FIFA 14 demo: manteniendo el nivel...

Después de las impresiones sobre PES 2014 que he podido presentaros estos días con sus 2 demos, ahora le llega el turno al juego de EA Sports. Después de manejar a voluntad el fútbol virtual durante toda esta generación gracias a la desidia de Konami con sus -algunos- regulares títulos y -pocos- esperanzadores propuestas hacia el final de esta carrera que ha sido PS3-Xbox360-PC, FIFA presenta esta 14ª edición entre dudas.

Y digo entre dudas porque, llegando al nivel al que ha llegado estos años, es muy difícil superarse. Me explico: después de hacer una apuesta por una jugabilidad, por un sistema de juego, un motor de impactos prometedor y gastarse lo que no está escrito en licencias e imagen de jugadores… qué más se puede pulir? Es decir, este engine gráfico -parece- no da más de sí, visto esta demo; por otro lado, la mecánica pulida y repulida en estas últimas versiones no ofrece novedades suficientes para que los usuarios pongan cara de enfermizo deseo por ver qué más han logrado desde Canadá. Quizás su mayor apuesta se vea representada por el éxito que ha supuesto el FIFA ULTIMATE TEAM (FUT para los amigos), y seguramente en él han puesto la mayor parte de sus esperanzas y objetivos de desarrollo. En esta demo no se puede apreciar este modo de juego, pero podemos decir que a nivel de jugabilidad en el campo FIFA14 es un pasito adelante (María) en algún aspecto y un pequeño paso atrás en otros. Se queda donde estaba el año pasado globalmente hablando, aunque hay algunas mejoras que son notables pero que no enriquecen lo suficiente la experiencia de juego como para decir “FIFA sigue creciendo“.

FIFA 14

O Rei Messi

A nivel técnico no encuentro mejoras a reseñar, si exceptuamos el gran trabajo que han seguido llevando con el motor de colisiones. En esta ocasión, el acabado del mismo en los choques, roces, saltos, caídas, etc, es fantástico. Después de muchos partidos no he sido testigo de ningún efecto surrealista como los que hemos visto estos años pasados con las consecuencias de un Impact Engine todavía verde. Ahora los cuerpos se notan volúmenes rígidos, no hay efectos raros con las inercias ni con los roces. Coger la posición, el portero que sale a despejar un centro, un choque de dos jugadores que van simultáneamente a por un balón suelto… todo responde de forma bastante verosímil. En este sentido se ha pulido muy mucho, logrando un nivel altísimo y sin claroscuros. Bravo por EA Sports.

Otro de los elementos que se han mejorado en esta demo son los porteros. Hay reacciones, paradas, colocaciones depuradas, salidas en el 1 contra 1, etc, que no se podían ver anteriormente, pero lo resumiremos claramente en que son los mejores porteros que he visto en un FIFA, y también los más coherentes y lógicos. Es muy difícil, llegado un nivel de optimización concreto, seguir mejorando un elemento o un juego en completo con las mismas características. Tengo ganas de probar el FIFA next-gen con el Ignite Engine a ver qué progresos pueden lograr, qué forma de aumentar la simulación consiguen. En esta versión PS360 se ha alcanzado un “tope” que no es sencillo superar, y con esta versión se nota. La sensación de estar jugando a un “FIFA 13+1” es evidente, pero no por ello negativa.

El ritmo de juego mantiene un nivel demasiado alto, como el año pasado, quizás su peor aporte a la saga. Todos corren, giran, saltan y esprintan como galgos, y el factor cansancio mantiene la gestión del año pasado, algo que no nos había gustado mucho. En cuanto a las animaciones, vemos que mantienen el excelente nivel de transiciones y variedad que FIFA ha logrado esta generación, lo cual es un punto positivo, y podremos ver cómo en algún momento nos sorprende con alguna animación nueva, explosiva, que no habíamos visto anteriormente. Sin embargo, aunque el ritmo de juego es muy alto, eso no quiere decir que se pueda jugar al contragolpe -tendencia que el propio juego generaba- como anteriormente, ya que los delanteros y los centrales están más equiparados que nunca a la hora de la velocidad punta con y sin balón. Es decir, sólo las ocasiones muy claras de ventaja en cuanto a distancia con el defensa nos permitirá llegar al área con opciones de un 1 contra 1. Todas las demás, o casi todas, requerirán cierto trabajo previo tocando y creando espacios. En ese aspecto, FIFA ha demostrado tener las ideas claras con el sistema de desmarque para los jugadores, que sigue siendo una luz en las oscuras jugadas donde el medio campo y la defensa se fusionan y no hay espacio ni para respirar.

En definitiva, esta demo de FIFA14 me ha dejado la sensación de “más de lo mismo“, pero de lo bueno y lo malo que posee FIFA esta generación (evidentemente, mucho más de lo bueno que de lo negativo). El ritmo de juego es demasiado alto, quizás casi arcade, pero lo suple con la necesidad de tocar y tocar para encontrar espacios ya que irse en velocidad es casi imposible. La física del balón se sigue mejorando poco a poco y, quizás excepto los centros y los pases rasos que parecen ser demasiado “perfectos“, se esté acercando muy peligrosamente a la excelencia que en este sentido siempre ha presentado su competidor PES. Un buen FIFA, con sus defectillos, pero a los que le guste la mecánica de juego de FIFA pueden estar tranquilos, ya que la saga mantiene el nivel. Aunque quizás no sea suficiente con eso, para hacer que los fans se gasten de nuevo otra vez sus euros sin novedades de peso. Veremos la versión final

Deja un comentario