Hero Siege, primeras impresiones con el genial hack'n'slash indie

Yo, como tantos otros chavales, quería estudiar informática para hacer videojuegos. Entre prácticas, exámenes y hacer novillos para escaparme a Ibiza a sobrevivir como Gogó en macrodiscotecas – dramatización -, mis sueños se adormecieron debido a que, además de matar marcianos, mi otra gran afición es leer y, por extensión, escribir.

Hero Siege 5

Así que acabé escribiendo sobre los marcianitos en vez de provocar su extinción. Me gustaría pensar que ha sido una tragedia irreparable para la Industria. Todo este rollo para compartir contigo que el juego que siempre quise hacer (no, no me refiero a iMazo, un accidente y una experiencia maravillosa y muy cara) fue una reinterpretación de Ikari Warriors, un título que fácilmente está en mi TOP 5 de videojuegos que más me han impactado en mi vida. Y este Hero Siege no está muy lejos de esa visión que me hacía más llevaderas las clases de Álgebra. El género de los hack’n’slash es petróleo puro. A poco que atines con la fórmula tienes muchos números de crear un robavidas. La gente de Panic Art Studios se ha sacado de la manga un título indie que rinde tributo a los grandes del género explotando los principales ingredientes pero con un modificador low cost tanto a nivel visual como de tamaño de proyecto.

Hero Siege es tan simple como entretenido. Escogiendo a uno de los numerosos personajes que componen el roster, deberás recorrer diferentes niveles eliminando a todo lo que se ponga por el medio, para así poder levelar y potenciar a tu personaje, como conseguir un buen lot. Ese es el principal aliciente de los grandes hack’n’slash y el juego de Panic Art Studios no es una excepción. Sí, suena bastante a Nuclear Throne, otro título del género capaz de tenerte enganchado durante horas y hacerte olvidar del espacio, tiempo y de los recados que tu mujer te ha hecho, pero hay diferencias gordas, de base. Las 2 principales: Hero Siege bebe mucho de Diablo, por lo que aquí el looting y el leveling son persistentes, mientras que en el juego de Vlaamber cada partida implica empezar de cero. Aparte, la producción del título de los de Luftrausers me parece tremendamente superior; Hero Siege no se puede quitar en ningún momento el hábito de juego indie simplón a nivel estético. Long story short, Hero Siege es para nenazas y Nuclear Throne para OMBRES. Yo, para que conste en acta, tonteo con ambos sin remordimientos, como si no hubiera un mañana.

Actualmente Hero Siege está a menos de 6 euros en Steam y por 18 te puedes llevar un pack de 4 para drojar a tus colegas. Una tentación a la que te aconsejaría que no te resistieras. El título de Panic Art Studios merece tu tiempo. Incluso el que no tienes.

  1. La verdad es que el juego tiene un enganche que solo juegos como Rogue Legacy (por poner un ejemplo) pueden darte, siempre empiezas desde cero pero siempre sientes que avanzas. Es realmente bueno y adictivo, cuidado.

    • Gracias por pasar a comentarte! Yo creo que ni en este ni en Rogue Legacy empiezas de cero, porque el personaje con el que “reinicias” el nivel conserva el lelveling (y en este caso, hasta el el equipo). Un ejemplo de juego en el que no se conserva nada es Nuclear Throne.

      • Cierto, me he explicado mal. Empiezas las pantallas desde cero, pero mantienes todo lo demás. Nuclear Throne otro come-vidas sin piedad.

  2. Lo único que nunca me gustó fue que siempre estaban cambiando todo y uno se confundía en cómo tenías que jugar, no sé si hayan dejado de hacer eso ya que no le he vuelto jugar en un buen rato. Definitivamente es muy adictivo y es más de uno pensará que pudo haber sido mejor.

Deja un comentario