Fire Emblem Fates, una maravillosa continuación en forma de trilogía

Fire Emblem vuelve y para mí, jugador novato en la saga, supone una experiencia mágica, desde su historia, banda sonora o duración, aspectos que lo convierten en un juego redondo.

fire-emblem-fates-estirpe-01-1000x500

Fire Emblem Fates, una cuidada colaboración

Existen una gran cantidad de empresas, además de Nintendo e Intelligent Systems que han participado en la creación del juego. Más de 10 diferentes, todas poniendo su granito de arena, experiencia, buen hacer, talento… para que esta entrega, tan cuidada y mimada se convierta en un gran aporte a la saga, la cual tiene ya 14 entregas y 4 mini juegos. Esta saga ha visto la luz en prácticamente todas las consolas de Nintendo, desde NES hasta N3DS. Aunque hasta el séptimo juego de la franquicia, Fire Emblem: Rekka no Ken, no dio el salto a occidente.

La saga viene de ser resucitada gracias a la anterior entrega, Fire Emblem: Awakening, que batió records de ventas en la franquicia. Si sus ventas no resultaban buenas, parece ser que iba a ser el final de la saga de Fire Emblem. Se decidieron diferentes cambios en el sistema del juego, pero, claro esta, sin cambiar la experiencia de la saga. Volvieron aspectos anteriores y se añadieron nuevos diseños y facilidades a los jugadores más inexpertos. Esto consiguió acercar una mayor diversidad de jugadores, aunque dividió a los fans más acérrimos de la saga, aunque por lo visto las ventas acompañaron para revitalizar la marca Fire Emblems. Este Fire Emblem: Fates reúne todo lo bueno de Awakening intentando no caer en los pocos errores de éste.

Una historia contada desde muchos puntos de vista

Fire Emblem Fates consiste en una trinidad de historias, algo poco común en los juegos actuales. Se ha puesto mucho empeño en conseguir un mundo coherente, destinado a superar los buenos resultados de crítica y ventas del juego anterior. Los tres caminos poseen un prólogo común, al final del cual puedes elegir a cuál de los dos reinos enfrentados decides unirte. Dos de las partes de la historia son juegos físicos, Estirpe y Conquista, mientras que Revelación es un DLC, aunque también está incluido en la edición especial del juego. No voy a entrar demasiado en detalles de la historia, ya que merece la pena ser jugada sin saber nada de ella. Estirpe está pensado para poder iniciarse en el juego y en la saga, es el recorrido más fácil y quizás también el peor (que no malo) en cuanto a personajes se trata.

En cuanto a Conquista, el aspecto personajes crece, mucho. El problema es que el salto de dificultad es bastante elevado. No recomendable si eres novato en la saga como yo o no has terminado antes Estirpe. Estas dos historias corren paralelas, con giros de guion similares (o equivalentes) para que la experiencia resulte semejante.

Revelación, una historia accesoria/h2>
Revelación es paralelo a las otras dos historias y un complemento perfecto, aunque sea prescindible si fuera necesario. Lo malo es que es la única trama de las tres con un final bueno. Es un ejemplo perfecto de que ningún aspecto se deja cojo ni al azar.

Fire Emblem Fates Revelation

Además de la historia, existen desafíos, proteger nuestro propio castillo, las citas… completan una trinidad vasta en contenido. Se cuenta con tres diferentes niveles de dificultad, y también 3 modos de juego. Quizás tres títulos sea algo excesivo y para alguien que no sea gran fan de la saga puede parecer demasiado contenido, sobre todo en términos monetarios. Además, los escenarios, misiones y situaciones se repiten.

Un juego muy completo

Los tres modos de juego citados son:

  • Novato, donde las unidades muertas vuelven después de terminar la batalla.
  • Clásico, donde una unidad muerta no estará más disponible.
  • Fénix, donde las unidades muertas vuelven en el siguiente turno. (Solo está disponible para la dificultad fácil)

A destacar es el simulador de citas, que juega un papel muy importante, ya que es fundamental para crear los mejores soldados. Una descendencia fuerte es indispensable en Fire Emblem Fates. También el Castillo, donde construir nuestra base, una fortaleza, para poder aumentar armas, estadísticas, dinero… Desde nuestra base podemos acceder a Internet para visitar amigos, retar a combates, intercambiar tarjetas de visita mediante streetpass…vuelvo a decir que el contenido es inmenso. Por supuesto, como guinda, el juego es compatible con los amiibo.

Una mezcla jugable casi perfecta

El aspecto más importante del juego es su jugabilidad. Acertada mezcla de estrategia y rol, eligiendo en todo momento a los compañeros más adecuados, y muy importante, al contrario de otros RPGs, he podido comprobar que no es ideal dejar un personaje sin subir demasiado de nivel, puesto que nos puede llegar a lastrar el avance en el juego. La dificultad no es exagerada, pero es alta. Puede cambiarse durante el juego, pero solo hacia abajo. El sistema de combate es igual que en otros juegos de la saga, nos movemos por un mapa en el que tanto nosotros como los enemigos tienen un límite de pasos. Los aliados en los cuadrados de al lado nos ayudan, además de podernos agrupar para poder combinar las habilidades.

Este sistema da como resultado decenas (probablemente cientos) de estrategias para poder vencer en un combate. Tenemos que tener en cuenta que los movimientos hacia cuadrados erróneos marcan el desarrollo de la batalla, puesto que hay muchos factores puestos en estos enfrentamientos. Desde las armas, habilidades, fallos en ataques, ataques de dos enemigos, poder favorecer a los enemigos, acertar con los grupos…debemos de tener todo en cuenta para poder efectuar los movimientos con seguridad.

