que atiborran cualquier rincón de Japón o en un supermercado te puede salir por unos 3 euros una lata, lo que tampoco es un regalo. Supongo que será cuestión de impuestos. Destacar que algunas salas de Karaokes cuentan con habitaciones temáticas. Yo vi publicidad de unas con habitación a lo Monster Hunter, así que supongo que la variedad puede ser espectacular.

-Book Off: Book Off es una cadena de tiendas en las que se venden productos de segunda mano. Nosotros vimos música, películas, videojuegos, consolas y accesorios, aunque según parece también tienen ropa y otros items. Vi tiendas de esta cadena en muchos barrios y no me resistí a entrar en ninguno de ellos. En todos había productos atractivos, que con otro cambio seguro que hubieran caído, como ediciones coleccionista o mandos arcade. Siempre está la pega de que las consolas niponas necesitan un transformador de corriente para usarse en España, pero la tentación está ahí dado que los precios de segunda mano suelen ser muy atractivos, amén del hecho de que en sitios así es posible encontrar joyas que ya no están a la venta.

Edición Especial de Metal Gear Solid en un Book Off

Edición Especial de Metal Gear Solid en un Book Off

-Recreativos: imagina la época dorada de los recreativos en España, multiplícala por un millón y no te acercarás al nivel de los salones nipones. Yo llegué a ir a uno en Ueno en el que había incluso una parte en la que había una barra de bar, wifi gratis, bancos y tocadores para que las chavalas se arreglaran para las máquinas de fotos. Hay muchísimas recreativas en cada salón, y todos los que visité contaban con un buen montón de plantas. No es raro que la primera planta esté plagada de máquinas de monedas en las que intentar coger peluches, figuras o incluso consolas, o incluso de máquinas de Pachinko, una especie de tragaperras que causan auténtico furor en Japón.

Edificio de Club Sega en Akihabara

Edificio de Club Sega en Akihabara

Otras máquinas que no son de videojuegos y que ocupan un gran espacio en los salones son las máquinas para hacerte fotos, que están a años luz de las que hay disponibles en España – o al menos de las que yo he podido ver. No pude resistirme a probarlas y la verdad es que lo tienen muy bien montado. Hay disponibles hasta disfraces que colocarte para la sesión de fotos, aunque no creí necesario llegar a ese extremo. Te metes en la cabina de tu máquina preferida – creo que hay diferentes dependiendo de la J Idol que la inspira, eliges el formato de la sesión y la máquina te va sugiriendo poses para hacer con tu compañera de sesión. Luego retocas las fotos con un sin fin de opciones y al final te imprime las fotos, además de pedirte un usuario para enviarte las fotos por correo. Nosotros no teníamos usuario y todavía seguimos intentando descargarnos las fotos usando el código que aparece impreso en las fotos impresas. Una experiencia muy curiosa, en cualquier caso.

Fachada de un Taito Game Station

Fachada de un Taito Game Station

Sobre las recreativas en si, lo que más me llamó la atención es que en cada salón hay un montón de máquinas retro de lucha en 2D que conviven con las últimas novedades. Por lo que pude ver las máquinas con más éxito, además de las de lucha 2D, son las de lucha de robots/mechas y las de estrategia. Incluso pude ver un par de máquinas de apuestas de caballos virtuales. Tremendo. Me llamaron también mucho la atención las máquinas de béisbol o de fútbol que se juegan con cartas de coleccionista, colocándolas encima de donde irían los mandos y que te permiten jugar con tu propia alineación, además de ofrecer un componente de coleccionismo. También me gustaría destacar una especie de evolución de Time Crisis en plan multijugador en la que es posible moverse libremente por los escenarios y saltar, todo ello con un único controlador con forma de pistola.

Recreativa a lo Time Crisis

Recreativa a lo Time Crisis

Únicamente jugué a una, a la versión arcade de Winning Eleven 2012, que por cierto algunas unidades de la recreativas contaban con pantalla táctil. Al juego se podía jugar con el mando de PS3 o con el stick de arcade, y en cuanto a las opciones de juego podías enfrentarte online con otro jugador o participar en un campeonato contra rivales controlados por la CPU. Me gustaría destacar que es posible darte de alta como jugador y hacer que tus partidas queden registradas en tu historial, sumando puntos y labrándote una reputación.

Recreativa Winning Eleven 2012

Recreativa Winning Eleven 2012

Por último, decir que el mítico Club Sega no es una excepción ni una rareza y que hay muchos otros arcades que están, como mínimo, a la misma altura, sino le superan. Un ejemplo son los recreativos de Taito o de Namco, aunque hay muchos otros que no tienen el nombre de un gran fabricante y que están muy bien.

