Football Manager 2017, una entrega más que satisfactoria

Ya desde el día cuatro de noviembre se puede disfrutar de Football Manager 2017 en su versión final. Tras las impresiones sobre la beta que pudisteis leer la semana pasada, en este análisis sí que puedo comentar las diversas novedades del juego como definitivas, ya que de hecho se han corregido varios bugs y aspectos que llegaron incompletos a la beta.

Mou echándole la culpa a Pogba de algo. En general.

Mou echándole la culpa a Pogba de algo. En general.

Salto en lo que importa

Comenzando por lo más llamativo, las prometidas mejoras en el motor gráfico del juego son notorias, y debido a ello los partidos han alcanzado una sensación de inmersión sensiblemente superior, tanto por la mayor fluidez en los movimientos de los futbolistas como por una gran cantidad de detalles que afectan a árbitros, entrenadores y al propio público. Y más allá de los añadidos meramente visuales, también encontramos un mejor comportamiento de los jugadores que desemboca en situaciones de partido más realistas, además de la gratificante percepción de que los planes de partido ya no se ven tan estropeados por situaciones estúpidas derivadas de una pobre IA. En general, hay que reconocerle a Sports Interactive el excelente trabajo realizado en este sentido.

Ya abordando la interfaz del juego, una temporada más no hay cambios demasiado radicales, sino ligeras adaptaciones y mejoras de la mecánica general que el juego lleva años adoptando. Por ejemplo, como norma general, ahora el cuerpo técnico es de mucha mayor ayuda, ya que por iniciativa propia muestra consejos en las pantallas de vista global de plantilla y en los perfiles de cada jugador de nuestro equipo. Esta es una forma mucho más intuitiva de estar al tanto de lo que ocurre en nuestro equipo, como cuando un jugador está a punto de mostrarse descontento por falta de minutos, o recordarnos que la carga de partidos de la siguiente semana requiere una intensidad de entrenamiento más suave.

Jugando a ser Monchi

Otro de los añadidos más interesantes lo encontramos en las negociaciones de fichajes. Ahora, antes de hablar de las condiciones económicas del contrato de un futbolista, se nos permite convencer al jugador para que venga a nuestro club de diversas formas: desde garantizarle refuerzos adicionales para el equipo a plantearle que el club luchará por el título de liga a dos años vista, pasando por prometerle que podrá usar nuestro club como trampolín para acabar en otro de mayor calibre. Una dosis de realismo que a mí personalmente me encanta, ya que a fin de cuentas muchos equipos como Sevilla y Villarreal utilizan estas propuestas para facilitar sus fichajes.

Aún más detalles

En el apartado más anecdótico, dos aspectos que me han parecido muy curiosos: el primero, que tras ciertas derrotas humillantes nuestros jugadores se ofrecerán a devolver a los aficionados que estaban presentes el dinero de las entradas, tal y como ha ocurrido en alguna ocasión en la vida real. Pero sin duda, la estrella en este aspecto es que el juego incorpora la posibilidad de que en nuestra partida se produzca el Brexit. Y por supuesto, esto tiene consecuencias en los clubes del Reino Unido, en forma de mayores restricciones para los fichajes ‘extracomunitarios’. Una forma muy oportuna por parte de Sports Interactive para darle aún más notoriedad al juego, además de una experiencia interesante para el jugador. También le han dado mucha promoción a una nueva pestaña en la que aparecen tweets ficticios de aficionados comentando la marcha de nuestro equipo, pero a esto llegan bastante tarde teniendo en cuenta que, por ejemplo, NBA 2K ya incorporó algo similar hace años.

Aunque ya lo comentaba en las impresiones, no puede dejarse pasar este análisis sin recordar que Football Manager 2017 no trae la liga española licenciada, y que por lo tanto al iniciar el juego de serie encontraremos nombres ficticios para la propia competición y los equipos que la conforman. Sin embargo, como ya es costumbre en la saga, la comunidad se puso manos a la obra y actualmente, además de los habituales mods gráficos, existen parches de muy sencilla instalación que permiten disfrutar de los nombres reales de todos los equipos que aparecen en el juego. De hecho, en las capturas que aparecen en este análisis ya se muestran dichas correcciones.

Veredicto

No hay año en que el análisis del Football Manager de turno acabe sin esta pregunta: ¿merece la pena pasar ya por caja para hacerme con Football Manager 2017? Mi respuesta esta vez es un claro sí. Más allá de la cantidad de novedades, lo cierto es que este año sí que se percibe un salto de calidad en cuanto a simulación. El juego ya era bueno en sus ediciones anteriores, pero en esta ocasión además trae mejoras que a buen seguro convencen a todos los fans de la saga, y por supuesto del fútbol en general.

Eso sí, al considerar la compra del juego, hay que tener en cuenta que este año Football Manager Touch se vende por separado. Por lo tanto, aquellos que busquen una experiencia más simplificada tendrán que considerar qué desean comprar realmente. Pero desde luego, para quien busque una experiencia completa de simulación, la versión total de Football Manager 2017 será más que satisfactoria. [90]

Deja un comentario