Rebel Galaxy, el sandbox espacial de los creadores de Torchlight

Tras el buen montón de millones de dólares que Star Citizen recaudó en su campaña de financiación y sigue recaudando en su fase beta mediante la venta de naves, así como la buena aceptación y comunidad que está consiguiendo Elite: Dangerous nos queda más que claro que el género de la simulación espacial vuelve a causar sensación.

Rebel Galaxy

El problema de los dos grandes desarrollos antes mencionados es que van dirigidos a un nicho de jugadores que saben que las horas de juego que han de dedicarle a estas odiseas en el espacio no bajarán de las tres cifras. Aquellos que nos vemos atraídos por el concepto de aventura espacial en un mundo abierto pero que no podemos o queremos dedicar un centenar de horas como mínimo a progresar en estas galaxias virtuales no tenemos demasiados títulos actuales a los que recurrir, si es que tenemos alguno.

Con la idea de cubrir esta necesidad de “videojuegos de naves espaciales” (quizás el nombre menos técnico del milenio) los antiguos fundadores de Runic Games y desarrolladores de la saga Torchlight, Travis Baldree y Erich Schaefer, acompañados del artista Stéphane Chasseloup, se han lanzado ahora a crear Rebel Galaxy, una aventura de mundo abierto con combates espaciales, comercio, minería, multitud de misiones secundarias y otros muchos elementos clásicos de sus “hermanos mayores” reducidos a su versión más arcade.

En Rebel Galaxy nos olvidamos de hacernos a nuestro propio personaje (de hecho en toda la beta no le he podido ver la cara) y encarnamos a un lobo solitario que vaga por el espacio como un Han Solo de la vida. Un día recibimos un importante mensaje de nuestra tía para que vayamos en su busca, lo que nos hará visitar las diversas estaciones espaciales repartidas por la galaxia ficticia de Rebel Galaxy en busca de pistas de nuestra desaparecida familiar.

A bordo de nuestra nave de combate podíamos ir a cualquier punto del extenso mapa que se nos presentaba en esta beta que hemos podido jugar por tiempo limitado, quedándonos bien claro que en la versión final del juego los largos paseos por el cosmos serán nuestro día a día. Unos paseos que no serán del todo libres si tenemos en cuenta una de las características más impactantes de Rebel Galaxy, la ausencia de movimiento vertical. Puede sonar a locura pero nuestra nave sólo se mueve “libremente” en 360º en horizontal. Esta ha sido una de las decisiones de diseño que en su día tomaron los chicos de Rebel Galaxy para poder ofrecer una extensión de mapeado tan grande como la que pretende tener el juego en su versión final.

Por supuesto que el juego parezca estar ambientado en el universo de Mundodisco por esta limitación cambia algunas cosas, entre ellas los combates que pocas diferencias guardan respecto a lo que podemos ver en las batallas navales de juegos como Assassin’s Creed IV: Black Flag. Esta imposibilidad de movernos en vertical choca de frente con lo que esperamos encontrar en nuestra primera partida a Rebel Galaxy pero termina siendo perdonada en cuanto avanzamos por su mundo.

Rebel Galaxy

La razón de que podamos perdonar una carencia tan relevante como lo es la anteriormente mencionada es que pronto Rebel Galaxy consigue que nos sintamos como un auténtico forajido del espacio al introducirnos en una galaxia sucia y oscura donde abundan los piratas espaciales, el contrabando de materiales ilegales y las disputas con la ley. En nuestra mano estará decidir si nos asociamos con unas u otras de las distintas facciones que habitan la galaxia, los encargos que decidamos realizar y las naves a las que ataquemos harán que nuestra afinidad con unos y otros varíe recibiendo así un trato diferente por parte de forajidos y justicieros y optando a desbloquear distintas mejoras y misiones.

Porque sí, a pesar de su carácter arcade con su simplificado combate y una ausencia total de realismo en la jugabilidad y la ambientación del juego en Rebel Galaxy hay distintas naves que podremos comprar y personalizar de distintas maneras, cambiando desde su armamento hasta las herramientas que tiene como un rayo tractor para coger los objetos que suelten los enemigos abatidos y que más tarde podremos vender en las distintas estaciones a nuestra disposición, ampliar nuestra capacidad de almacenaje en la nave para transportar más materiales y otros muchos elementos que pudimos ver en la beta y que serán ampliados de cara al lanzamiento final del juego.

Mención especial merece la selección musical que Double Damage ha hecho en Rebel Galaxy, a pesar de que en un juego de estas carácteristicas podriamos esperar composiciones musicales dignas de un mundo de ciencia ficción con temas electrónicos que nos hicieran sentir en un ambiente futurista, en Rebel Galaxy la vida espacial es el presente y su intención es la de hacer que nos sintamos como el Star-Lord que no se separa de su selección musical terrestre. Temas de Hard Rock, Rock Alternativo, Blues y otros géneros del estilo acompañan nuestras aventuras espaciales de una forma que consigue cambiar totalmente la ambientación del título.

Rebel Galaxy

Muchas son las limitaciones que encontramos en Rebel Galaxy, desde la imposibilidad de movernos en vertical hasta un apartado visual que apenas consigue cumplir con los estándares actuales del género de los juegos de mundo abierto. Aún así resulta prometedor que un videojuego realizado por un equipo de tan solo tres personas pretenda abarcar tanto terreno y llenar el mismo de contenido, algo que sabemos que estos chicos saben hacer los que hemos pasado horas perdidos entre los enormes mapas de Torchlight. Seguiremos de cerca la evolución de Rebel Galaxy hasta su futuro lanzamiento en PC, PS4 y Xbox One.

Deja un comentario