Unos añadidos a la altura

Como novedad más importante, sitúo las combinaciones de los personajes. Uno refuerza al otro mediante las habilidades que poseen. En el ataque, solo lo realizara el que este seleccionado como activo. De Awakening repite el sistema de lazos, entrar en combate juntos nos permite mejorar las relaciones. Aunque no profundiza tanto como el titulo anterior en este aspecto.

El triángulo de fortalezas y debilidades de armas se mantiene de entregas anteriores, añadiendo pequeños detalles. Las armas no se desgastan y se cuenta con una mejora de estadísticas dependiendo del arma equipada. En cuanto al apartado gráfico, contamos con personajes pixelados (aporta un toque de nostalgia) sobre escenarios con elementos en 3D. Las secuencias CGI tienen una mayor calidad, aportando mayor seriedad a la historia. La estética, el diseño, tanto de personajes como de escenarios, es sublime, aunque no resulte visible ninguna mejora ni innovación del título anterior. El juego viene doblado al inglés y traducido al castellano. Sin ser un mal doblaje, ni mucho menos, este juego, al igual que muchos otros ganaría enteros si se pudiese contar con el doblaje original. Además, contamos con una pequeña censura en forma de minijuego. Nada importante.

fire-emblem-fates-battle

Sobre Fire Emblems Fates: Estirpe

Estirpe posee la historia más ligera, más llevadera, con objetivos simples (matar a todos los enemigos o a un jefe concreto) y una dificultad menor. Esto se traduce en que se rebaja con creces el componente estratégico del título. Aquí nos unimos al ejército de Hoshido, un país con recursos de sobra, con un toque oriental, bien diferenciado del toque occidental de Nohr. Estirpe y su modo de subir nivel, nos proporciona el poder reclutar a los vástagos de las unidades.

Podemos buscar desafíos en cualquier momento, combatiendo en escenarios ya superados, además de misiones secundarias, obteniendo recursos suficientes como para subir de nivel a todos nuestros aliados y desarrollarlos al máximo. Totalmente indicada para ser la opción elegida por jugadores novatos en la franquicia como yo. Tanto por la posibilidad de farmear como por la historia más simple, el camino aparentemente correcto. El prólogo y la posterior historia nos revelan a Estirpe como el tronco de donde nacen Conquista y Revelación.

Sobre Fire Emblem Fates: Conquista

Después de acabar el prólogo, podemos unirnos a, según parece, los malos de la película, el reino de Nohr, ya que está obligado a conquistar otros territorios porque los suyos son prácticamente estériles. Conquista es el Fire Emblem más clásico, posee un reto distinto en cada mapa y está destinado para ser jugado después de Estirpe y encajar en la idea de que estás viviendo una historia más oscura. Así, resulta obvio que existen situaciones similares, reforzando la cohesión y coherencia de toda la historia.

fire_emblem_fates_conquista-3385917

Con la dificultad de Conquista entra en acción el modo Fenix, siempre una opción, pero aquí muy recomendable. Esto hace que la dificultad se vea rebajada y resulte mucho más accesible al jugador. Recibir constantemente nuevas unidades a lo largo de los capítulos nos transmite una falsa sensación de tranquilidad, ya que cerca del final cuidar de todos los personajes disponibles se vuelve totalmente esencial.

Todo es más complejo de lo que parece

No quiero entrar en el argumento, pero la historia nos trae constantemente batallas en las que partimos en inferioridad. Las tropas de Hoshido disfrutan de una mejora en la IA, además de que sus unidades son mejores en varios aspectos que las de Nohr. Decisiones incorrectas durante Conquista nos puede llevar a tener que reiniciar la partida, ya que al contrario que en los otros caminos, no podemos farmear.

Conquista complementa a Estirpe, pero también necesita más del camino que cuenta Revelación de lo que lo hace Estirpe. Probablemente sea la entrega más corta, pero al ser la más oscura y difícil, se convierte en una parte fundamental de la trinidad.

Sobre Fire Emblem Fates: Revelación

Pensado como el camino definitivo, como giro de guion sorpresa, se nos presenta la tercera parte de la trinidad de Fates. Nos propone no unirnos a ninguno de los dos anteriores reinos, para poder descubrir que enfrenta a las familias. Como he comentado antes, solo está disponible mediante DLC (disponible desde el 9 de junio) o en la muy limitada Edición Especial. Como su nombre indica, nos revela detalles muy importantes de la trama, con lo que solo es recomendable si hemos jugado los otros dos capítulos.

Fire Emblem Coleccionista

La no unión a un reino trae como consecuencias, cierta exigencia, (no llega a la de Conquista) ya que vamos a contar con menos aliados desde el principio. Aunque los personajes principales van a ganar más experiencia y se verán fortalecidos respecto a futuros personajes del juego. Revelación es el equilibrio en la trinidad, puesto que nos ofrece una dificulta mayor que Estirpe a la vez que mantiene su facilidad para el farmeo. Nuestro personaje puede elegir entre los dos linajes tanto en el castillo (edificios, armas) como en estilo durante el juego. Gran colofón para el título e imprescindible si se quiere jugar la experiencia completa.

Conclusiones

Fire Emblems Fates es un ambicioso producto, dividido en tres, lo que nos trae diferentes pros y contras. Somos los absolutos protagonistas en todo momento, en tres caminos perfectamente entrelazados entre sí. Las diferentes entregas cuentan con diferente orden en los escenarios, distintos personajes y armas, pero comparten la historia, sin dejar cabos sueltos. [90]

A favor

  • Ideal para iniciarse o continuar en la saga
  • Jugabilidad accesible aunque al principio no lo parezca
  • Inmensa cantidad de contenido

En contra

  • El precio de la experiencia completa
  • Los picos de dificultad de Conquista.

Deja un comentario