-Supermercados: Los Family Market, Seven Eleven, Lawson y compañía nos acompañaron durante el viaje, como lugares en los que rellenar las provisiones entre visita y visita. Pero estos templos de aire acondicionado y comida de ingredientes indescifrables también tenían un montón de ingredientes geeks. Por ejemplo, en los Family Market se anunciaba lo que parecía un clon de Dragon Quest, un tal Dragon Nest.

Family Mart promocionando Dragon Nest

Family Mart promocionando Dragon Nest

En la caja registradora de los Seven Eleven se anunciaba Resident Evil 6. En todos ellos se vendía un montón de manga, incluyendo uno de Oliver y Benji en el que se podía ver cómo Oliver se va al Barça y Marc Lenders a la Juve – se nota que por aquel entonces no había jeques de por medio. También me gustaría comentar la presencia en los súpers de las tarjetas para las tiendas online de Nintendo, todas ellas con diseños muy llamativos, incluyendo algunos de Dragon Quest.

Tarjetas de puntos para la tienda online de Nintendo

Tarjetas de puntos para la tienda online de Nintendo

-Atracciones: Hubo dos lugares durante el viaje que, por poco esperados, fueron especialmente impactantes. Uno fue un restaurante en Kyoto, al lado del mercado, que tenía una temática ninja y, aparentemente, contaba con un laberinto con pruebas. Incluso anunciaban en la puerta que habían aumentado la dificultad del laberinto, así que entiendo que era un laberinto para ninjas hardcore. Tremendo. Otra cosa que me llamó mucho la atención fue una atracción que había montada al lado del Sky Building de Osaka, y que no era otra cosa que una casa del terror montada para promocionar una película de miedo nipona. Mucho espíritu, mucha niña muerta, muchos muñecos que dan yuyu, cosas de estas.

Fachada del Restaurante Ninja + Laberinto de Kyoto

Fachada del Restaurante Ninja + Laberinto de Kyoto

Me gustaría destacar una de las pequeñas decepciones del viaje, que fue el visitar el Sony Building en Giza y descubrir que no tienen ni una triste sección de videojuegos. Eso sí, el espectacular acuario que tienen fuera, así como el viaje submarino que pasan en su sala de cine, bien merecen una visita.

Este ha sido un resumen muy por encima de algunos de mis momentos geek en Japón. Si quieres más info de alguno de ellos, deja tu comentario e intentaré ampliar la información tanto como me sea posible. Por cierto, aprovecho para agradecer a Thrillka y a Kroniksan de Nosplay toda su ayuda a la hora de preparar este viaje. ¡Gracias, pareja!

Aquí dejo enlace a mi cuenta de Instagram, en la que he ido colgando durante el viaje fotografías. Ten en cuenta que la mayoría de ellas no han correspondido con momentos geek.

  1. Muchisimas gracias por el post, me ha traído buenos recuerdos ( y me ha dado un poco de envidia sana).

    Un grupo de amigos y yo tuvimos la suerte de ir hace 3 años con una ruta similar a la que habéis usado, y fue una experiencia inolvidable ( de hecho, no pasa un dia sin que nos acordemos del viaje; dios sabe que me habría traído medio Súper Potato de haber podido…).

    Lastima de crisis y que no este más cerca.

    Un abrazo

  2. Bueno, ya que el jefe me ha fastidiado las vacaciones, me alegra ver que los demás aprovechan las suyas XD
    Envidia! (sana.. 😛 )

    Echo en falta mas fotos, también te lo digo. Aunque entiendo que este no es el mejor lugar…
    En fin, a ver si algún año puedo ir por esos parajes. ^^
    Buen pseudo-repor-vacacional, a mas de uno nos has puesto los dientes largos.

  3. Me alegro que te lo hayas pasado tan bien y te sirvieran los consejos, genial recopilación de la experiencia de ir a Japón.

    Espero que puedas volver pronto y conocer más lugares y cuidado que ¡engancha!.

  4. Amazing! Japón es increíble, mola tener un post de estos para leerlo dentro de un tiempo y recordarlo todo.

    A mi los recreativos no me gustaron nada, más allá de lo curioso de las máquinas y lo bien montado que está todo. No me apetecía jugar a nada. Seré yo, está clarísimo, pero la mayoría eran juegos demasiado raros. Viste el de lucha con robots tipo gundam? Lo petaba en el taito center de akihabara. Había hasta tanda con número para jugar, nada de poner el euro en la máquina.

