Impresiones Driver: San Francisco

Impresiones Driver San Francisco

“Vaya, otro Driver mas” Pensarán muchos con cada nuevo anuncio del próximo Driver: San Francisco, desmotivados al basarse en sus decepcionantes últimos capítulos de la saga, postura que hasta yo mismo tenía hasta que pude probar el juego.

Todos los que hemos jugado a la saga de Driver hemos podido comprobar que ha tenido una bajada de nivel y entretenimiento con cada juego que pasaba como si apenas innovara y se hiciera viejo, por lo que pedíamos un cambio que lo refrescara urgentemente.

Pues bien, en el E3 del año pasado pudimos comprobar con el anuncio de Driver: San Francisco que algo había cambiado, que tenia novedades reales, pero nos parecían algo más extraño que curioso, ¿Qué era eso de poder coger el coche que quieras? ¿Dónde está el realismo o la dificultad en eso? Nadie entendía nada, de hecho pensábamos que sus creadores se habían vuelto locos y habían tirado la casa por la ventana para intentar innovar, todos queríamos alguna explicación a pesar de que lo visto no pintaba del todo mal.

Hasta ahora no habíamos podido entender nada y mirábamos el juego con algo de miedo y recelo, pero cuando nos han explicado el modo “Shift” (así se llamará la opción de viajar por el mapeado escogiendo el coche que queramos) nos ha gustado mucho, a mi por lo menos.

Y es que para entenderlo tenemos que irnos al comienzo del modo campaña, en donde tras estar metidos en una frenética persecución sufrimos un accidente tras el que el protagonista consigue poderes telequineticos. Muy realista puede no ser, pero si lo piensas bien está de maravilla, porque gracias a “poseer” otros cuerpos accederás a misiones secundarias con las que podrás entender los planes de tu enemigo y descubrir como derrotarle.

Es una curiosa forma que no se había visto antes y que ofrece muchísimas posibilidades, no solo en el modo historia si no en el multijugador.

Nosotros solamente pudimos probar un modo online, pero que nos dejo muy buen sabor de boca. En este modo teníamos que dedicarnos a llevar una marca el máximo tiempo posible, marca que perderíamos al mínimo golpe de un contrincante. Era una especie de “tú la llevas” en el que el modo “Shift” era el protagonista que hacía que cada partida fuera entretenidísima. Y es que pensad lo complicado que es llevar una marca que proteger teniendo en cuenta que cualquiera de tus contrincantes se puede transformar en el coche que quiera de la ciudad, detrás de tuya o delante, en un taxi, un deportivo o incluso una grúa por la que quieras saltar.

Mucho más entretenido que el multijugador de otros juegos automovilísticos como Blur o NFS a mi parecer, y es que era imposible despegarnos a cualquiera de los corresponsales de prensa que estábamos allí de la pantalla.

Me ha parecido muy bien el lavado de cara que ha sufrido la saga con este último título, un cambio que necesitaba como el comer y que seguramente consiga que vuelvan a aumentar las ventas y la popularidad de esta saga.

  1. Que manía con el “modo campaña”… a ver si los amantes de los shooters os quitais eso de encima. Que es un juego de coches. Si acaso, sería el modo “historia” :p

Deja un comentario