Gears of War 4, un juego hecho para los fans de la saga

Son ya muchos años con Gears of War. Desde el lanzamiento del primer episodio allá por el 2006, el escuadrón Delta no ha parado de batallar para librar a la humanidad de los temibles Locust.

Gears 4 Ejecución

Nosotros hemos estado ahí, codo con codo junto a Marcus, Dom y compañía disfrutando de uno de los mejores shooters de los últimos 10 años. Sin duda, es un buque insignia de las consolas de Microsoft y, en mi caso, un juego al que le guardo un cariño especial, pues fue con Gears of War con quien di el salto al multijugador online en consolas.

Y cuando digo dar el salto me refiero a hacer quedadas con amigos, amigos de verdad, de los que gracias a pegar tiros espalda con espalda en Canales, Punto Muerto o Mansión ya me conocen mejor que los del colegio. Ahí reside la gracia de Gears of War, en un modo competitivo que aúna frenetismo y pausa, estrategia y salvajes tormentas de balas. Los seguidores de la saga seguimos jugando como locos, sin dar mucha importancia al tan molesto como conocido problema del host o ciertos glitches que enturbiaban la experiencia.

Lo hicimos porque entrega tras entrega, con sus más y sus menos, aquella esencia del primero seguía ahí, especialmente en el terreno multijugador. No obstante, el lanzamiento de Judgement supuso un impasse que no satisfizo a los fans. Pese a que fue digno de elogio el intento de People Can Fly de renovar la serie, con un mayor énfasis en lo narrativo durante la campaña y la introducción de nuevas mecánicas en el multiplayer, lo cierto es que el juego fue percibido como un paso atrás con respecto a la serie numerada.

Por suerte, eso es ya agua pasada, y es que los chicos de The Coalition, con Rod Fergusson a la cabeza, han sabido tomar las riendas para ofrecer lo que cualquier fan de Gears of War quiere, algo que se puede atisbar en la Beta que, para ser, como han dicho, una pre-alpha, no rinde nada mal. El principal motivo es que hereda todo lo bueno del Gears of War 3 y lo mejora con jugosas novedades que hacen de esta cuarta entrega un título aún más adictivo.

Para empezar, lo primero que llama la atención es el plus de velocidad que han introducido en los combates. Los enfrentamientos en Gears of War 4 son mucho más dinámicos que en anteriores entregas gracias a la mayor agilidad de los protagonistas, acentuada con nuevos movimientos que obligan a tener pocos momentos de respiro. El salto en carrera de las coberturas o agarrar al enemigo que está al otro lado obligan a pensar mucho más los pasos a tomar pero, como decía, más rápidamente. Sigue por tanto el componente estratégico característico de la saga, pero exigiendo mucho más al jugador, lo cual como aficionado agradezco enormemente.

Por otro lado, en los tres mapas que se pueden disfrutar en esta beta, Dam, Harbor y Foundation, se vuelve a percibir el gran trabajo de diseño que han llevado a cabo sus responsables. En este sentido, en mi opinión siguen más la línea de la tercera entrega, con mapas más grandes y espacios más abiertos que multiplican las opciones, siempre reservando ciertas zonas con mayor cobertura, en ocasiones, de hecho, demasiado cubiertas. Sin embargo, gracias a la colocación de armas como el Sniper (que en algunos mapas alterna en cada ronda con el Arco), el Boom o las granadas, regresan las características carnicerías, Gnasher en mano, entorno a estas posiciones, imprescindibles para desequilibrar la balanza a nuestro favor.

En cierto modo esta es otra de las claves de la saga Gears of War en general: armas poderosas en posiciones fijas del mapa para que los usuarios suden sangre en cada ronda si quieren hacerse con ellas. Por esta y otras razones creo que el juego de roles que introdujo Judgement no funcionó, pues desequilibraba las partidas y desvirtuaba esa lucha de igual a igual (host aparte) que siempre ha gustado tanto. Es cierto que, aunque parezca una tontería, no me han gustado algunos aspectos de los menús del juego, demasiado continuistas o, en el caso de la información post-partida, con datos tan importantes como el próximo mapa nada destacada.

Eso sí, el nuevo modo Dodgeball me ha parecido divertidísimo, con situaciones de lo más heroicas gracias a la posibilidad de reanimar a compañeros con cada muerte. La tensión es constante en este modo gracias a que incluso en un 5 vs 1 aún no está todo perdido o ganado, y creo sinceramente que será uno de los más jugados; veremos si también en las competiciones profesionales en las que tanto ansía posicionarse este nuevo Gears of War 4. Por cierto que también se puede apreciar una mejora en la IA, pues los bots a falta de compañeros humanos, esta vez sí pueden ser una amenaza, aunque siguen cometiendo errores dignos de cualquier noob. Los nuevos enemigos, conocidos como el enjambre, son Locust con otra skin, por lo que más allá de que me hayan gustado los diseños, no me han dicho nada más. Espero, por tanto, a la campaña.

En cuanto a la posibilidad de poder hacer recarga activa sin necesidad de gastar balas, he de reconocer que al principio era un poco reacio. Probé esta nueva característica con escepticismo, pensando que facilitaba demasiado las cosas. No obstante, he podido comprobar que solo fomenta el dinamismo del que hablaba antes, además de que han querido equilibrar el asunto con un menor número de balas en el cargador. En mi caso han sido muchas las partidas en las que he tenido que buscar munición de Gnasher entre los enemigos caídos. Por su parte, el nuevo sistema de recompensas en forma de cartas sigue la línea de otros títulos como Halo 5, es decir, consiguen enganchar al jugador, en este caso proponiéndole objetivos durante las contiendas, pero no desvirtúan la jugabilidad.

En cuanto a las nuevas animaciones y ejecuciones, decir que son un auténtico ejercicio de fan-service, ya que no solo son espectaculares, sino que permiten al título volver a hacer gala de esa brutalidad que tanto nos encandiló en su día (¿acaso hay algún juego que pueda igualar la sensación de acertar un headshot con el Sniper? Ese sonido…). Del apartado gráfico me abstengo de opinar. No me ha parecido nada sorprendente, algo entendible tratándose de una pre-alpha. Lo que no sé es cuál será el margen de mejora en los 6 meses que quedan para el lanzamiento el 11 de Octubre. Sin embargo, los 60 fps que prometieron para el multijugador se muestran sólidos así como unos servidores que han conseguido, parece ser, dejar atrás la lacra del host hipervitaminado. Veremos si en el producto final lo mantienen.

No me quiero extender más y pido disculpas por un texto más extenso de lo que a muchos les gustaría. Posiblemente me haya dejado llevar por el entusiasmo que despierta en mí este título y por las ganas que tenía de catar la primera entrega de Gears of War puramente next-gen. Por lo pronto, The Coalition ha demostrado que su principal objetivo es cuidar al fan más acérrimo aún teniendo en mente la idea de potenciar la escena e-sport, y están camino de conseguir ambas cosas.

Deja un comentario