    • Lo de la tanda no lo vi, pero sí que vi las máquinas de robots, a los japos parece que los combates de mechas les vuelven locos (normal que hayan construido el Kurata xd). Lo que sí que vi, que no he puesto, es una máquina gratis en la que se podían ver replays de los combates mejor clasificados, creo que era al Tekken Tag Tournament 2.

  5. Otra de las cosas buenas de ir a Japón es que se puede traer de recuerdo desde un kimono hasta un paquete de clinex que todo resulta exótico, curioso y diferente.

    Kristian deberias dejar directamente tu Instagram y que la peña disfrute con tu megapowergigateraultra-album de viaje xD

  6. Brutal la entrada, la envidia corroe mi cuerpo. Te estuve siguiendo día a día el viaje y ya desde la distancia parecía genial. Ojala pueda algún día imitarte, ojala…

    Esta entrada debería estar fija en la portada de la home para siempre creo yo. Felicidades crack

  7. Como mola Kristian, yo me tengo que conformar con ir al Japonisme, que la vi cuando nos dimos una vuelta por las calles engalanadas de Gràcia (he visto que tienes una foto en Instagram xD).

    Pero claro, no es lo mismo, jajaja.

    • Bueno, si te vas al Japonismo, luego a comer a un japo, te pasas por el Continuará y por el Norma y acabas en la Namco Station de Diagonal Mar o de La Maquinista, un puntito japo sí que lo tienes jejejej

  8. Pues como ya te han dicho, me ha gustado mucho el artículo, y me ha traído recuerdos. Yo fui no hace ni un año, y la cantidad de cosas que se te quedan por ver y hacer es enorme. Pero es que solo verte un Super Potato entero, es echarle una tarde entera. Lo único que me ha chocado un poco es lo de los precios. En realidad no me parece tan caro como lo pintas (aunque seguramente antes salía mucho mejor). La comida en los combini es bien rica y barata, las bebidas las sacas por un euro o euro y medio, y los juegos… yo en el super potato me dejé unos 60 euros, y me traje joyitas como Bishi Bashi, vib ribbon, parappa… Pero vamos, por lo demás, me siento muy identificado en lo que has contado ^_^ Buen artículo!

    • Con el cambio actual las bebidas de las máquinas no bajan del euro y medio, y en un bar barato para comer te salen por unos 3 euros. Realmente el cambio se nota, pero los precios son como los de aquí con el cambio actual.

  9. Un comentario respecto a los karaokes. Negociad las condiciones y el precio con el de la puerta, que se puede. Yo fui con un grupo de japoneses (eso ayuda bastante) y nos dieron dos horas con barra libre (cerveza incluida) por 2100 yenes cada uno. Además, en una zona suele haber varios, así que podéis ir de uno a otro tratando de que os mejoren la oferta del anterior.

    • Gran apunte, Taliesin! Supongo que si vas con gente, como tú dices, y más si son de allí, se pueden conseguir mejores condiciones. Ahora que lo dices, el precio nos lo enseñó en una calculadora, que es el método que se usa en muchos sitios para hacer oferta/contraoferta.

  10. Que envidia dios mio….. no digo nada más… porque me estoy subiendo por las paredes…
    El viaje soñado para cualquier geek/friki que se precie….
    Un saludo!

  11. Muy bueno el reportaje Kristian!! He estado de escapada y hasta ahora no había tenido oportunidad de leerlo.
    Me ha evocado muchas sensaciones de cuando yo hice mi viaje 🙂

    Un par de apuntes personales siguiendo cada uno de tus puntos:

    – Akiba. Yo tuve que ir dos veces. Buscaba un regalo frikazo para la familia y aquello era un caos. Tanto negocio mareaba. Cuando fuí el euro estaba a 120Y, pero más que eso la oferta estaba en las gangas que podías conseguir. Por poner un ejemplo, un Tachikoma mecanizado de tamaño considerable aquí costaba 70€ y lo tenían de oferta por 30€. Lastima q no hubiese maleta suficiente para semejante bicho xD
    Remarcar también la tienda Yodobashi. No por sus precios, más bien caros, sino por la cantidad de objetos electrónicos de consumo q aquí tardan años en llegar y por sus jodidas 7 plantas gigantes.

