E3 2016: Fantastic Contraption, construyendo en VR

Una de las posibilidades que me ofreció el E3 2016 fue probar algunas de las propuestas que plantean creadores independientes para la Realidad Virtual. En este caso, puzles mecánicos para HTC Vive con Fantastic Contraption.

Fantastic Contraption gif

Fantastic Contraption, puzles en VR para HTC Vive

La Realidad Virtual parece que ha llegado para quedarse. Con el cambio de tecnología, muchos de los recursos que se han estado usando en los videojuegos tradicionales han quedado obsoletos y es interesante ver como algunos creadores independientes encaran esos retos.

Fantastic Contraption es un juego de puzles en el que se nos propone construir dispositivos mecánicos a partir de una serie de piezas muy básicas con el objetivo hacer llegar una especie de globo rosa a una zona determinada. Esencialmente, deberemos combinar cilindros rodantes y barras sólidas para formar un automóvil que sortee los obstáculos del camino y alcance la meta cumpliendo ese requisito primordial.

A nivel mecánico, el juego nos propone un divertimento imaginativo con el que poner a prueba nuestras capacidades tanto lógicas como creativas en escenarios de complejidad creciente. Además, resulta curioso como el hecho que el dispositivo falle por pequeñas imperfecciones a la hora de alinear debidamente los componentes resulta más hilarante que frustrante, aunque, para ser francos, tampoco es que se requiera de una precisión milimétrica para superar las pantallas que pude probar.

Fantastic Contraption es claramente un estilo de juego que, tal y como está concebido, sólo puede funcionar en el HTC Vive. La principal gracia del juego emana de la forma con la que interactuamos con el entorno y como de una forma sencilla podemos crear ciertos artilugios.

Es cierto que hay ideas parecidas para jugar con pantalla como Besiege pero creo que lo que los hace interesante son aspectos distintos. En el caso de Besiege, el diseño es un proceso mucho más racional en el que se nos ofrecen muchas más opciones y el punto cómico se genera con ese punto impredecible de las consecuencias al activar dispositivos alocados.

Simplificación obligatoria

Fantastic Contraption, en cambio, reduce mucho la lista de componentes que podemos usar y simplifica el objetivo. La construcción resulta mucho más fundamental y la diversión emana de tratar de ser perfeccionista o de encontrar soluciones creativas a los retos planteados. Por ejemplo, para hacer llegar el globo a una zona que no tiene suelo, podemos crear un artilugio complejo con un brazo que alcance el objetivo manteniendo las ruedas en el camino, o simplemente podemos hacer un cachivache que salte al vacío en el momento justo.

Luego, resulta francamente interesante ver como Fantastic Contraption soluciona el problema de los menús en Realidad Virtual. Para los componentes, tenemos una especie de gato que nos proporciona todos los elementos que necesitamos y más o menos nos va siguiendo. El menú principal es totalmente interactivo: nos permite navegar por los niveles girando una especie de mesa o nos permite guardar nuestras creaciones moviéndolas de una especie de mesa a otra. Incluso la forma de acceder al menú es imaginativa: se nos deja a nuestra disposición una especie de casco de astronauta y al ponérnoslo, vemos el menú del juego. Para los interesados, os dejo una charla que dieron en la GDC sobre el tema. Una experiencia cuanto menos singular.

Deja un comentario