Iglesias y organistas jugones

Recuerdo hace muchos, muchos años a un chavalito al que un día cogieron sus primos mayores y le dijeron: Venga, que hoy te vamos a llevar a ver los payasos. Qué alegría, qué contento que estaba. ¿Y sabéis donde me llevaron los muy cabrones? Efectivamente, a la Iglesia. Tal cual. Claro, que si la iglesia fuera la de los siguientes vídeos, en la que el organista dedica algún tema gamer a la comunidad, tal vez la cosa habría sido distinta y no me habría planteado apostatar. Bueno, no…


  1. Pingback: Mezcla de videojuegos y religión

  2. Parece que han cambiado mucho las cosas desde la última vez que entré a una iglesia (mas de veinte añazos). Me tendré que pasar un día, a ver si en vez de ostias dan discos con juegos o algo así.

Deja un comentario