    – Ikebukuro. Curioso los bares de gatos 😀 No llegamos a ir a ninguno, pero puedo corroborar la locura de los nipones por estos animales. Es más, es tan raro verlos suelos (o abandonados) por las calles que en Ginza nos encontramos un par de ellos y eran la atracción turística de la zona. Sacaban fotos como locos :/

    – Shibuya. Impresionante la cantidad de gente que puede llegar a acumularse. Por cierto, donde viste el cruce? Desde el Starbucks? xD

    – Tsukiji. En los restaurantes cercanos probé sin duda el mejor sushi de todos (obviamente adecuado a nuestros bolsillos). La subasta en la lonja debió ser impresionante.
    De los Taxis, a nosotros no nos parecieron caros, pero podría ser que íbamos cuatro y dividíamos. Había unos, cuyo símbolo no recuerdo ahora mismo, que eran los mas baratos tanto en tarifa fija como luego por kilometraje.

    – Recreativas. No llegaste a ir a Joypolis de Sega? Estaba en Odaiba si mal no recuerdo. Un poco caro, pero pagabas la entrada y podías usar todo. Tenían una cantidad de simuladores impresionante.

    En fin, que me alegro mucho de que hayas podido hacer ese pedazo de viaje a la Meca del Friki 😀
    Ha sido genial leer tu impresiones y ver las fotos que has ido subiendo 🙂

    • Gracias tio XD

      Te comento algunas cosillas que me has puesto:

      -Pasamos por el cruce de Shibuya varias veces, como estuvimos unos 7 días en Tokyo repetimos bastantes zonas. Incluso vimos como los japos celebraban la victoria en el fútbol femenino contra Brasil, cruzando Shibuya y chocando manos, todos vestidos con la equipación nipona XD ¿Por qué dices lo de Starbucks?
      -En Tsukuji quisimos ir a comer sushi tras la subasta, pero los sitios de la zona se nos escapaban mucho del presupuesto. Te puedo decir que nos hemos alimentado básicamente de Seven Eleven y de Family Mart, así como de los bares de platitos en cinta, para que el presupuesto no se disparase 🙁 Y los taxis valen una pasta exagerada, pero entre 4 supongo que la cosa duele menos.
      -No fuimos a la Joypolis, joder, qué grande eso de pagar entrada y jugar a lo que quieras. Si lo hubiera sabido sí que hubiéramos ido arghhhhh

      Gracias por tus comentarios!!!

      • xD Es q en una de tus fotos del cruce de Shibuya por el angulo de la foto me pareció que podía estar sacada desde el Starbucks. La cafetería estaba justo enfrente de la salida del metro, cruzando. Estaba en el primer piso del edificio y con un ventanal enorme y no te decían nada si entrabas. Así que se convertía en una opción más que económica para sacar la típica foto XD

        Tío, yo dormía gracias a los 7Eleven. Tenía uno a 2 esquinas del hotel de Tokio y todas las noches me subía cantidad de porquerías xD

        Los Kaitenzushi eran lo mejor. Opción baratisima para comer sushi, con mucha variedad y además buenisimo. Quizás para ellos no sea de la mejor calidad, pero es q tio lo comparas con el sushi que puedes comer aquí normalmente y aquello es delicatessen 😀

        Joypolis puedes dejarlo para una segunda escapada xD Si por mi fuese iría otra vez por todo lo que me dejé sin ver.
        Tengo un par de clips en el face que no se si habrás visto.
        El primero es de Skate para 4 equipos de 2. Tenías que coordinar movimientos y cuanto mejor lo hacías más alto llegabas y más vueltas dabas.
        https://www.facebook.com/v=2155937391932

        El segundo un tipico simulador de coches de Sega. Lo wapo es q cada coche tenía un japonés detrás con un micro animandote xDDD Eso si, no entendías un pijo y lo mismo estaba diciendote lo malo q eras -_-
        https://www.facebook.com/v/2155470940271

  12. Yo tuve la suerte de estar hace un par de años, y la verdad es que ando loco por volver. Es un país especial, eso es indiscutible. Ojalá un día pueda volver, sobretodo a Tokyo, una ciudad que me maravilló en todos sus aspectos. Muy buen artículo, un placer el volver a rememorar un viaje soñado tantos años, y disfrutado apenas 10 días T_T

  13. Pingback: Shigeru Miyamoto estará en Gijón para celebrar su Premio Príncipe de Asturias

  14. Pingback: ¿Quieres ver a Miyamoto en persona? Puedes, si te pasas por Gijón - La Isla Buscada Noticias

  15. Pingback: Trailer del modo historia de LittleBigPlanet Karting para PS3

  16. Pingback: Sheldon Cooper escoge: ¿PS4 o Xbox One?

Deja un comentario