Gamescom 2015: 30 minutos jugando a Battleborn

La gamescom sigue dando mucho de si, y aunque no llegamos a escribir todo lo que queremos sobre ella, siempre es bueno recordar lo que más nos ha impresionado. Uno de estos juegos fue lo nuevo de 2K Games: Battleborn, que tuvimos la suerte de jugar durante 30 minutos plagados de acción, enemigos y fuego cruzado.

Desde aquí ya os adelanto que la cosa promete. Si no habeís oido nada de Battleborn, permitidme hypearos un poco con este trailer.

La historia de Battleborn se basa en un universo con varios planetas en el que la última estrella viva, energéticamente hablando, se encuentra en el centro de dicha galaxia, lugar donde todos los heroes de todos los rincones parecen congregarse para detener los oscuros planes de una fuerza maligna.

El juego cuenta con modo historia en solitario, cooperativo masivo o pantalla partida* (solo en PS4 y Xbox One), además de un loco multijugador. El ritmo de juego, las coñás, las descripciones os recordarán a más de uno a Borderlands y aunque las referencias son más que evidentes, no desperecen en nada al juego.

El gameplay es rápido, loco y muy caótico, las marcas en el mapa indicando la misión ayudan, ya que incluso con ello el equipo se perdió 2 veces por el mapeado antes de saber donde teníamos que ir. Eso os puede dar una idea del tamaño del mapeado y la libertad que ofrece.

En esta Gamescom tuvimos la oportunidad de jugar la parte del modo historia, en cooperativo, con 5 jugadores y, la verdad, es que no estuvo nada mal. Teníamos unos 8 personajes a nuestra disposición, del total de 25 en el juego final, y escogí a Phoebe, una dama capaz de invocar sables a su espalda que puede lanzarlos o hacer un barrido alrededor y sacarse los enemigos cercanos de encima.

Battleborn

Las habilidades de Phoebe son muy dispares, desde teletransportarse a zonas cercanas, disparar sables a distancia hasta el barrido comentado anteriormente. Pero como ella, todos los personajes evolucionan según la experiencia, haciendo que podamos transformar nuestro personaje de asalto o cuerpo a cuerpo a algo diferente, como un sport o incluso un personaje a distancia. Las habilidades se evolucionan como si fueran una cadena de ADN, es decir, cuando tengamos exp para evolucionar una habilidad nos aparecerán 2 posibles: una de aspecto defensivo y otra ofensivo. Según elijamos, la siguiente elección tendrá más coherencia con la anterior. De esta forma la forma de elegir habilidades o evolucionar se parecerá a las que actualmente funcionan en los MOBA.

Cada personaje, además de sus habilidades básicas, cuenta con su ulti o habilidad final con la que, en caso de emergencia, deberemos echar mano si no queremos acabar siendo pasto de los enemigos.

Durante los 30 minutos que pudimos jugarlo tuvimos que atacar una base enemiga, defender un robot gigante y vérnoslas con un boss enorme. Muchos, me incluyo, morimos un par de veces aunque, por suerte siempre había alguien capaz de revivirnos para poder seguir dando caña. Cuando acabamos la misión, justo a tiempo, todos los asistentes nos quedamos con cara de: “¿ya está, ya es la hora? ¡Queremos más!”, algo que dice mucho de lo que disfrutamos jugando.
Poco después al salir y comentarlo con varios medios internacionales todos teníamos la misma sensación: queríamos volver a jugarlo.

Si os gusto Borderlands, Destiny y quereis disfrutar con una mezcla cachonda, divertida y variada no perdais de vista Battleborn, porque los chicos de 2k Games lo están haciendo muy bien con este prometedor título.

Battleborn

Deja un comentario