Jamestown es un diamante en bruto

Yo y los shooters mantenemos una relación cordial. El trato es que yo no me acerco demasiado a ellos pero, cuando lo hago, ellos me respetan lo suficiente como para que pueda jugar un par de horitas sin sentir la necesidad de lanzar el mando por la ventana.

No soy un buen jugador de shooters, pero creo saber distinguir cuando estoy jugando a un título del montón o a un juego que, por por su calidad, merece ser considerado más allá de los prejuicios que uno pueda tener con el género. Me pasa lo mismo con los títulos de lucha.

Amor por el píxel

Amor por el píxel

Con Jamestown me ha pasado exactamente esto. Lo tenía disponible en mi biblioteca de Steam pero ni sabía de qué era. Posteriormente descubrí que venía incluído en un Humble Bundle y no le había prestado la atención que merecía. Por eso al instalarlo y jugarlo durante algo más de una hora me he llevado una grata sorpresa. Situándonos en el planeta Marte en un hipotético siglo XVII, encarnaremos a un héroe que, en su lucha por recuperar su vida, se involucrará en un combate mucho mayor para salvar a todo un planeta. La estética cyberpunk, los pixelados gráficos, la genial banda sonora – que por cierto vale en Steam casi más que el juego en si – y el modo multijugador a 4 bandas componen una pequeña genialidad que estoy disfrutando como un enano.

Jamestown me recuerda, salvando las distancias, a Braid. Ambos son videojuegos en los que la historia tiene un papel secundario – lo importante es la acción y las plataformas, respectivamente -, pero en ambos casos la ambientación y guión acaban empujando al paquete en conjunto. Braid no sería lo mismo sin su maravilloso acabado gráfico. Y Jamestown, sin su épica historia y fantástica BSO, no tendría ese plus que lo convierte en uno de los shooters más apetecibles que he podido probar en años. Por ejemplo, la forma en la que está planteado, obligando a rejugar las fases ya superadas para seguir avanzando, aumentando la dificultad, sería un incordio en muchos otros juegos, pero aquí cobra sentido por la quest épica del protagonista.

Protagonista o protagonistas, porque en Jamestown pueden jugar hasta 4 jugadores simultáneamente, ya sea en el mismo ordenador – conectando mandos, teclados y ratones a discreción – o en red local, como en esas míticas parties con Doom IPX forever. Por desgracia, no cuenta con opciones de juego online, pero casi que se le perdona. Hubiera sido la guinda de un juego que ya cuenta con suficientes alicientesfases de Bonus, armas a desbloquear… – como para que no te puedas permitir el lujo de dejarlo escapar. Aunque no te gusten los shooters.

  1. Este juego me encanta, es uno de mi Shoot’em Up preferidos. Utiliza un sistema de niveles de dificultad un tanto extraño, no permitiendo jugar todas las pantallas en cualquiera de ellos, pero eso que al principio choca bastante sirve para aprender a jugar de verdad a este juego.

    Le he echado unas 5 o 6 horas a este juego. A ver si me pongo de nuevo y juego algunas más. Lo único que no me gusta del juego es que no tiene Steam Cloud, así que no se guardan las partidas en la nube. Cuando lo vuelva a instalar… si tengo suerte seguirá mi partida en el PC. Si no, a empezar de nuevo, que tampoco es mucho problema con este juego.

    • La verdad es que es una pasada, el único problema que le veo es que parece que tiene pocos niveles (no que sea corto, porque tienes que rejugarlos luego) y que no tiene multijugador online. Porque a 4 bandas puede ser muy épico.

  2. Lo tengo parado, tengo tantos de ese estilo… xD un buen día un colega me recomendo Deathsmiles y desde entonces soy un adicto a los juegos de “las bolitas” de los coj… ahora con Sine Mora…

  3. Yo me lo instalé en el portátil para sobrevivir a una semanita fuera de casa hace uno o dos veranos y creo que le saqué todo el jugo del que soy capaz siendo lo negado que soy para estos juegos en la típica dificultad “te llegan tantos rayos y bolitas que ni se ve el escenario”. Porque una vez pasas de que está al alcance de la media de jugadores los logros y retos que siguen son para reír o llorar, según prefieras xD

    Por cierto, es digno de mención el protagonismo español en la historia del juego. Me resultó bastante curioso.

    • Me alegra que lo estés disfrutando Cristian. Las referencias españolas son debido al contexto histórico sobre el que se basa el juego… cambiando Norteamérica por Marte claro! XDDDD Creo haber leído hace un tiempo que esta ‘triquiñuela’ histórica les valió a Final Form para conseguir inversión por parte de la adminsitración en los inicios del estudio.

  4. Doy fe de que es un juego magnífico.
    Yo lo conseguí en uno de los Humble Bundles y terminó siendo uno de los juegos estrella del pack (con permiso del Cave Story+).

    Los gráficos son puro amor al píxel y la jugabilidad es similar a la de los shmups de Cave. Bullet Hell del bueno.

    Lo único malo para mi gusto es que resulta demasiado fácil en los primeros modos de dificultad y pasa a ser brutalmente difícil en los siguientes. No tiene término medio (o seré yo,que tengo dedos morcilleros):

Deja un comentario